viernes, 6 de mayo de 2016

Puñalada del alcalde de Santander al Racing



En caso de ascenso el Racing se plantearía buscar otro lugar para las celebraciones que no fuese la plaza del Ayuntamiento de Santander. Por primera vez en la historia más que centenaria del club los festejos racinguistas no pasarían por ese lugar emblemático de la capital. El motivo es el malestar que han ocasionado en el club y en la afición unas declaraciones del alcalde Íñigo de la Serna en las que cuestiona la idoneidad de que el Gobierno regional apoye al club con un convenio de patrocinio. El edil popular que siempre está pidiendo dinero y obras al Ejecutivo cántabro rechaza ahora una operación que beneficia especialmente a la ciudad. Llamativo. Después de mantenerse en un cómodo silencio sobre esta cuestión ha realizado las declaraciones en un momento crucial de la operación y antes de un partido trascendental del equipo. No se podía intentar hacer más daño.

Íñigo de la Serna ofrecía una charla en el Club de Prensa Pick el jueves y aseveró que no se puede firmar un convenio de ese tipo “sin saber dónde está el dinero que se aportó en su momento y no se pueden recibir ayudas si se tienen deudas con las entidades públicas”. Los tribunales, y una comisión parlamentaria presidida por su formación política, tratan de dilucidar la primera cuestión sin mucho éxito y desde luego, nada tiene que ver con la viabilidad actual de la entidad.  El alcalde explicó que “el Ayuntamiento no va a aportar dinero público al club de fútbol, aunque ofrece todo el apoyo institucional al Racing”. Palabras que sonaron muy huecas, no hay apoyo si se trata de torpedear algo de lo que depende la mera existencia del club.


Nada dijo de la importante ayuda económica que presta su Ayuntamiento a otras entidades deportivas. Por ejemplo a la empresa Galerna Deportiva SL el Instituto Municipal de Deportes de Santander le aporta anualmente más de un millón de euros por la gestión de las escuelas municipales. Esta empresa privada está vinculada también a un equipo de baloncesto profesional, el Cantbasket, que milita en la cuarta categoría de este deporte. Ellos tienen un apoyo que va más allá de lo institucional amparado en la base del club.

El estado de deterioro de los Campos de Sport también debería ser un tema que afrontase el alcalde de la capital ya que supone un auténtico peligro para los ciudadanos con cascotes y planchas metálicas que se desprenden de la fachada. El club tiene el uso y disfrute de unas instalaciones que son municipales. El Racing es un inquilino que pagó su alquiler por 99 años cediendo el anterior recinto deportivo, que era de su propiedad. El arrendador debe hacerse cargo de un mantenimiento mínimo, pero de eso no quiere saber nada Íñigo de la Serna.


Además, el político popular aprovechó su conferencia para criticar al bipartito PRC-PSOE por llevar al Parlamento de Cantabria el contrato de patrocinio porque es "una cuestión cuya resolución debe ser adoptada por ellos mismos" y dejó en el aire la advertencia de que el contrato de patrocinio "puede tener incluso responsabilidades jurídicas". Ya en las celebraciones del anterior ascenso del Racing, Íñigo de la Serna fue silbado por dos veces cuando se asomó al balcón del Consistorio. Después de estas declaraciones, en caso de que haya festejos, quizá sería el momento de estudiar otro punto de reunión de los aficionados en vista de la nula colaboración municipal que recibe el club... aunque sí se apuntaron al baño de masas de hablar desde el balcón cuando el equipo terminó clasificándose para jugar competición europea.

1 comentario:

  1. Hola, como puedo contactar contigo por email

    ResponderEliminar