jueves, 9 de junio de 2016

Cuando el Cádiz eliminó al Racing


En la temporada 1969/1970 el Racing y el Cádiz se enfrentaron también en una eliminatoria de ascenso a Segunda División. En aquella Tercera División equivalente a lo que hoy es la 2ªB el equipo santanderino quedó encuadrado junto a otros tres clubes cántabros en la fase regular: Gimnástica de Torrelavega, Rayo Cantabria y Laredo. Nunca más han vuelto a coincidir tantos equipos cántabros en una categoría nacional. Era la segunda temporada en la categoría de bronce del fútbol español para los racinguistas. Ha sido la única vez en la historia en la que el Racing repitió campaña en la tercera categoría del fútbol español.

El año comenzó con muchos problemas financieros para la entidad racinguista. Un clásico recurrente. En julio de 1969, la Federación Española comunicó al Racing que no le permitiría tramitar las fichas de la temporada mientras no se pusiera al día con Julio Gento, Zamanillo y Camuesco, a quienes adeudaba diferentes cantidades económicas. El comienzo deportivo tampoco fue demasiado esperanzador, sobre todo porque no se lograba vencer a domicilio. Hasta la décima jornada no se consiguió un triunfo lejos de El Sardinero y fue ante el Rayo Cantabria. Una victoria obligada para los racinguistas. A partir de esta primera victoria como visitante llegan dieciocho triunfos consecutivos y el liderato.

Manuel Fernández Mora dirigía a un grupo de jóvenes muy prometedores. El técnico cántabro ya sabía lo que era ascender con la Gimnástica de Torrelavega y había entrenado con mucho éxito al Rayo Cantabria durante seis temporadas.

El Racing realizó una excelente fase regular y por primera vez en su historia consiguió pasar del centenar de goles durante una liga. 103 tantos a favor y 26 en contra a lo largo de 38 partidos. Los dos delanteros titulares estuvieron muy hábiles de cara al gol: Isidro anotó 25 tantos y Cabello, 22. Los jóvenes Chinchón, Portu, Ico Aguilar y el portero Corral habían ganado en experiencia y protagonismo cuajando una gran campaña. Además, otro joven valor como Santi Gutiérrez Calle se incorporaba a la primera plantilla con éxito. Tras varios años de ausencia regresaba al Racing Julio Santamaría, que disputó 26 partidos de Liga y anotó 16 goles.

En la recta final del campeonato el Racing levantó un poco el pie del acelerador, sobre todo lejos de Santander, aunque continuó sin ser derrotado otros nueve partidos. Solamente en la última jornada del campeonato cayó ante el Júpiter Leonés por 3 a 2, ya con la primera plaza del grupo asegurada. En ese partido jugaban algunos de los suplentes y ya se pensaba en la promoción. A lo largo de toda la campaña solamente se habían cosechado dos derrotas: la de la última jornada y otra en Guecho en la sexta. En El Sardinero solo se había cedido un punto, precisamente frente a su más directo rival, la Cultural Leonesa, que finalizó segunda a cinco puntos de los montañeses.

Tras una buena fase regular que se ajustó al guión previsto con el Racing terminando en el primer puesto llegó la temida promoción. Una lotería que comenzó mal, ya que a los santanderinos les correspondió el rival más duro de todos los que estaban en el bombo: el Cádiz. Los gaditanos habían realizado una temporada casi inmaculada, habían perdido solamente un partido en la fase regular, ante el Sevilla Atlético en el Estadio Ramón Sánchez Pizjuán. Y aunque el Racing solamente había sido batido en dos ocasiones había mucho temor al conjunto andaluz.

El Cádiz firmó aquella temporada una de sus mejores campañas con 28 triunfos, nueve empates y esa única derrota. Se había proclamado campeón del Grupo VII a falta de cuatro jornadas y su portero, Martínez, estuvo ocho jornadas sin encajar un gol. Además, el Cádiz había brillado en la Copa. Fue eliminado por un equipo de Primera, el Athletic, en los dieciseisavos de final. El conjunto amarillo había descendido a Tercera la temporada anterior después de llevar 14 temporadas en Segunda. Al Cádiz lo entraba un técnico vasco, joven y partidario del fútbol de toque, León Lasa. Tenía grandes jugadores y la afición santanderina no se era muy optimista de cara ese choque cuando el equipo partió el viernes para realizar un maratoniano viaje en autobús. Y sin embargo, ante el gran favorito, el Racing logró un empate a cero e incluso dejó mejores sensaciones que los gaditanos.

El partido de ida se jugó en el Carranza, como ahora, y el duelo se calentó a causa de unas declaraciones del entrenador del Racing malinterpretadas. Cualquier chispa servía para caldear un duelo con mucho en juego y un estadio con un extraordinario ambiente. La escuadra santanderina se presentó como un equipo más defensivo de lo que era habitualmente y los nervios del Cádiz dejaron al final un empate a cero en el marcador.


cádiz 0 – racing 0

13 de junio de 1970

Cádiz: Martínez, López, Moreno, Soriano, Ricardo, Ortega I (Claudio, minuto 55), Mendoza, Acedo, Canito (Baena, minuto 46), Matías y Ortega II.

Racing: Corral, Pepín, Argoitia, Chisco (Portu II, minuto 22), Chinchón, Zoco, Aguilar (Paquito, minuto 78), Santamaría, Cabello, Santi e Isidro.

Árbitro: Rodríguez Barroso.

Para el partido de vuelta Fernández Mora concentró al equipo durante la semana en Brañavieja y la última noche en Puente Viesgo, pueblo que años más tarde sería la sede habitual de la selección española para preparar las grandes citas futbolísticas, y de ahí a los Campos de Sport. La moral de la afición racinguista había cambiado completamente y del pesimismo inicial se había pasado a la euforia. El campo registró una gran entrada. Como en gran parte de las gradas el público estaba de pie no se puede calcular el aforo, pero se especuló con que fueron más de 20.000 personas. Este ha sido uno de los ‘maracanzos’ más grandes de la historia del Racing muy comparable a lo sufrido esta temporada ante el Reus, que ha sido incluso peor.
Fue un auténtico mazazo ya que el Cádiz, que tenía un gran equipo, se impuso en El Sardinero 0-1 con gol de Ortega II. Además Joaquín Acedo erró un penalti para los andaluces. El Racing se quedó sin el ascenso directo cuando todo el mundo lo daba por hecho. Fue el 21 de junio de 1970 el mismo día que se disputa la final del Mundial de México, con un maravilloso Brasil de Pelé goleando 4-1 a Italia. En la Tacita de Plata hubo fiesta, pero no por los brasileños, y caras largas en Santander, tampoco por los italianos.


racing 0 - cádiz 1

21 de junio de 1970

Racing: Corral, Pepín, Argoitia (Paquito, minuto 46), Chisco, Chinchón, Zoco, Aguilar, Santi (Portu I, minuto 46), Cabello, Portu II e Isidro.

Cádiz: Martínez, López, Moreno, Soriano, Ricardo, Ortega I (Claudio, minuto 46), Mendoza, Acedo, Canito, Matías y Ortega II.

Gol: 0-1 (63') Ortega II.

Árbitro: Carreño, colegio valenciano

Pero aún existía otra oportunidad de ascender y el equipo se levantó después del tremendo golpe que supuso no lograr subir a la primera. Restaba otra eliminatoria entre los equipos que habían salido perdedores de la primera criba. Esta vez fue el Ilicitano el rival del Racing, un equipo en teoría más asequible que los gaditanos… Pero esa es otra historia más conocida. Después de un partido de ida y otro de vuelta todo se decidió en un tercer choque en terreno neutral, en el Santiago Bernabéu, el 7 de julio. Sí, fue el partido del famoso gol de Ico Aguilar.

Fran Díez

No hay comentarios:

Publicar un comentario