domingo, 24 de abril de 2016

Una fiesta comedida


La fiesta asturiana del Racing cumplió el guión previsto, aunque el baile no estuvo tan animado como se esperaba. No faltó la sidra, las fabes, los pixines o el cachopo, pero escaseó lo más importante en el fútbol: el gol. Las bufandas, las banderas, los cánticos... El ambiente fue extraordinario y los tres puntos volaron a Santander. Al final, de eso se trataba. No acompañó el resultado del Racing de Ferrol ni fue un duelo cómodo para los de Pedro Munitis, a los que le cuesta mucho ganar y siguen ofreciendo las mismas dudas que en las primeras jornadas.

Salió el Racing intenso, implicado, consciente de que no podía fallar ni en lo deportivo ni moralmente a esos más de 3.000 aficionados que habían viajado a Asturias para apoyar al equipo. La velocidad de Óscar y Coulibaly y el trabajo de Pumpido ponían en aprietos a una zaga local repleta de ausencias y lenta como el caballo del malo en las películas antiguas. El Lealtad apenas inquietaba a Óscar Santiago, mientras que Javi Porrón tuvo que intervenir en tres ocasiones en el primer cuarto de hora.

El Racing buscaba el gol con ahínco, pero sin efectividad. El equipo cántabro sigue sin sacar ningún partido de los saques de esquina o las faltas laterales. Una pena. Sin estrategia no hay paraíso. Los centros llegaban por la derecha con Óscar y algo menos por la izquierda con Migue, pero ni Pumpido ni Coulibaly acertaban a rematar a gol. El conjunto que dirige Pedro Munitis tenía el balón más que en otros partidos y el control ante un Lealtad cumplidor, pero que no se jugaba nada. Los minutos iban transcurriendo con ese engañoso dominio del Racing. Las intenciones eran buenas, pero el infierno está lleno de buenas intenciones… Y lo que hacía falta era un gol. En el minuto 41 un disparo desde el pico del área de Jorge Fernández se marchó cerca de la escuadra racinguista. Esa es la fragilidad de un dominio sin gol. Todo ese esfuerzo no sirvió para romper el 0-0 antes del descanso.


Siguió el Racing insistiendo en la segunda mitad. Un pase largo de Caneda a Óscar, que centró raso el de Renedo y que puso en apuros a Porrón, un remate de Pumpido tras un centro de Migue, una media chilena de Coulibaly o una combinación entre Artiles y Peña que resolvió el guardameta asturiano… Los racinguistas iban escalando la montaña sin riesgo de despeñarse, aunque con la incertidumbre de si podrían o no hacer cumbre. Tuvo que salir al césped el goleador top, que llevaba cinco jornadas sin marcar, para dejar claro que es un futbolista enorme en esta categoría. Siete minutos después, el malagueño consiguió el único gol del partido aprovechando un pase de Óscar desde la banda derecha en una acción que había iniciado Peña en el centro.

La recta final del choque, ya con el Racing por delante en el marcador, se presumía tranquila, aunque fue todo lo contrario. Dioni, que había visto una tarjeta amarilla en la celebración del gol, vio la segunda con justicia por cometer una falta al borde del área propia. El Racing se quedó más de diez minutos con uno menos y terminó pidiendo la hora. No fueron grandes apuros para el conjunto montañés, pero desde luego se debe exigir algo más a un equipo que quiere ascender a Segunda División. La jornada deja al Racing segundo con los mismos puntos que el Tudelano, a cuatro del líder y también descuelga un poco al Logroñés, que no pasó del empate en Guijuelo. Los de Pouso se quedan a tres puntos de navarros y cántabros. La fiesta fue, por tanto, comedida. El fiestón será el ascenso... Pero para eso se debe mejorar mucho. Muchísimo.

Fran Díez


Lealtad 0: Javi Porrón, Keko, Robert, Mendi, Raúl Aguilar (Michel Secades, min. 26), Álvaro Muñiz, Adrián Llano, David González (Rubén Lobato, min. 57), Pedro Beda y Jorge Fernández (Sergio Villanueva, min. 75).

Racing 1: Óscar Santiago, Fede San Emeterio, César Caneda, Jon García, Migue García, Óscar Fernández (Borja San Emeterio, min. 74), Borja Granero, Álvaro Peña, Artiles (Dani Rodríguez, min. 67), Pumpido y Coulibaly (Dioni, min. 62).

Goles: 0-1, min. 68: Dioni.

Árbitro: Pérez Muley (Colegio Madrileño). Amonestó a los locales Keko, Robert y Raúl Aguilar y a los visitantes Óscar Fernández, Borja Granero, Fede San Emeterio y Artiles. Expulsó a Dioni por doble amonestación.

Incidencias: Césped en buenas condiciones, aunque se levantaba mucho por la lluvia caída. Sol y buen tiempo. 4052 espectadores en el estadio de Les Caleyes con más de 3.000 cántabros. Récord de asistencia en ese recinto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario