miércoles, 1 de junio de 2016

El Selu: «A los jugadores de antes les dolía la grada»


En los Carnavales de Cádiz las entradas para ver a las chirigotas se venden en las taquillas del estadio Carranza y no en el Gran Teatro Falla. El fútbol español tiene mucho de carnaval, de exageración  y de extremos, filias y fobias, así que es habitual que todos los años el deporte-negocio del balón ocupe algún verso chirigotero. No está el Cádiz CF para fiestas ni invita al buen humor desde hace muchas temporadas, pero hay que mirar a la vida con cierta ironía y mucha guasa. De eso sabe mucho José Luis García Cossío, El Selu, un chirigotero tan mítico como lo fue Mágico González para el fútbol ochentero.

Como las grandes figuras del balompié debutó muy joven en Primera División y con 17 años ya estaba subido a la tarima del Teatro de los Sueños de las Chirigotas, el Teatro Falla. Guionista casi eterno de Los Morancos y de otros muchos humoristas, Joaquín Sabina, el poeta más grande de la música en español, reconoció que en el coche solía escuchar a la chirigota del Selu. No hay mayor piropo para un goleador del ingenio de origen cántabro.

Su chirigota ‘Los borrachos’ de 1992 está considerada como la mejor de la historia para muchos expertos. Acumula cuatro primeros premios como títulos de Liga y cinco subcampeonatos, aunque hace ya una década que no logra proclamarse de nuevo Rey del Carnaval.

Como cantaban ‘Los Enteraos’ en 2009, chirigota que el propio Selu considera su mejor creación: «El fútbol que se está viendo en España jornada tras jornada, ni eso es fútbol ni eso es nada». Ese mismo pasodoble terminaba con un glorioso: «Yo antes de saltar al campo me fumaba dos paquetes de Ducados por derecho, para que nadie pudiera a mí decirme que yo no me parto el pecho».


¿Se entiende fuera de la ciudad el Carnaval de Cádiz?
El Carnaval es muy amplio. Hay muchas agrupaciones y algunas se entienden más que otras y es cierto que las hay muy localista… Nosotros llevamos ya muchos años saliendo de Cádiz y de Andalucía, incluso de España. Hemos estado en Costa Rica y en otros países llenando teatros y con un público riéndose a carcajadas. ¡Se nos queda pequeño Cádiz para el Carnaval! Es un orgullo que nos incluyan dentro de los reclamos turísticos de Cádiz. En verdad, nuestro Carnaval es una de las cosas más atractivas que tiene la ciudad para el turismo. Representamos un personaje que existe y sacamos su forma de pensar o expresarse, en el caso de mi chirigota, y eso es entendible en cualquier lugar del mundo. Hemos sacado chirigotas como ‘Todo pa’ella’ hablando de los separados, ‘Lo que diga mi mujer’, sobre el típico calzonazos… Inmediatamente todo el mundo capta el personaje y conoce de lo que estamos hablando. Uno de los últimos fue ‘Pepe Trola’, el típico exagerao que conocemos todos… ‘¡Viva la Pepi!’, la chirigota de 2012 que se hizo con motivo de la conmemoración de la Constitución de 1812, la Pepa… Nosotros decíamos «Viva la Pepi» en lugar de «Viva la Pepa», porque creamos a una Pepi que era la limpiadora del sitio en el que se celebró el evento. Un personaje muy histriónico. ‘Los enteraos’ es una de las más emblemáticas nuestras, el típico entendido de todo.

El humor en tiempos de crisis…
Por desgracia la crisis no ha dado muchos argumentos con todos los temas de corrupción. También es muy de agradecer todo lo que nos brinda cada año la Familia Real… Nosotros lo que hacemos es recoger la voz de la calle, mis letras parten de la rabia del ciudadano y todo el mundo se siente  identificado con ellas. Se hace la crítica desde la ironía, uno de los factores fuertes de la gracia de Cádiz.

