domingo, 5 de junio de 2016

Penalti en contra del corazón


Quizá un empate entre dos bandas rivales hubiese sido más justo en el típico partido en el que los nervios y la tensión hicieron que el balón tuviese afiladas navajas... Viendo al Cádiz y al Racing parece evidente que equipos como el Reus y el UCAM merecen sobradamente estar ya en Segunda División. Los cántabros fueron incapaces de marcar y los gaditanos solamente lo consiguieron de penalti. Fútbol y orden hubo poco. La eliminatoria sigue abierta, pese al varapalo que supone la derrota para los hombres que dirige Pedro Munitis. Sin ese penalti las valoraciones del choque serían bastante diferentes.

Antes de los cinco minutos Salvi se fue de Mikel Santamaría y puso un balón al área para que lo rematase algo forzado Dani Güiza. Óscar Santiago salvó en dos tiempos un tanto que parecía casi seguro. A los dos minutos desde la otra banda Álvaro García colgó un buen balón que despejó con contundencia el futbolista navarro del Racing, al que le tocó volver al lateral y bailar con la más fea. Munitis optó por un 4-4-2 con Dani Rodríguez en la media punta acompañando a Dioni. Parecía una ocupación de los espacios más racional de lo que habitualmente plantea. Migue regresaba al centro del campo y precisamente a Mikel Santamaría le tocaba lo más complicado, tratar de aguantar a Salvi. Sufrió bastante, aunque quizá menos de lo que se preveía a tener de esa primera acción.

El equipo local había salido en tromba ante un Racing acobardado y todavía bajo el efecto adormecedor del noqueo reusense. Un latigazo de Servando desde fuera del área obligó a intervenir de nuevo al cancerbero santanderino. Peña no había llegado bien a la presión y el defensa de San Fernando, que no parecía un central reconvertido a lateral sino la reencarnación de Roberto Carlos, tuvo demasiado espacio para armar su lanzamiento. En 12 minutos el Cádiz había tenido dos ocasiones clarísimas. El conjunto que entrena Pedro Munitis estaba  colocado muy atrás y renunciaba totalmente a la posesión del esférico.

A los 19 minutos una buena internada de Óscar Fernández por su banda derecha terminó en el primer saque de esquina a favor de los cántabros. Por supuesto el lanzamiento desde la esquina terminó en nada… Es complicado que un equipo ascienda a Segunda División sin saber botar bien ni un solo córner o una falta lateral. En esta faceta del juego el Racing tiene un lastre enorme. Resulta desesperante.

Dani Güiza, voluntarioso y con calidad pero al que le pesan los años y la vida disoluta que ha llevado, probó fortuna con una volea lejana que se perdió unos metros lejos de la portería. Los intentos ofensivos racinguistas casi siempre monopolizados por Migue terminaban siempre cortados por la omnipresente pelambrera del canario Aridane. Cuando al Cádiz se le acabó el ímpetu inicial el encuentro se convirtió en un correcalles de patio de colegio con dos equipos que tácticamente eran muy pobres.

Un disparo de Mantecón que interceptó Borja Granero estuvo a punto de abrir el marcador en el minuto 39. Los dos equipos regresaban a las caseta con 0-0 y el Racing podía respirar porque seguía vivo pese a todo.

En la segunda mitad varió el guión. El Racing salió muy bien y el Cádiz se diluyó. Una gran jugada individual de Borja San Emeterio con caño incluido a Carmona terminó con el balón dentro del área y controlado por Álvaro Peña. El jugador vasco cayó derribado por el Migue del Cádiz en un posible penalti. Munitis aseguró en la rueda de prensa que faltó picardía en este lance… Lo cierto es que no era pena máxima. Los racinguistas vivieron sus mejores minutos, pero este equipo no marida bien con el gol desde hace muchas jornadas… Peña carburaba y el equipo por fin tenía la posesión del balón y salía de la cueva buscando en las bandas a Migue y Óscar. El abc. Óscar Fernández dispuso de una doble ocasión pero su disparo lo despejó Cifuentes. El Cádiz llegó a estar contra las cuerdas durante unos instantes… El árbitro perdonó la expulsión al extremo jienense, hipermotivado, que dio y recibió por igual. El partido estaba abierto, un solteros contra casados top...

El empate a cero para el Racing no era un mal resultado visto lo visto, con una primera mitad del Cádiz y una segunda con los cántabros dominantes... Ninguno había marcado pese a que los andaluces habían tenido mejores ocasiones de gol.


Y justo en el mejor momento para los racinguistas llegó la jugada del infortunio. Muy del Racing. Borja Granero al ir a despejar un balón relativamente sencillo golpeó a Lolo Plá. Pena máxima, pena estúpida. David Sánchez convirtió el lanzamiento desde los once metros.

El gol desencajó por completo a los montañeses. El Cádiz se dedicó a dejar pasar los minutos con oficio y a buscar una contra que liquidase la eliminatoria. Por su parte, el Racing fue incapaz de reaccionar o de generar peligro. Un mal remate de Coulibaly que despistó a todo el mundo, pero que atrapó Cifuentes, y poco más. Para colmo de males Álvaro Peña vio una segunda amarilla muy rigurosa. La que no sacó a Migue...

Ni Cádiz ni Racing demostraron estar muy sobrados de argumentos para el ascenso. No ganó el menos malo, sino el que no cometió un error de bulto en el peor momento. Es la tercera derrota consecutiva del equipo de Pedro Munitis, que no marca desde el gol que hizo Óscar al Coruxo. Pese a todo, la escasa distancia entre ambos equipos invita a creer que la eliminatoria todavía sigue abierta.

Fran Díez


Cádiz CF 1: Alberto Cifuentes, Xavi Carmona, Aridane, Migue, Servando, Mantecón (Nana, minuto 85), Abel Gómez (Lolo Plá, minuto 51), David Sánchez, Salvi, Álvaro García y Dani Güiza (Jandro, minuto 67).

Racing 0: Óscar Santiago, Borja, Santamaría, César Caneda, Jon García, Granero, Óscar (Coulibaly, minuto 72), Peña, Migue García, Dani Rodríguez (Artiles, minuto 69) y Dioni (Manu Delgado, minuto 78).

Gol: 1-0 (Minuto 68). David Sánchez, de penalti cometido por Borja Granero sobre Lolo Plá.

Árbitro: Díaz de Mera Escuderos (castellano-manchego). Amonestó a Servando y Lolo Plá por los locales y a Migue García, Borja, Óscar, Dani Rodríguez y Peña por los visitantes.

Incidencias: Partido disputado en el estadio Carranza ante unos 15.000 espectadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario