viernes, 17 de junio de 2016

Desorganigrama técnico




‘Robamos entrenadores’, rezará el cartel del Racing XXI. El club del futuro empieza por el pasado. También elegimos a un entrenador para el filial que nunca entrenó en Tercera y a un coordinador de secciones inferiores que nunca coordinó el fútbol base, pero que sí tiene experiencia en clubes de esta categoría… Parece el mundo al revés. Un desorganigrama técnico, que sustituye a la caótica comisión deportiva. A este paso, el Racing terminará recurriendo a una asesoría externa al estilo Pernía.

José Moratón y Ezequiel Loza casi deberían intercambiar sus puestos en un organigrama técnico que se complementará con un director deportivo todavía por revelar… No se puede decir su nombre debido a que tiene contrato con otro equipo hasta el 30 de junio. De chiste. También contratan a un técnico para la base que pone verde al club en la tertulia de ese comunicador que critican en la intimidad. Alucinante. ¿Pero esto qué cojones es? Pues el Racing, hijuco.

Ángel Viadero es un buen entrenador y conoce la categoría, pero tenía contrato en vigor con el Burgos. El océano está repleto de peces sabrosos. Si no se puede, no se puede. La improvisación, una vez más. El fichar por nombre para calmar a las masas. Así no se funciona en la vida ni en el fútbol. Los mismos que hicieron bajarse del autobús del Recre a Álvaro Cervera, literal, para fichar por el Racing ponen ahora un caramelo envenenado en la boca de Ángel Viadero. Son los mismos que contrataban entrenadores sin título. Los mismos que apostaban por la cantera destituyen al máximo responsable de la base sin dar una explicación. Aquí  los proyectos de futuro duran un instante. Seguramente, tengan razón… Pero parecen bandazos sin dirección acompañados con una política de comunicación horrenda. Todos estos cambios reflejan el fracaso total como modelo de club. Es una vuelta a empezar. Volver a tirar los dados. Profesionalización del error.

Robamos entrenadores. Robamos ilusiones. Luego los aficionados de enfurecen porque la Real viene a llevarse a un juvenil. ¿Qué derecho tendrá nadie de criticar a Koné por no querer regresar al Racing si un contrato es papel mojado? ¿Y si a Granero no le apetece quedarse? ¿O a Óscar Fernández? Pues nada, aquí cada uno hace lo que le sale de los balones. Flaco favor le hacemos a la institución si no imponemos la seriedad. No debería exigirse, pero es que así no se puede funcionar o acabaremos penando una década en las alcantarillas del fútbol. O desapareciendo por el sumidero.

Fran Díez

No hay comentarios:

Publicar un comentario