Por eso el fútbol, que está muy presente en la calle y en los bares, suele asomarse a las chirigotas. ¡Su chirigota anunció que Cristiano Ronaldo fichaba por el Cádiz! Al portugués se le venía en un anuncio con la camiseta amarilla y diciendo «Muero con el cazón en adobo».
Le dieron el Balón de Oro y era algo que daba bastante juego. Se utilizan temas muy de actualidad tanto para el humor como para la crítica. Lo de CR7 era puro humor… Cristiano, Messi y Ribery daban bastante juego con lo del premio.



¿Llevará al Cádiz CF en el corazón?
Claro, pero no soy muy de corazón en cuestiones futbolísticas. Para mí el fútbol es un espectáculo y yo hasta que el Cádiz no esté bien no voy a verlo. Desde que el club está en el pozo de Segunda B no he ido, lo que se ve en esa categoría no es fútbol. Vas al patio de un colegio y ves mejor fútbol que en el Carranza. Yo lo siento, pero como me gusta tanto este deporte no voy a ver al Cádiz últimamente. He vivido grandes épocas del club con los Mejías, Juan José, Mágico González y el equipo ahora no me sugiere nada… Eso del corazón está muy bien, pero tú al final vas a ver algo que te gusta… Si Almodóvar no hace una buena película no van a verla ni los de su pueblo.

Pues igual todavía tiene que esperar unos años para volver al Carranza…
Han sido tiempos en los que realmente no se sabía ni en manos de quién está el club, de apuros económicos, con resultados deportivos pobres… Casi todos los estamentos del club están mal, excepto uno: el único que siempre está bien es la afición que apoya al Cádiz… Yo creo que mucha parte de culpa de que esté la institución así la tiene el público que siempre ha mimado demasiado al equipo. A veces, se merecían que hubiésemos dado un poco de caña, decirles algo cuando se hacen mal las cosas y que no esté todo siempre bien.

Mencionar al Cádiz mítico de los ochenta nos lleva a todos automáticamente a recordar a Mágico González.
Indudablemente. Yo he ido a entrenamientos con la grada a reventar solo para ver a Mágico González. ¡A un entrenamiento! Pero ya no solo el salvadoreño, en ese equipo estaban los hermanos Mejía, Juan José… Era un elenco de gente con mucho corazón. Era muy buenos jugadores que daban espectáculo, pero también les dolía la grada y su tierra… Ahora son chavalitos que vienen muy bien peinados y a lo mejor no cabecean por no despeinarse… A mí ese estilo no me motiva mucho.

Las juergas de Mágico González eran muy del espíritu carnavalero…
Mágico se adaptó completamente a Cádiz. Era maravilloso. Recuerdo unas palabras de Emilio Butragueño cuando estaba triunfando que al terminar un partido dijo: «Estoy deseando llegar a casa para ver en Estudio Estadio lo que ha hecho Mágico». Todo el que ha vivido esas épocas gloriosas, pues ahora la verdad sólo puede sentir nostalgia… El que no lo ha vivido vale, lo entiendo, pero si has probado el jamón de pata negra ya no quieres otro…



El Cádiz siempre se salvaba por los pelos y cuando no, Irigoyen se inventaba una liguilla…
Bueno, era fútbol… O despachos. En todos los sitios cuecen habas. Entonces estábamos inmersos en el fútbol, ahora hay un desencanto muy grande en la ciudad porque nos han quitado una parte importante de nuestro arraigo.

Aquella temporada descendió el Racing en lugar del Cádiz, pero las dos regiones mantienen una excelente relación gracia a los ‘chicucos’, que emigraron desde la montaña y se instalaron en la Tacita de Plata.
Sí, ya lo creo. De hecho mi segundo apellido es Cossío, que es muy de Cantabria. Cuando la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, que es nacida en Cantabria, vio mi apellido me estuvo hablando de mis raíces y también a Miguel Ángel Revilla le llamó la atención. Si pertenezco a esos chicucos, que han sido muy currantes, estoy muy orgulloso aunque sea un parentesco lejano.

