domingo, 17 de abril de 2016

Un árbitro que es historia de El Sardinero


No era la primera vez que el árbitro Hugo José López Puerta visitaba los Campos de Sport de El Sardinero y se convertía en protagonista. En 2014 durante un Racing-Compostela de 2ªB el colegiado madrileño se lesionó y no pudo continuar el choque en el minuto 66 a causa de una lesión muscular. Al no haber cuarto árbitro se pidió un colegiado federado por la megafonía del estadio en una situación bastante sorprendente y que forma ya parte de la historia del club. Un espectador respondió a la llamada: Juan José Leiva Zubillaga, árbitro de la Tercera División de Cantabria. Tuvo que pasar de la grada al césped lo más rápido posible y se colocó como juez de línea. Uno de los auxiliares de López Puerta, Mario López Fernández Montes, ejerció como árbitro principal hasta que terminó el choque. Debido a esa larga interrupción se tuvieron que añadir doce minutos de tiempo extra, aunque no hubo goles y ninguna jugada conflictiva. Los dos equipos dieron su conformidad a ese “árbitro invitado”.

Aquel fue el partido en el que el Racing celebró sus 101 años de historia. Terminó con empate a uno ante los compostelanos, que precisamente el sábado echaron un cable a los cántabros derrotando al Racing de Ferrol. Ayer López Puerta, que cumplirá en mayo 38 años, tampoco estuvo especialmente afortunado en El Sardinero, incluso sufrió una ridícula caída.

Mostró 10 cartulinas amarillas y a punto estuvo de írsele de las manos el capítulo de las amonestaciones. A Dioni le enseñó una amarilla de manera muy injusta. El futbolista andaluz, muy gesticulante, mostró su enfado en una acción sin mirar al árbitro ni a ningún rival… Era claro que se enfadaba consigo mismo, pero recibió la sanción. A Pumpido le mostró también tarjeta sin ver la jugada, aunque acertó. O tuvo sus más y sus menos con Pedro Munitis en el banquillo sin venir demasiado a cuento. Los auxiliares señalaron multitud de fueras de juego, en la mayoría parece que no se equivocaron aunque también hubo dudas razonables con alguno. El árbitro no fue decisivo, pero no tuvo una buena actuación ni dejó buenas sensaciones. El madrileño es ya un clásico de la categoría de bronce, división en la que lleva once campañas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario