jueves, 9 de junio de 2016

La policía contra los cadistas


La afición del Cádiz es una de las más animosas de la categoría. Una afición de Primera en 2ªB, pero también tiene sus garbanzos negros, como todas. En Santander sorprendió mucho el comportamiento tan estricto de la policía con los aficionados en el Carranza, casi hasta rozar lo absurdo. Incluso la Peña San José emitió un comunicado de protesta al respecto por el trato recibido. En un momento dado fueron rodeados por un número superior de agentes de policía... y eso que es un grupo de seguidores que no puede calificarse en ningún caso de problemático. Incluso un futbolista del Racing como Álvaro Peña sufrió ese maltrato policial.

Esa dureza de la Policía Nacional tiene su origen en un incidente ocurrido el 6 de diciembre de 2015 antes de un partido entre el Mérida y el Cádiz. Los seguidores radicales quedaron para pegarse a mediodía con palos y piedras. Cinco agentes de la comisaría de la ciudad emeritense tuvieron que hacer frente a más de 60 ultras armados con objetos contundentes y con la firme decisión de agredirse y alterar la convivencia de los ciudadanos. Todos los detenidos fueron hinchas cadistas y el sindicato de la policía criticó duramente a los mandos por la falta de previsión y el manejo de la situación. Lo pasaron mal... y apuntaron la matrícula. Varios participantes en esta reyerta tuvieron que ser hospitalizados con heridas de diversa consideración.

La Comisión Permanente de la Comisión Estatal contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte acordó proponer una sanción 10.000 euros y prohibición de acceso a los recintos deportivos por un período de dos años a cada uno de los 21 aficionados identificados como miembros de un grupo radical y violento seguidor del Cádiz.


En el partido de vuelta entre los andaluces y extremeños, jornada 35, las medidas de seguridad policiales fueron extremas. El encuentro fue declarado de alto riesgo. En ese choque cunado las fuerzas de seguridad del estado prohibieron a los hinchas amarillos entrar con banderas y bombos. Luego  ante el Racing de Ferrol impidieron que se mostrara un tifo dentro del estadio y dejaron sin escolta al autobús del Cádiz. En ese choque ante los gallegos hubo un incidente entre las fuerzas de seguridad del estado y el alcalde de la ciudad, el mediático Kichi, que medió para que no sacasen del estadio a un seguidor del Cádiz… En el partido de ida los agentes variaron sin previo aviso la ruta del autobús para que no fuera recibido pos los miles de aficionados que aguardaban su llegada. Esa pelea en Mérida parece que pasa factura.


A Santander se desplazarán más de medio millar de aficionados cadistas. Las 500 entradas que envío el Racing parece que se agotarán. Tres autobuses con el patrocinio de una marca de cerveza viajarán hasta Cantabria. También vendrán particulares y gaditanos que residen en la zona norte. En principio es un encuentro que no está declarado de alto riesgo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario