domingo, 1 de mayo de 2016

Vencer sí, convencer un poco menos


A la tercera fue la vencida. El Racing de Munitis no dejó escapar otra oportunidad y llegará a Ferrol con la opción de ser campeón si conquista La Malata. Parece un milagro, pero es real. No podemos decir que haya sido un sueño… o una pesadilla. El cómo es otro historia, pero el equipo está a dos puntos del líder. La travesía en el desierto de este equipo tiene el oasis del campeonato a la vista, eso sí, atendiendo a los méritos en este jornada, el ascenso parece más un espejismo que una realidad. ¿De verdad se puede ascender jugando así? El choque ante el Compostela debería haber sido un mero trámite y casi provoca un infarto o termina en tragedia.

El encuentro arrancó sin apenas público y un sol primaveral que volvía a alumbrar las esperanzas racinguistas gracias al Coruxo. El Compos jugaba de rosa, el único homenaje al Día de la Madre junto a la presencia de Marta Frías Acedo, la auxiliar de Herrero Arenas en la banda. Al club se le terminaron las ideas con el Día del Padre y los jugadores llevan sin ellas bastante más tiempo.

La tuna de Santiago arrastrando las cintas de sus capas y cantando la Compostelana con bandurrias y laudes tuvo más interés que el primer tiempo y más peligro que el Racing y el Compostela juntos. No hubo nada en el primer cuarto de hora. Un córner mal botado por Dani Rodríguez para seguir la tradición de la temporada. Munitis alineó a Borja San Emeterio en la derecha para dotar de más profundidad a la banda, pero sin dejarle subir. Un contrasentido del técnico cántabro, que renuncia a atacar por las bandas con Artiles en la izquierda y Dani Rodríguez en la derecha, dos futbolistas sin velocidad y que son mediapuntas por el centro. Quizá sería más lógico que los extremos jugasen adelantados y no de laterales… Cosas de entrenadores, pero lo cierto es que el Racing se fue a la caseta sin apenas disparar a la puerta rival o generar ocasiones, salvo dos acciones esporádicas.


A los 25 minutos no llegó a rematar el balón Guillem, el delantero de los gallegos, en un tímido acercamiento. El Compos debió de pensar que ya que el Racing no entraba a matar podía hacer acto de presencia ofensiva. Dos minutos después volvió a tener otra oportunidad el ariete del Compos, poco habilidoso, y el público silbó al equipo local. La escuadra gallega es la que menos tantos ha materializado del Grupo I y es evidente que tienen graves problemas ofensivos… Eso es lo que les ha llevado a Tercera.

Y por fin llegó. Érase una vez un córner bien botado. En el minuto 38 Álvaro Peña sacó desde la esquina al corazón del área y Pumpido pudo rematar de cabeza… El balón se estrelló en el travesaño. Como siempre con este equipo, que juega con camisa de fuerza, hay que esperar la acción individual de talento. Un instante después, un centro desde la banda derecha de Coulibaly y el ariete argentino volvió a darle con la testa… Esta vez el esférico impactó con el palo derecho. Con muy poco el Racing desarbolaba al Compostela, pero costaba ver ese poquitín. Y eso que el conjunto montañés se estaba jugando la vida, ante un rival al que apenas le quedaba un hálito de esperanza para mantener la categoría de bronce. Si llega a entrar una de la dos ocasiones que tuvo Pumpido el partido hubiese variado totalmente su guión. 

En el arranque de la segunda parte el Racing se labró su futuro con los únicos minutos decentes del choque. Con una afición nerviosa consciente de que su equipo estaba sin ideas, llegó la esperada reacción. A los 10 minutos una internada de Migue, casi la primera por su banda, terminó con un centro del jienense y el remate alto de Isma Cerro, que había sustituido a Artiles. Coulibaly pasaba a ocupar su puesto natural y el conjunto de Munitis descubría que el peligro se genera siempre por la bandas inutilizadas hasta ese momento.

Fueron los mejores minutos del Racing y de Álvaro Peña, que comenzó a mover al equipo. Un pase de Peña a Isma Cerro dejó al extremeño dentro del área, pero disparó cruzado muy flojo y centrado. Pato atajó el balón sin problemas. Cerro volvió a rematar fuera poco después un centro de Pumpido desde la banda. El ex del Real Madrid C llevaba mucho tiempo sin jugar, le faltó gol, pero supo colocarse bien arriba.


Con ese arreón racinguista llegó el gol de Coulibaly. Justo cuando Munitis le había trasladado a la banda resolvió como un auténtico delantero y actuando en punta se había mostrado torpe como un medio. El mundo al revés. Peña volvió a dar una buena asistencia a Isma Cerro, que buscó la escuadra con un disparo en parábola abusando de la filigrana. En cuanto el Racing le puso algo de sentido común con jugadores de banda en la banda amedrentó al Compos.

Con los deberes hechos llegó el desastre. El equipo se puso nervioso y apareció el miedo a ganar. La pelota quemaba y las piernas temblaban. El Compostela, al que ni siquiera le servían las tablas, encerró al Racing y a punto estuvo de producirse el desastre. Chiño de cabeza estuvo a punto de marcar si no llega a estar bien colocado Óscar Santiago. Fueron unos últimos minutos de desconcierto absoluto en el conjunto cántabro y que dejaron un poso muy negativo en un triunfo importante. Fue un punto y seguido lamentable con un Racing nervioso y sin personalidad ante un rival medio muerto… Para olvidar. Hay que pensar en la final del sábado. Peor le fue al UD Logroñés o al Racing de Ferrol, que sumaron solamente un punto. Sirve de consuelo.

Fran Díez


Racing 1: Óscar Santiago, Borja San Emeterio (Alain, min 73), Migue García, César Caneda, Mikel Santamaría, Borja Granero, Dani Rodríguez, Álvaro Peña, Pumpido, Coulibaly (Borja Docal, min. 85) y Artiles (Isma Cerro, min. 54).

Compostela 0: Pato, Yosu, Jimmy, Javi Moreno, Javi, Sergio Sánchez, Jordan, Manu Rodríguez, Guillem (Fondevilla, min. 79), Dani Hernández (Chiño, min. 71) y Goti (Mon, min. 67).

Árbitro: Herrero Arenas (Comité Aragonés). Amonestó al local Álvaro Peña y a los visitantes Yosu, Javi y Manu Rodríguez.

Goles: 1-0, min. 64: Coulibaly.

Incidencias: El Asilo de La Caridad recibió un homenaje en los prolegómenos del choque con motivo de su centenario. 7.360 espectadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario