martes, 7 de junio de 2016

La pasión de Yossi


A sus 36 años ha levantado un nuevo trofeo como capitán del Maccabi Haifa. Yossi Benayoun suma un nuevo título a su palmarés, el primero de Copa en Israel. Había ganado dos ligas en su país y una Copa de la UEFA con el Chelsea. Pocos trofeos para la tremenda calidad que atesoran los pies de uno de los dos o tres futbolistas más importantes de la historia de Israel. El Diamante de Dimona, como se le apodaba en su tierra, todavía no colgará las botas, aunque lo tenía pensado… Terminaba contrato con el Maccabi Haifa y tenía estipulado en el acuerdo pasar a ser director deportivo de la entidad al retirarse, pero seguirá en activo una campaña más y además lo hará militando en un rival directo: el Maccabi Tel Aviv. Precisamente el club al que ganó en la final de Copa por un solitario gol de Hen Ezra. El Maccabi Haifa no ganaba la Copa desde 1998. En el equipo de Benayoun jugó el defensa catalán Marc Valiente, que sonó algún verano como posible refuerzo del Racing.

Benayoun es un mito del fútbol hebrero, el futbolista que más veces ha vestido la camiseta de la selección absoluta, y llega al club más popular de Israel con todo lo que ello supone. El exfutbolista del Racing firmará un año con el Maccabi Tel Aviv, aunque todavía no se ha hecho oficial su fichaje. Su salida del Maccabi Haifa, el club en el que triunfó y del que llegó a Santander, ha sido muy convulsa. La polémica siempre rodea al talentoso mediapunta, una estrella mediática en su país. La temporada ha sido especialmente tensa entre los aficionados del Maccabi Haifa y los jugadores. También dentro del vestuario. La campaña se inicio de manera desastrosa con una victoria, dos empates y tres derrotas que les ubicaron últimos en la clasificación… Un mazazo para un club construido para luchar por el título. En el ojo del huracán estaba Yossi, que acaparó todas las críticas y la responsabilidad.

El ídolo y el entrenador, el exfutbolista Roni Levy, chocaron. O uno u otro. Una historia de egos que se repite una y otra vez en los vestuarios de los equipos de fútbol. Benayoun pidió marcharse del club o un relevo en el banquillo. El propietario del Maccabi Haifa, Jacob Shachar, puso algo de paz y medió en el conflicto. El equipo verde remontó el vuelo y concluyó cuarto en la competición de la regularidad. El premio fue el título Copa. Pero a Benayoun no se le olvidó el trato recibido. En febrero ya tenía decidida su salida… "Vine a Haifa con la intención de poner fin a mi carrera aquí, pero las cosas cambian en el fútbol", aseguró después de levantar el trofeo. "No hay otro jugador en Israel que haya hecho frente a lo que he tenido que aguantar esta temporada", reivindicó tras las críticas recibidas a lo largo de la campaña. Yossi sabía que la venganza es un plato que se sirve frío y en ocasiones, dentro de un trofeo.

El exjugador del Racing también tuvo problemas con el anterior seleccionador de Israel. Tras el fracaso que supuso no clasificarse para la Eurocopa de Francia el combinado israelí estuvo varios meses sin entrenador… El nuevo seleccionador, Elisha Levy, volvió a llamarle a filas para un amistoso ante Croacia en marzo de 2016. Perdieron 2-0. Benayoun  llevaba cuatro años sin acudir al combinado nacional pese a que públicamente había dejado claro que no había renunciando a volver. Es un futbolista pequeño en estatura, 1,74, pero con una personalidad enorme. También lo ha demostrado en varios casos de racismo y xenofobia que ha tenido que sufrir en un terreno de juego.

Antes de regresar al club que consideraba su casa para retirarse, Benayoun estuvo 12 años en Europa. Racing de Santander, West Ham, Liverpool, Chelsea, Arsenal y Queens Park Rangers han sido los clubes en los que ha militado. En la Premier dejó un récord curioso: ha sido el único jugador en marcar un hat-trick en la Liga de Campeones, Copa FA y la Premier. Lo logró con el Liverpool. En el Racing jugó tres temporadas, 101 partidos oficiales en los que anotó 20 goles. Sus agentes, Pini Zahavi y Ronen Katsav, pagaron 3,5 millones por su pase. Él se quería ir de Santander en busca de un club con mayores aspiraciones. Le pudieron vender esa misma campaña al fútbol ruso por cinco, pero el jugador solamente aceptó ir a Inglaterra.


En el Maccabi Tel Aviv le esperan con los brazos abiertos, sobre todo si Eran Zahavi se marcha a jugar a China finalmente. El Guangzhou le ha ofrecido 15 millones de dólares por dos campañas y otros cinco para el club. El exdelantero del Palermo es el futbolista que más cobra en el campeonato israelí y por eso ha rechazado otras ofertas similares para hacer las maletas. Benayoun coincidirá en Tel Aviv con Gal Alberman, que también tuvo un paso por el Racing de Santander, aunque de manera fugaz.

El cambio de camiseta de Yossi Benayoun dará que hablar en Israel. El Maccabi Tel Aviv es el club más popular del país, el que más títulos ligueros ha ganado, 21, y el que más Copas, 23. Es también el más famoso fuera de Israel, sobre todo gracias a su sección de baloncesto. Aunque la fama de club racista se la lleva casi por completo el Beitar de Jerusalén, el Maccabi Tel Aviv también es uno de los preferidos por los seguidores hebreos más xenófobos y no suele contratar futbolistas árabes, una política que parece ser del agrado del millonario canadiense Mitchell Goldhar, el propietario del club desde 2009. Jordi Cruyff es el director deportivo de la institución desde 2012 y a 600.000 euros la campaña. Con él habían ganado tres ligas consecutivas y se clasificaron por primera vez para la fase de grupos de la Champions en 11 años. Esta campaña el que iba a ser el cuarto título liguero seguido se lo arrebató en el último momento el Maccabi Beer Sheba. Esa decepción y la muerte de su padre podrían motivar que Jordi Cruyff regresase a Barcelona, pero todavía no ha decidido nada. El club, de momento, no tiene entrenador, ya que el holandés Peter Bosz, recomendado por el mismísimo Johan y sustituto en diciembre de Slavisa Jokanovic, regresa a Holanda para incorporarse al cuerpo técnico del Ajax y ya se ha despedido. El rendimiento de Yossi Benayoun con un año más, 37, y con una nueva camiseta será toda una incógnita. Esta campaña disputó 29 encuentros y anotó seis goles, más que la temporada anterior: 26 y cinco tantos, aunque ha disfrutado de menos minutos. Los años pesan para todos, hasta para los más grandes.

Fran Díez


Benayoun no ha perdido la magia, un golazo en
el que muestra su fantástico toque de balón

No hay comentarios:

Publicar un comentario