jueves, 2 de junio de 2016

El avión del ascenso


La plantilla del Racing es un grupo unido y, sobre todo, muy comprometido con la institución. Un detalle: los propios futbolistas han puesto dinero para viajar a Cádiz en avión. Todos consideraban que deportivamente era lo mejor y han arrimado el hombro rascándose el bolsillo.

Es un buen criterio en lo deportivo. Está demostrado con estadísticas que los desplazamientos largos pasan factura. Es evidente que un viaje de mil kilómetros en autobús no es positivo en el deporte de élite, pero a la institución no le alcanzaba para todos los pasajes de los vuelos: Santander-Madrid-Jerez. Al final, cada jugador ha puesto 120 euros para poder desplazarse el sábado. No viajarán todos, solamente los convocados y el personal mínimo imprescindible. El viaje por carretera tampoco es barato y la normativa actual obliga a viajar con dos conductores y una serie de paradas de descanso que harían el viaje demasiado largo, eterno.

Con el sorteo el martes a las 12 no ha habido mucho margen de maniobra a la hora de planificar el viaje. Sin antelación cualquier sabe que los precios son más caros y no hay plazas para un grupo tan numeroso. Al final, el Racing cuadró todo el plan de viaje aunque con el inconveniente de llegar al hotel en tierras gaditanas sobre las once y media de la noche del sábado.

La plantilla y el cuerpo técnico también decidieron disputar la vuelta el próximo domingo 12 de junio a las siete de la tarde al considerar que a esa hora puede hacer menos calor que a las cinco y una temperatura alta podía beneficiar a los andaluces. Desde el consejo de administración también ven bien el cambio de hora porque en estos meses siempre es apropiado retrasar el horario de los partidos al ser los días más largos. Es una práctica que siempre se ha hecho, el llamado "horario de verano".


No hay comentarios:

Publicar un comentario