domingo, 3 de abril de 2016

Quinta victoria consecutiva


Este Racing es tan previsible como efectivo. Sabemos que gana los partidos, aunque de una manera rácana y gris. Conocemos que se acerca al liderato con una constancia machacona, pero que sufre un calvario en cada choque. Es un vino peleón, que entra bien frío y que genera cierta alegría efímera aunque raspando la garganta... Quinto triunfo consecutivo. Poco más que decir. Se ganó con poco y es que no hizo falta más.

En titulares el triunfo resulta incontestable: victoria 1-0 ante el Guijuelo y no ganó ninguno de sus tres rivales de arriba. El empate a cero entre Racing de Ferrol y Tudelano y la derrota de la UD Logroñés, frente al Valladolid B (1-2), dejan a  los de Pedro Munitis a cuatro puntos del líder, con tres puntos sobre el tercero y cuatro sobre el último equipo en puestos de play-off, que ahora es el conjunto que entrena Carlos Pouso.

El gol llegó tan pronto que mediatizó después todo el encuentro. A los seis minutos la presión adelantada de los cántabros ahogó a un rival, que abusa de jugar el balón cerca de su área, y obtuvo su premio. Una buena acción de Dioni en el borde del área terminó en los pies de Granero, que hizo una pared con Artiles para desmarcarse y superar a Kike Royo con un disparo cruzado. Los deberes estaban hechos. Tocaba guardar la ropa, aunque se le puede exigir más a este equipo. Tampoco es necesario...

El Racing tuvo un par de ocasiones más gracias a los errores defensivos del Guijuelo. No llegó el segundo gol y eso siempre es peligroso… Aunque menos con uno de los equipos menos goleadores del grupo. La inocencia ofensiva de los de Rubén de la Barrera es realmente entrañable, digna de una ONG. Jamones sin fronteras.
Un centro de Migue García al filo del descanso estuvo a punto de propiciar el segundo gol al golpear en un defensa chacinero. Eso tal vez hubiera abierto el choque y hubiese evitado a los espectadores, más de 7.000 según el club, 45 minutos de la basura. Sobraron.
La segunda parte fue horrenda para el espectador. Típica de 2ªB, con muchas imprecisiones. El Racing nadaba y guardaba la ropa. El Guijuelo tenía movilidad arriba, pero poco más. Les faltaba su delantero centro y eran incapaces de crear verdadero peligro pese a que el Racing se había encerrado en la cueva desconectándose del partido. 
El Racing sufrió bastante, aunque realmente los chacineros tampoco dispararon entre los tres palos. Toques, internadas, buenos movimientos, pero más fuegos artificiales que ráfagas de una batalla. Lo importante era vencer y el Racing tiró de oficio.
Seguro que nadie se acordará de estos minutos de la basura en la fase de ascenso.

Racing 1: Óscar Santiago, Fede San Emeterio, Migue García, César Caneda, Mikel Santamaría, Borja Granero (Dani Rodríguez, min. 52), Óscar Fernández, Álvaro Peña, Dioni, Pumpido (Coulibaly, min. 86) y Artiles (Francis, min. 76).

Guijuelo 0: Kike Royo, Raúl, Aitor Aspas, Ramiro, Jonathan, Javi Rey, Julián Luque, Jonxa, Víctor (Carlos Ramos, min. 69), Ayub y Piojo (Carlos, min. 30).

Goles: 1-0 Borja Granero (Minuto 6).

Árbitro: Gómez Landazábal (Comité Vasco). Amonestó a los locales Fede San Emeterio, Mikel Santamaría y Álvaro Peña. Por parte visitante, a Jonxa.

Incidencias: Se guardó un minuto de silencio en memoria del que fuera jugador racinguista en la temporada 1949/1950 Francisco Cánovas. 7.349 espectadores según datos del club.

No hay comentarios:

Publicar un comentario