jueves, 16 de junio de 2016

ITM y la viabilidad del Racing


A falta de unos flecos. Esos últimos detalles tan de contratos futbolísticos y que casi adelantan el futuro mercado veraniego de contrataciones. El Racing, ITM y alguna empresa más ultiman lo que será la tabla de salvación de la institución después de que el convenio de patrocinio con el Gobierno de Cantabria quedara varado en los informes técnicos. No habrá mejor fichaje para el Racing. Se sigue trabajando en este acuerdo y se van puliendo todas las aristas de un documento con muchos epígrafes. El Ejecutivo regional, a través de la Sociedad Año Jubilar Lebaniego 2017, mantendrá su apoyo al equipo con publicidad, pero eso ni es rápido ni cubre las necesidades actuales del club... Así que el Racing debe aferrarse a esta vía privada. No hay otra salida.

Es una operación muy compleja, todo un entramado de documentos cruzados para garantizar una inversión muy importante y la supervivencia del Racing en la próxima década. ITM deberá adelantar 10 millones de euros a cambio de la gestión de varios de los soportes publicitarios del club durante 10 años y un porcentaje accionarial de la Sociedad Anónima Deportiva que ronda el 30%, por lo que pasaría a ser el mayor accionista del club. No hay mejor manera de controlar su desembolso ni nada mejor para garantizar su implicación con la sociedad. El Racing seguiría sin un accionista mayoritario que pudiese hacer y deshacer a su antojo y continúa bastante atomizado.

Esta modificación accionarial requerirá de una ampliación de capital, pero no será necesario que se realice inmediatamente. Tampoco se pedirá más dinero a los racinguistas. ITM adelanta el dinero a la Agencia tributaria para levantar el embargo y posteriormente se capitalizará en acciones una parte de esa inversión. El porcentaje del resto de accionistas quedaría reducido, con una ya conocida 'operación acordeón' que tantas veces se ha vivido en el Racing. El porcentaje de Inmoarrabi, un 25% aproximadamente, quedaría más diluido. También el del resto. Si un pequeño accionista puso 100 euros, sus acciones pasarán a tener un valor nominal de 70 u 80, pero es siempre mejor a que valgan cero porque la sociedad no sigue existiendo. Lo cierto es que desde el principio se sabía que fueron títulos con un valor más sentimental que monetario. En cualquier caso, esa ampliación de capital no será inminente.

La urgencia para el club santanderino es la liquidez. Hace falta dinero ya para pagar a los futbolistas, a los empleados no deportivos, a la Seguridad Social... El gasto corriente. A los jugadores se les debe abonar la última nómina, la de junio, más de 120.000 euros. Si hay denuncias siempre hay riesgo de descenso y posibles sanciones. Por esta necesidad y porque el Racing requiere estabilidad para planificar la próxima campaña, se quiere alcanzar un acuerdo lo antes posible. ¿Fechas? Ninguna de las partes lo sabe. Cuando se alcance un acuerdo total, todas las patas del banco ofrecerán una rueda de prensa pública con todas las explicaciones y se iniciará un nuevo proyecto que será más sólido.

El actual presidente del Racing, Manolo Higuera, seguirá al frente del proyecto. En eso no hay dudad y todos los elementos implicados le quieren al frente. El Consejo podría sufrir alguna modificación  e incluir a nuevos miembros que lo revitalicen. Es un secreto a voces que muchos de los actuales consejeros están agotados de la exposición mediática, del trabajo no remunerado que supone el club y de la responsabilidad de gestionar una empresa en una situación financiera muy complicada. Cualquier ayuda es siempre bienvenida en estos casos. Con la llegada de ITM también se quiere profesionalizar toda la parte de gestión del club.

No hay comentarios:

Publicar un comentario