¿Saltar al escenario del Teatro Falla es como hacerlo a uno de los grandes estadios de fútbol?
¡Es mucho más! Llevo actuando allí 34 años y con mi chirigota hacemos las bodas de plata en el próximo Carnaval y cada año impone más. Con la experiencia no estás más desinhibido, es muy especial. Es algo difícil de contar y de olvidar. El músico Jorge Drexler, que tiene un Oscar, dio el pregón allí y flipó con el ambiente. Recuerdo que Paco de Lucía me dijo en el Teatro Falla cosas muy bonitas después de una actuación… Yo toda la vida esperando a decirle algo y no me dejó ni abrir la boca. Que este tipo de gente tan importante valore y sienta lo que es el Teatro Falla en Carnaval es algo muy de agradecer.



¿Se pasa miedo escénico?
Muchísimo. Yo a mí grupo le digo cuando vamos a salir al escenario del Falla que se imaginen que están en una gala en cualquier otro teatro. Es horrible. El día del debut, después de cinco meses preparando el producto, hay muchos nervios. Las peculiaridades que tiene el Carnaval de Cádiz no las tienen en ningún otro sitio del mundo. En un concierto normal el que actúa se pone delante de sus fans, pero nosotros nos exponemos al éxito o al fracaso en la cara allí mismo… He vivido éxitos inmediatos y también he vivido fracasos al momento, por suerte pocos, pero es algo que solamente puede sentir una chirigota.

Requiere su técnica, preparación, pero sobre todo vive del ingenio, que sería algo así como esa que llaman la magia del fútbol…
El fútbol en Cádiz está muy relacionado con el Carnaval, con la creatividad… Tenemos un carácter de isla, a la península nos une solo una pequeña carretera y eso marca. Tenemos un carácter especial para vivir y sentir. Los futbolistas que había de Cádiz nacen y sienten como nosotros y les tocaban salir al Carranza para jugársela por su público… como a nosotros en el Teatro Falla. Siempre han estado muy identificados y siguen especialmente a las chirigotas. Ese sentimiento nace de lo mismo, del sentimiento con la ciudad.

Eso sí, los futbolistas ganan mucho dinero y de la chirigota, ¿se puede vivir?
No, que va. El que tiene la suerte de tener un trabajo lo compatibiliza para ganarse un sobresueldo o un dinerillo extra, que es estupendo y además representando a tu ciudad, pero vivir vivir… Imposible. En este país ya no viven ni los músicos de su trabajo. Nosotros somos arte dramático, pero entrecomillas.



Usted ha trabajado muchísimo como guionista de humoristas muy conocidos y ha podido dar rienda suelta a toda esa creatividad…
He tenido la suerte de canalizar mi  humor de las chirigotas a ese sector. He estado 17 años con Los Morancos, con Paz Padilla, Gest Music… Siempre con el humor para lo bueno y para lo malo porque en momentos desagradables he tenido que sacar las risas de donde no tenía… Es un orgullo haber tenido trabajo en lo que más me gusta hacer.

Fue uno de los primeros que llevó el humor surrealista a las chirigotas…
Como cambia la vida porque empezamos siendo una chirigota muy innovadora y surrealista y nos hemos convertido ya en un clásico. Todo se desvirtúa mucho y ahora llega ese momento en el que nos sentimos clásicos… Siempre he apostado por hacer cosas nuevas y he tenido la suerte de crear un estilo y hacer muchas cosas diferentes. Pones en Google ‘El Selu’ y aparece mucho material...

Crear un estilo que te defina en el arte o en el fútbol es quizá lo más complicado.
Todo es intentar hacer arte en mayor o menor medida. Nuestro arte igual es el último de todos los eslabones del arte, pero es algo tan artesano… El que busca el arte lo encuentra. Tengo el orgullo de que Joaquín Sabina lleve en el coche un cd mío de ‘Los Enteraos’. Eso es tremendo.

¿De dónde le viene la inspiración?
Sobre todo me nutro de la calle, de los personajes del día a día y de la rabia y la mala leche que tiene la gente normal… Me gusta la ironía, no las letras muy directas, que también las hay en Cádiz y son muy necesarias. Yo intento darle una vuelta porque creo que con la ironía duelen más las cosas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario