lunes, 6 de junio de 2016

El bueno, feo y malo del Cádiz - Racing


El bueno
El resultado obtenido en el Carranza no es malo del todo. ¡Podría ser hasta nuestro bueno! Los vasos no están vacíos y la eliminatoria sigue abierta, pese a que cunda la desesperanza, lógico, tras haber perdido tres partidos seguidos sin marcar un gol. Que este Racing continúe vivo no es poco, sobre todo una vez comprobado el nivel de ambos equipos… El Cádiz es ganable. Eso sí, una cosa es tener opciones de eliminar a los gaditanos y otra bien diferente es ascender a Segunda. Si el Racing supera la eliminatoria lo pasará mal ante el Lleida o ante cualquier rival que sea un equipo solvente. Ni los andaluces ni los montañeses estuvieron finos… Por eso un 1-0 ante un Cádiz de este nivel es remontable en El Sardinero, aunque la escuadra de Munitis esté igual de mal. El equipo cántabro compitió… Ese término que tanto les gusta a los entrenadores. Salió vivo de un primer tiempo con tres ocasiones claras para los locales y se rehízo, aunque esté negado ofensivamente. Compitió ante una banda de su nivel, con tantos años en el césped y tanto desconcierto táctico hubo momentos en los que el choque parecía un partido de veteranos de esos que están tan de moda: Amigos de Caneda contra Coleguillas de Güiza. Hay esperanza, debe haberla… No puede ser que algunos aficionados que tuvieron fe en una imposible remontada ante el Reus, que está en otro nivel superior, tiren ahora la toalla ante un tarea bastante más probable.

El feo
Fea fue la transmisión televisiva del Cádiz. España es el país del vale todo. Cobras 3,95 euros a los incautos espectadores para emitir con el cámara de la comunión de la prima Pepi con el pulso tembloroso tras seis gintonics y desde el quinto anfiteatro. La realización fue esperpéntica, con repeticiones que se recreaban en la nada y se congelaban como homenaje a Frozen. Hay emisiones en Periscope con más calidad. Y el comentarista técnico aportaba poco o nada al narrador. Si hiciera el ejercicio de transcribir una detrás de otra las frases que soltó durante la emisión él mismo se llevaría las manos a la cabeza. Frases inconexas u obviedades que sonaban ridículas. No me gusta criticar a compañeros ni pido los medios de aquellos partidos del Canal Plus de los años de bonanza… pero no vale todo, más cuando tu producto es de pago.

El malo
Sin Álvaro Peña. Sin el motor racinguista. Rober García calificaba la ausencia del vasco en el partido de vuelta como peor que el gol en contra. Fue el colofón de la derrota. Una expulsión rigurosa con la que el colegiado Díaz de Mera compensó no haber enviado al vestuario a Migue por otra doble amarilla bastante más clara. Para colmo de males al centrocampista bilbaíno la policía le tomó los datos para sancionarle por acercarse a realizar una fotografía con unos seguidores del Racing. De chiste. La policía está en una especie de guerra silenciosa contra los aficionados cadistas que viene de atrás y que está alcanzando momentos de esperpento. Al final, el jugador del Racing puede ser pagano de esta locura policial y ser sancionado por la Comisión de Antiviolencia con 3.0001 euros. En el encuentro del Cádiz ante el Mérida prohibieron que los hinchas amarillos entraran con banderas y bombos, luego  ante el Racing de Ferrol impidieron que se mostrara un tifo dentro del estadio y dejaron sin escolta al autobús del Cádiz. En ese choque ante los gallegos hubo un incidente entre las fuerzas de seguridad del estado y el alcalde de la ciudad, el mediático Kichi, que medió para que no sacasen del estadio a un seguidor del Cádiz… Y ayer los agentes variaron sin previo aviso la ruta del autobús para que no fuera recibido pos sus aficionados. Situaciones bastante extrañas y que al final generan más violencia que los presuntos problemas que pretenden evitar.

Fran Díez

No hay comentarios:

Publicar un comentario