jueves, 12 de mayo de 2016

De la Serna hace las paces con el Racing



Las relaciones entre el alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, y el Real Racing Club no atraviesan su mejor momento. El edil se había desmarcado con unas declaraciones contrarias al convenio de patrocinio con el Gobierno regional justo en el peor momento y no sentaron demasiado bien en el club de fútbol. Tampoco una serie de pretensiones en el cobro de tasas municipales por diversas acciones publicitarias… En esta cuestión los criterios eran opuestos. A todo esto se unió la sospecha de que hubo una filtración interesada que partió desde el Consistorio y que pudo arruinar un acuerdo con la empresa ITM. Los aficionados racinguistas mostraron su enfado en redes sociales con el regidor municipal,pero ahora parece que las aguas vuelven a su cauce natural.


Hoy Íñigo de la Serna, en un acto con la atleta Ruth Beitia, ha querido volver al tono de cordialidad con el equipo de fútbol de su ciudad y ha dado su bendición pública a la probable llegada de ITM: “El apoyo institucional será al 100%. La llegada de un patrocinador privado es una gran noticia y esperamos que finalmente se pueda llevar a cabo”. Para el edil “la postura es la misma de siempre, no participamos que desde el Ayuntamiento se de dinero público, pero otras administraciones pueden hacer lo que consideren. Por supuesto, que si cualquier empresa privada ayuda al Racing bienvenida sea. Siempre es importante que lleguen esos apoyos privados y es una oportunidad importante para el Racing, lo valoro positivamente”. Su Consistorio sí que da dinero a otras instituciones deportivas, pero en cualquier caso el cambio de actitud resulta lógico. Ayuntamiento y Racing están condenados a entenderse. 

Íñigo de la Serna reconoció que se había reunido con ITM personalmente y que en la “medida de las posibilidades y cumpliendo la legalidad, el Ayuntamiento ofrecerá la máxima flexibilidad y todas las facilidades para el uso publicitario del estadio de El Sardinero para que se pueda generar dinero para el Racing”. El estadio es municipal y requiere de una autorización para cualquier actividad dentro o en sus aledaños. El club cántabro ha tenido algún problema recientemente en este sentido debido a las elevadas tasas que debían abonar, pero el alcalde ha rechazado que hubiese una intención recaudatoria por parte del Ayuntamiento. Íñigo de la Serna también se mostró favorable a que el estadio pudiese tener un apellido comercial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario