martes, 9 de agosto de 2016

No por fichar antes se acierta más


El verano pasado en la primera quincena de agosto el Racing ya había incorporado a 11 futbolistas. Una cifra elevadísima. Luego llegaron otros cuatro fichajes, entre ellos dos futbolistas que iban a marcar la diferencia: Migue y Álvaro Peña, los dos últimos. En el mercado de invierno se realizaron otras dos contrataciones más hasta sumar 17 altas. Todo manejado desde esa enigmática comisión deportiva salvo alguna excepción como la de Coulibaly… El resultado: un rotundo fracaso. Prueba de ello es repasar la lista de bajas de esta temporada. De todo lo que llegó no sirve casi nada para un nuevo proyecto que tiene muy poco de continuista.

Este año a estas alturas —aunque todavía quedan seis días para el 15 de agosto se ha fichado la mitad, ocho futbolistas, contando como novedad la renovación de Álvaro Peña, al que se le presentó con una cláusula en su contrato que le permitía salir si le llegaba una oferta de última hora de Segunda División. Afortunadamente para el racinguismo el plazo para que se pueda ir ya expiró. Hubiese sido un auténtico varapalo para la institución que el centrocampista bilbaíno hubiese sido un visto y no visto en su segunda campaña en Santander.

Resulta llamativo el número de fichajes de un verano a otro: 7 a 11. La apuesta de Ángel Viadero por la cantera parece evidente, aunque todavía quedan por llegar tres fichajes como mínimo. El marcador final de altas de una campaña a otra podría ser de 10 a 15. Y no parece que hagan falta más retoques en el mercado invernal si se acierta con los fichajes de última hora: un delantero y dos centrales. El técnico santanderino debería también pensar en reforzar los laterales, un puesto en el que escasean los canteranos que puedan suplir a Córcoles y sobre todo a Julen Castañeda en el carril izquierdo.


Llegar al equipo a principios de julio tampoco asegura más minutos o un rendimiento mejor en el equipo. La temporada pasada de los seis primeros fichajes solamente uno, Dani Rodríguez, tuvo algo de continuidad y transcendencia en la fase regular, y eso que el gallego no terminó de acoplarse al equipo en ningún momento y fue probado en varias posiciones sin jugar nunca en la suya. Este año todas las incorporaciones parecen tener un porqué y su lugar en la estructura del equipo, salgan posteriormente buenas o malas.

Aunque se ha querido fichar con calma y preocupa cómo está ahora mismo configurada la defensa, lo cierto es que la plantilla está bastante armada y perfilada. Ángel Viadero volvió a recordarlo hoy en la presentación del portero Iván Crespo: “Tenemos que ajustarnos a un mercado que conocemos bien, hay que acertar en los últimos retoques y sin prisas. La base está hecha”. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario