lunes, 27 de junio de 2016

Se estanca otra vez el convenio


La parcela deportiva ya está bien encaminada con la llegada de Ángel Viadero, pero todavía queda por resolver la cuestión más complicada y peliaguda que tiene el Racing sobre la mesa: lograr levantar el embargo de la Agencia Tributaria. Para eso es necesaria una sola cosa: dinero. Mucho dinero. Es un asunto muy espinoso y que debe dar viabilidad a la institución. Sin eso el Racing está abocada a pedir la liquidación... Podría salir a competir, pero sabiendo que su final sería inminente y si poder asumir pagos o fichajes. No hay que olvidar que esta campaña se debe empezar a pagar el concurso de acreedores.

Después de que fracasara la opción del convenio con el Gobierno de Cantabria sigue abierta la posibilidad de firmar un acuerdo similar con un conjunto de empresas cántabras que encabeza ITM. El pacto parecía muy próximo a firmarse, incluso se especulaba con hacerlo ya esta semana que comienza o el viernes pasado. En cualquier caso todas las partes querían finiquitarlo antes de que concluyese junio, algo que parece complicado ahora mismo. Aunque se había dado la sensación de que no había mayores contratiempos es un concierto que requiere mucha documentación y contratos con muchas partes implicadas y garantías cruzadas. Hasta que no estén rubricados todos los papeles y, sobre todo, hasta que no esté el dinero en las arcas de Hacienda no hay que cantar gol… Y sin ese tanto, no hay victoria para el Racing. O al menos no habrá un club competitivo en la categoría y con opciones de pelear por el ascenso.

Con la empresa de telecomunicaciones y servicios ubicada en Cartes parece que hay buena sintonía, pero existe una “pata” externa en esta silla: el Ejecutivo regional que hace todo más burocrático y lento. El Gobierno de Miguel Ángel Revilla y Eva Díaz Tezanos siempre se ha mostrado partidario de ayudar al club de fútbol, pero no se pueden comprometer ni con una cantidad ni con un contrato ahora mismo. Es cuestión de fe. El Racing luciría publicidad del Año Jubilar Lebaniego en la camiseta y en otros soportes publicitarios de la institución por valor de cuatro millones de euros y además avalaría a ITM con el resto del dinero… Ese es el compromiso verbal e importante. Ahora queda el paso de lanzarse a la piscina, Algo que se ha retrasado demasiado y que hace que se enquiste la situación.

Entre eso y algunos matices por la entrada de estas empresas al accionariado del club, el acuerdo salvador para los racinguistas se ha vuelto a quedar algo estancado otra vez. Ahora se sigue trabajando en resolver problemas y explorar nuevas opciones… Es un proceso lento en el que el actual Consejo de administración está sudando la camiseta al máximo y que todas las partes quieren dar por concluido con final feliz. El Racing, algo más que una empresa centenaria, depende de ello. Los aficionados temen sufrir otra verano más de incertidumbre y agonía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario