domingo, 29 de mayo de 2016

El bueno, el feo y el malo del Reus-Racing



El bueno
El bueno fue el Reus. Tan superior, tan equipo. Con el talento del portugués Vitor, con el pequeño David Haro marcando goles top, con Dinis y Olmo formando una pareja infranqueable en el centro de la zaga, con los laterales Ángel y Benito dando un recital de juego en la banda, con Rafa García, Folch y López Garai apropiándose del centro del campo… Son un señor equipo y muy bien entrenado por Natxo González. Enhorabuena por el ascenso a Segunda División. Lo merecen claramente y tiene pinta de que les irá bien. Ese ascenso confirma que tienen detrás un proyecto serio capaz de alcanzar la LFP en solamente dos campañas. Siento una sana envidia de esa fiesta de ascenso y de esa confección de la plantilla racional, incluso de que hayan apostado por la continuidad después de haber sido eliminados la temporada pasada por el Racing de Ferrol a las primeras de cambio en la fase de ascenso a Segunda. Eso dice mucho también.

El feo
‘Si lo sé no vengo’ fue un programa ochentero presentado por el eterno Jordi Hurtado. A los intrépidos concursantes les iban haciendo preguntas mientras tenían que resolver todo tipo de pruebas físicas que se iban acumulando para poner a prueba los nervios y su capacidad de estrés. “La eliminatoria se perdió en Santander”, afirmó rotundo Pedro Munitis al fracasar de nuevo en tierras catalanas. Si lo sé no vengo. Demasiadas tareas y preguntas a la vez. Nuestro entrenador es capaz de romper una roca a cabezazos con trabajo, pero incapaz de rodearla. El Racing no quería un gol pronto ni tarde, no lo tuvo… O peor todavía, lo tuvo en contra y rápido. La paparda continuada deja de ser paparda, lo escribí aquí mismo hace muchos meses y ya estamos acostumbrados a que este Racing ofrezca un ínfimo nivel habitualmente mientras que las buenas actuaciones se limitan a unos pocos minutos intermitentes y aislados… Incluso cuando gana al Coruxo de turno. Los errores no se han corregido y las mejoras han llegado con cuentagotas, así es complicado pensar en retornar a la LFP.

El malo
Los algo más de 300 cántabros que estuvieron en el Camp Nou de Reus presenciaron la tortura en vivo, pero miles de racinguistas se quedaron sin su ración de masoquismo verdiblanco. Falló el equipo de manera estrepitosa y falló la emisión en la televisión on line del Racing como si un ser superior hubiese decidido que era mejor no ver esa nueva debacle de los de Pedro Munitis. Solamente el amic Jordi con su Periscope –¡otra vez esta aplicación y el fútbol!– permitió atisbar el naufragio desde la grada del Camp Nou pobre. Holastream pudo finalmente conectarse en el minuto 90 a la señal que les cedía la televisión catalana… Justo para que pudiésemos ver las celebraciones en la ciudad de la Baix Camp. Máximo regodeo. No pudo haber nada peor. Al Racing se le ha visto un equipo cansando, desaminado y sin ninguna fe en el trabajo que realizan y que les mandan. Todavía hay tiempo de reaccionar y salir de la tumba… Pero este muerto no está muy vivo. Ningún muerto lo está salvo en The Walking Dead y ficción. No crea juego con fluidez, ni tiene gol, ni defiende correctamente, no domina el juego estático…

Fran Díez

No hay comentarios:

Publicar un comentario