sábado, 20 de agosto de 2016

Mirando al futuro


Los ataques al Racing, la mayoría cargados de tintes políticos, sigue arreciando en redes sociales… Allí unos pocos parecen una mayoría indignada. Otras cuestiones de mayor trascendencia quedan detrás de la mayor cortina de humo posible: un equipo de fútbol. Luego, esos mismos críticos de todo que tenga que ver con el Racing, son capaces de argumentar que este deporte-negocio-sentimiento no tiene importancia con la misma vehemencia con la que se pasan horas y horas debatiendo de ese mismo tema que no parece tener relevancia alguna en nuestra sociedad. Si el ayuntamiento de la ciudad se gasta millones en obras que no entiende nadie, si se dan subvenciones millonarias a fondo perdido a panaderías o se construyen cinco pistas de pádel a 100.000 euros cada una no pasa nada. Todos miran para otro lado. El Racing tiene la culpa de todos los males de Cantabria. Igual que cuando se han dilapidado millones de euros en aventuras que parecían mucho más arriesgadas que este convenio publicitario y a cambio de nada. GFB, Néstor Martin y una larga lista de proyectos fallidos de todos los colores políticos.

Si el actual Gobierno de Cantabria acierta o se equivoca en este asunto se verá solamente con el paso el tiempo. Ahora todo son especulaciones vacías. Ni siquiera se han aprobado en el Parlamento los presupuestos de 2017 o se ha completado el acuerdo entre la empresa ITM y el club de fútbol.

Si el Racing logra ascender en unos años a Segunda División, o a Primera, solamente la lluvia de millones que genera para la región en impuestos por los derechos de televisión hará que muchos tengan que reconocer su error al atacar de forma desmedida a una acción más del Ejecutivo. No hay que olvidar que como máximo el Gobierno pondrá un millón de euros, como máximo ya que podría ser 100.000 euros o 600.000, en 2017. Un millón de un presupuesto de más de 2.550 millones de euros. Si dentro de unos años el club vuelve a necesitar dinero público o se vuelve a repetir la historia o no asciende nunca, pues seguramente habrá sido un fracaso de nuestros políticos. Uno más. Tampoco tan grave. Parece más fácil que el Racing logre alguna vez ascender a que una empresa de estufas dirigida por presuntos delincuentes y en competencia con otra empresa de la región levante el vuelo y llegue tan alto como el teleférico de Vega de Pas.

Si se da viabilidad al Racing gracias a ese dinero, pequeño en comparación con muchas otras partidas del Gobierno, podría ser una de las mejores inversiones posibles para esta tierra. Y no es a cambio de nada. El escaparate publicitario del fútbol está fuera de toda duda. ITM ya ha rentabilizado su inversión antes de poner el dinero. Todo el mundo les conoce ahora. Nada tiene que ver con la sanidad, la dependencia o la educación. Mezclarlo es hacer demagogia… ¿Qué debe ir antes? ¿La subvención a los partidos políticos? ¿A los sindicatos? ¿Un Gobierno no debe firmar ningún contrato publicitario? ¿Se debe gastar todo el dinero en los más desfavorecidos?


El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, aseguró esta semana que la comunidad autónoma ganará medio millón de euros si finalmente se lleva a cabo la contratación por parte del Gobierno de Cantabria de publicidad en el Racing por un máximo de 4 millones que planteará el Ejecutivo en su proyecto de Presupuestos regionales para 2017. "Ponemos 4 millones, para recibir 4,5", explicaba. No miente. Los críticos dicen que en realidad se ponen 8,5 porque esos cuatro los debe el club a las arcas públicas… Claro, pero si nadie pone el dinero se perderán cuatro como lágrimas en la lluvia y sobre todo, se pierde la posibilidad de que esa empresa, más allá del sentimiento, pueda  generar más dinero a medio y largo plazo. En la última década la cantidad de millones que dejó el Racing en la Agencia Tributaría se acercaba a los 70 millones de euros, más los diez que debe. Eran los buenos tiempos de los traspasos millonarios y la Primera División. A eso se renuncia por esos posibles cuatro millones a partir de 2017. Posibles. Puede ser menos si el club logra ascender. A los 77 puestos de trabajo directos, a los indirectos, al impacto económico… A todo eso se renuncia. A un presente y, sobre todo, a un futuro.


Y con todo este ruido, con todo este odio y viejas rencillas, de momento, ITM, la empresa que tiene que adelantar cerca de 10 millones de euros, sigue sin levantar el embargo del club. Encima de poner el dinero sobre la mesa algunos quieren adelantar ya una posible conspiración. Como cualquier empresa buscará su negocio, evidente. Es probable que terminen haciéndose con el control total del club… Un control al que renunció la afición en la única ampliación de capital libre que ha tenido la entidad. Precisamente alentando el “mirloblanquismo” y la “conspiranoia”. Lo que haga este empresa cántabra también deberá juzgarse en el futuro, no jugando a los adivinos de intenciones.

Si finalmente ITM no pone esos millones, el Racing desaparece. Decía Miguel Ángel Revilla que “se acabó la historia”. Algunos estarían felices, pero desde luego sería un golpe enorme para Cantabria en lo social y en lo económico. "Yo creo que la cosa no tiene dudas", defendía el presidente del Ejecutivo. Parece una buena operación para todas las partes. Un parche. Una solución. Eso también es gobernar. Arreglar entuertos, no enterrarlos. Donde no hay duda es que se está utilizando al Racing para atacar al mediático líder regionalista sin valorar realmente las consecuencias que tendría la desaparición del club en el futuro. Es cierto que en el pasado se tiró mucho dinero en el Racing, pero todos esos millones también se perderían, no habrían servido para nada, si se deja morir ahora al club santanderino. Un Gobierno debe mirar hacia adelante, poner bases para el futuro común y en eso también entra el dar viabilidad a empresas que puedan reportar beneficios en el futuro. El futuro.

10 comentarios:

  1. ¿Te parece poco esfuerzo los más de 700,000€ que aportaron los pequeños accionistas? Creo que no haya demasiados clubes en los que sus aficionados representen el 30% de su accionariado. Y más aún teniendo en cuenta los antecedentes y las campañas realizadas desde diversos medios de comunicación regionales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Un control al que renunció la afición en la única ampliación de capital libre que ha tenido la entidad."

      Marcos, yo creo que no se valora si la sociedad hizo mucho o poco sino que se da un dato objetivo: no cubrimos la ampliación de capital peses al enorme esfuerzo y la cantidad tan importante de dinero que se recaudó.

      Eliminar
  2. Correcto el artículo, siempre dependiendo del color del cristal con q se mira, en tu caso Fran es un interés palpable, haces un programa hablando del Racing, pero q pensarán todas las empresas privadas con problemas económicos??? Tienen el mismo derecho de rescate que él Racing, o no???? Y lo dice un futbolero adicto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un artículo de opinión así que es normal que lo redacte según su forma de pensar.
      Acusar a Fran Díez, eciclopedia andante del Racing, de buscar sólamente un interés profesional en la salvación del Club es no conocerle muy bien. Me parece un comentario un poco injusto por tu parte...

      Eliminar
  3. Te lo explico yo, al racing se le ha contratado un soporte publicitario y ese dinero sólo le puede generar el racing en Cantabria

    ResponderEliminar
  4. El problema para ti y para otros palmeros del consejo como tú, es que tendríais que hablar de petanca y eso lo lleváis muy mal. Intereses? Los primeros los vuestros.

    ResponderEliminar
  5. El articulo no hay por donde cojerlo.

    Primero Marcano, comprando la marca Racing por 10 millones de euros, decia que no ibamos a recuperar.
    Luego Montalbo, al que se le perdono el credito participativo, mas tarde Ali, un hombre sabio y bueno.
    42 millones de euros. Missing.
    Nadie preso.

    Los actuales, llegaron al Consejo, como todos, sin poner un euro, con la vitola de exjugadores, iban hacer un Racing de todos, fuera politicos. TRasparencia por bandera.
    PUes en las dos temporadas y media que llevan, 22 fichajes, no sabemos ni el coste ni las fichas.
    Tres ventas de jugadores, mas el rollo de Kone, no sabemos ni lo que han ingresado ni nada de nada.

    Con la disculpa de que si no desaparecemos.
    Pue que presenten la liquidación, no lo hace ni borrachos, no vaya a ser que venga alquien y les quite el caramelo.

    Y no pasa nada, ni responsabiliades, ni cuentas claras ni nada de nada.

    NO arriesgan nada

    El mismo cuento.

    Y si tenemos que desaparecer, pues, como otros club.
    Se cambian las siglas inciciales y a empezar en tercera.
    6000 abonados, dá para poco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que no hay por donde coger es la ortografía de este comentario.

      Eliminar
    2. Vale, de acuerdo... Pero, dejando a un lado los fallos ortográficos, ¿qué me dices sobre el fondo de la cuestión?
      No es la primera vez que se pone dinero público en el Racing, ni muchísimo menos. De hecho, otro Gobierno Psoe-PRC ya puso 18 millones de euros para, supuestamente, "comprar la marca Rácing". En realidad, se trataba únicamente de liberar a su amigo S. Díaz del crédito participativo que pesaba sobre él. Años más tarde, otro Gobierno PSOE-PRC hizo otra operación parecida con la empresa SEOP y todo lo que vino después (Alí Syed, etc...). Por mucho que os empeñéis, no lo vamos a olvidar...

      Eliminar
  6. "¿Vamos?" Hablas como si fueráis un grupo organizado en busca del bien!

    ResponderEliminar