sábado, 6 de agosto de 2016

Derrota válida en Villarcayo


Casi ninguna derrota sirve, salvo que sea en un amistoso de verano, ante un rival de superior categoría y te quedes con un hombre menos a los 15 minutos. El Racing cayó 0-1 en Villarcayo ante el Mirandés que había apabullado al Burgos hace unos días. Siguen las buenas sensaciones en una escuadra de Ángel Viadero a la que todavía le quedan de dar algunos retoques importantes, como la portería. La próxima semana ya estará disponible Iván Crespo y Raúl Domínguez empieza poco a poco a incorporarse a los entrenamientos dejando atrás sus problemas en el hombro.

Ángel Viadero alineó un once titular en El Soto que podría denominarse titular. Sacó todo lo que tenía, salvo quizá Granero en el doble pivote. Con otro guardameta y un central podría ser un equipo tipo a expensas de algún otro refuerzo. Los dos conjuntos arrancaron con muchas ganas y alternativas en ataque, pero el Mirandés golpeó de nuevo y Javier Hervás abrió el marcador a los ocho minutos. La defensa racinguista es muy lenta y se la gana la espalda con facilidad porque el equipo juega adelantado tratando de presionar arriba. Un problema que se está viendo mucho en esta pretemporada.


El Racing trató de reaccionar y tuvo un par de ocasión en sendos de remates de César Díaz y Alberto, pero poco después todo se torció con la expulsión de Óscar Fernández. El árbitro interpretó una agresión por un codazo en un forcejeo dentro del área en un saque de esquina. La inferioridad numérica también debe trabajarse y el equipo de Viadero solventó el problema bien. Héber Pena estuvo a punto de marcar en el minuto 21 después de un buen centro de Álvaro Peña. El Racing se replegó y dispuso de las mejores opciones de gol. César Díaz en el minuto 35 estuvo a punto de marcar, pero el balón golpeó lo justo en un defensa para terminar en córner. Con el 1-0 se llegó al descanso.

En la segunda mitad comenzó el habitual carrusel de cambios, con un triple ya en la caseta. Parecía que sin Álvaro Peña y un futbolista menos el Mirandés podía machacar al Racing, pero las dos primeras ocasiones de gol fueron para los cántabros. En ninguna acertó Dani Aquino. En el minuto 51 el guardameta de los burgaleses le sacó un buen remate de gol con la mano.

Poco a poco el conjunto que entrena Carlos Terrazas se hizo con el mando del encuentro aprovechándose de su superioridad numérica, pero sin que el Racing pasase grandes apuros. Cuando se iba a cumplir el tiempo reglamentario el hispano-francés Manu Delgado tuvo una gran ocasión, pero remató alto. A continuación Fofo se quedó solo delante de Viorel, pero el arqueo racinguista le ganó la partida en el mano a mano.


Mirándes 1: Sergio Pérez; Ruymán, Fran Cruz, Carlos M., Lázaro (C), Javi Hervás, Maikel, Néstor, Guarrotxena, Fofo y Abdón. También jugaron: Alex Ortiz, Rúper, Sangali y Eguaras.

Racing 0: Adrián Peón (Viorel, minuto 52); Córcoles (Sergio Ruiz, al descanso), Camus, Mikel Santamaría (Granero, minuto 73), Julen Castañeda (Gándara, minuto 73); Alberto (Manu Delgado, minuto 86), Álvaro Peña (Javi Cobo, al descanso), Óscar Fernández, Héber Pena (Somavilla, minuto 73); César Díaz (Coulibaly al descanso) y Dani Aquino (Pablo Goñi, minuto 73).

Gol: 1-0, Hervás aprovecha un centro largo para superar a la defensa y bate por bajo a Adrián (Minuto 8).

Árbitro: Rivero Guerra (Colegio Castellano). Expulsó a Óscar con roja directa en el minuto 15. Amonestó también a los racinguistas Granero y Manu Delgado y al burgalés Hervás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario