lunes, 11 de abril de 2016

Viaje a Ítaca



El otro día, no recuerdo bien cuando, tratando de lo difícil, compleja y desgraciada que puede ser la suerte del aficionado de equipo chico me comentaron que la felicidad es un derecho constitucional en algunos países del mundo, Japón, Brasil y algún otro donde a buen seguro la mujer de Pernía tendrá una cuenta abierta. A colación, ¿estará la mujer de Pernía entre los Panama Papers?

Pero volvamos a la desdicha del hincha modesto que cuando cree abrazar la felicidad ella ya se ha largado con el delantero del equipo rival. Ser del Racing es un extraño y doloroso divorcio con la felicidad, es volver solo a casa un domingo por la mañana, es quedarse sin trozo del pastel en tu propio cumpleaños, es ir de compras a El Corte Inglés un 23 de diciembre a las seis de la tarde, es quedarte parado en un semáforo calle Castilla, es jugar contra el decimoctavo y que te meta tres. Una p…desgracia, vamos.

Pero como dicen los diarios capitalinos y merengones, el que no confía que deje el sitio. A estas alturas de la temporada, no vamos a cambiar ni de jugadores, de entrenador o de conceptos. Ahora ya es demasiado tarde y yo no seré un perro más que le ladre al cuerpo técnico o al Consejo. Habrá tiempo para las críticas, el verano se nos hará eterno pensando en otra temporada en 2ªB o extremadamente corto planificando la vuelta a Segunda. Si nos ha ido como nos ha ido con la preparación de este año, las risas el año que viene en Segunda División pueden ser infinitas, como el lema de nuestra querida tierra.

Ha sido una semana de respeto a las tradiciones cántabras, y eso es de agradecer. Perdimos por paparda. Volvieron a soplar los vientos de la refundación. Salieron los haters de sus guaridas, alentados por el derroche de “dinero público de todos los cántabros y de los hospitales y de las guarderías”. Fuimos tan Racing,  fuimos tan desesperantes, fuimos tan nosotros.

Estas son nuestras señas de identidad. Haciendo un símil acrobático con la mitología griega, diría que también tenemos nuestro mito de Sísifo cántabro: Manolo Higuera hace rodar una estela de Barros hasta lo alto del Escudo o de Hacienda, me es igual, y llegado a la cima, la estela vuelve a rodar peñas abajo. Tanto dolor vano no parecer enfriar las ansias de muchos de colocarse en el lugar de Higuera para empujar a su vez el pedrusco. Un único pedrusco, demasiados candidatos. Si quisieran ocupar el Trono de Hierro, oiga, pues lo entiendo... Dura poco, pero al menos lo disfrutas con vino y señoritas. ¿Pero el Racing? El Racing es sufrimiento sin recompensa, es un 3-0 en Cáceres, es una temporada a la papelera de la historia. Es que tu talón de Aquiles defensivo se rompa el tendón susodicho. Es la desgracia antigua, de tiempos inmemoriales. Los dioses prohibieron la felicidad a Sísifo y su única vía de escape era la refundación, perdón, el suicidio.

Nuestro objetivo es volver a Ítaca, a Primera. Pero el camino se me antoja demasiado largo. Sobre todo cuando nuestro Ulises no sabe ni dónde ha dejado la nave ni como llevarla.

Entiendo lo arriesgado que resulta mezclar fútbol y mitología, tan peligroso como mezclar alcohol y tertulia. Pero qué diablos, esto no lo leen los telespectadores del Chiringuito. Así se escriben las tragedias, con los clásicos en la mano, con la paparda de los domingos y la depresión de los lunes, con los goles de Cáceres, uno, dos…y tres.

Pierre Mahe

2 comentarios:

  1. Buenos días,

    ¿Por qué todos tus artículos son en contra?, ¿no hay nunca nada a favor?, no es cuestión ya de ser hater es que parece que odias todo lo que lleva el Racing y sólo quieres criticar y más criticar, yo soy el primero que dice que no me gusta Munitis como entrenador, pero cuando se ganan 5 partidos seguidos al César lo que es del César, a veces hay que hacerse mirar lo bueno.

    Un saludo,
    Nacho

    ResponderEliminar
  2. .... Veo todas las semanas los partidos de 1ª División... Veo como los aficionados gritan *lloran* aplauden... LLenan los estadium se vuelven locos cuando marcan sus equipos ... el futbol se ha hecho el amo en el MUNDO... Los lunes las tertulias sólo hablan del partido de ayer y qué pasa en Santander ????? ... sólo basta con ver el Sardinero VACIO ... Santander ha dado la espalda al Racing... La mayor parte de los comentaristas dicen ¡¡ NO ¡¡ ..ayudar al Racing... ¡¡¡ Unos miran al cielo y otros a las estrellas ¡¡¡

    ResponderEliminar