domingo, 28 de agosto de 2016

Toque de atención, un empate en Barreiro



No hay regalos en la 2ªB y el Racing tuvo su toque de atención en Barreiro sumando solamente un punto. No se puede ascender sin sufrir en estos campos, pero a diferencia de las dos visitas anteriores a este lugar, que se saldaron con derrota 1-0, esta vez se empató a un tanto. Eso da una idea de que el conjunto que entrena Ángel Viadero es sólido, aunque esté todavía en fase de crecimiento. Pese a ser un partido gris de los racinguistas, de cinco raspado, el enfrentamiento se saldó sin derrota e incluso se pudo ganar al final. Las sensaciones no fueron malas.

En los primeros diez minutos el Racing salió a ganar y muy intenso. Después el equipo cántabro desapareció consumido como una cerilla. En ese inicio del duelo los santanderinos achucharon al Celta B e incluso pareció por un momento que podían ganar el encuentro fácil, como un trámite. Pero de esos partidos no hay en la categoría de bronce del fútbol español. César Díaz estuvo a punto de marcar con un disparo cruzado nada más arrancar el choque y Samuel Llorca en un córner botando por Héber también dio un buen susto a los locales. El filial celeste respiró, contó hasta diez y se hizo con el mando del centro del campo. Brais Méndez probó a Iván Crespo a los 13 minutos. El Celta B comenzó a tocar el esférico y el Racing desapareció. A los 19 minutos el guardameta cántabro tuvo que intervenir de nuevo. Pintaba mal la primera salida de la temporada.


En el minuto 32 Sergio Ruiz se sacó un zapatazo tremendo desde fuera del área y Néstor Díaz tocó lo justo para desviar el balón, que tocó posteriormente en el palo. El canterano lo daba todo, incluso sin una bota… Así estuvo jugando unos minutos. Tiraba solito de un carro que se había quedado trabado en un césped de Barreiro que se levantaba mucho. A Viadero no le gustaba nada lo que veía y retiró a Óscar en el minuto 33. El chico necesita también su toque de atención. Coulibaly puso lo que no estaba teniendo el de Renedo: intensidad.

Poco después llegó el gol de los locales. Su autor no podía ser otro: Borja Iglesias. El espigado ariete de Santiago de Compostela ha marcado en los tres últimos enfrentamientos del filial vigués con el Racing. Granero se volvió loco reclamando una posible falta del atacante y vio la cartulina amarilla por ello… El gallego le ganó la partida y se notó mucho que el racinguista no es central. Estuvo muy blando en esa acción. El Celta B siguió acosando la meta de Crespo. Un zurdazo lejano de Juan hizo que el arquero cántabro tuviera que esforzarse al máximo. En el Racing solamente Coulibaly y Aquino ponían algo de chispa arriba.


Así se llegó al descanso, con ese 1-0 preocupante. El Celta B se pudo ir con dos o tres goles a favor, pero solamente materializó uno. Tampoco es que fueran grandes ocasiones o que los gallegos generasen mucho fútbol, pero fueron mejores. El dominio era local y el Racing, inoperante, tuvo exclusivamente ocasiones puntuales.

El Celta B siguió siendo el dueño de la posesión en la segunda mitad y buscaba el segundo tanto que resolviese la contienda con ímpetu. Juan estuvo muy cerca de lograr el segundo gol. Su disparo se fue fuera con todo a favor tras una jugada de Brais. Allende tuvo de nuevo otra ocasión de gol y el Racing estaba contra las cuerdas. Granero se jugó una segunda amarilla fruto de esa tensión. Una genialidad de Dani Aquino en el minuto 55 puso las tablas en el marcador y la tranquilidad. El tanto llegó justo en el peor momento del equipo santanderino. El murciano aprovechó un buen pase de Álvaro Peña y puso darse la vuelta dentro del área para sacar un disparo cruzado letal.


Si el gol pudo haberle dado al equipo de Viadero el poso suficiente para ir a por el partido una jugada desafortunada de Peña le devolvió a los infiernos. El bilbaíno vio su segunda amarilla en una acción en la que debió tener más cuidado. Este Racing lleva un ritmo de expulsiones peligroso. Viadero había cambiado a Sergio, el mejor en el centro del campo, dando entrada a Santamaría, y había dejado sobre el césped a un Peña poco centrado. La expulsión obligó al técnico santanderino a reestructurar el once de nuevo. Juntó líneas y buscó las contras, sobre todo por la izquierda, con Héber Pena. Un centro atrás de Allende casi se convierte en gol en propia meta. Pese a la inferioridad el Racing apretaba buscando el gol. Tanto apretar el Errejota no aguantó… Es una vergüenza que futbolistas profesionales tengan que jugar con un balón de 15 euros.


En el minuto 35 de la segunda parte un saque de esquina botando por Héber lo remató Aquino de chilena y solamente el acierto de Néstor Díaz evitó un golazo cantado. A balón parado el Racing creaba mucho peligro. Tanto Santamaría como Llorca tuvieron sus remates peligrosos. El partido terminó con dos buenas acciones, una para cada bando, con Cobo y Brais como protagonistas. Al final, el punto no es malo ante un Celta B muy reforzado esta campaña y con el condicionante de la expulsión de Peña.

Adrián Rebaque


Celta B 1: Néstor Díaz, Kevin, Samuel, Samuel, Roger, Diego Alende, Ros, Juan (Juan Mera, min 59), Brais Méndez (Joao, min. 67), Borja Iglesias, Gus Ledes e Hicham.

Racing 1: Iván Crespo, Gándara, Borja Granero, Samuel Llorca, Julen Castañeda, Óscar Fernández (Coulibaly, min. 33), Álvaro Peña, Sergio Ruiz (Mikel Santamaría, min. 57), Héber, Dani Aquino y César Díaz (Javi Cobo, min. 64).

Goles: 1-0, min.34: Borja Iglesias. 1-1, min. 56: Dani Aquino.

Árbitro: Rodríguez García (Comité Asturiano). Amonestó a los locales Juan, Kevin, Borja Iglesias y Brais Méndez y a los visitantes Julen Castañeda, Mikel Santamaría y Álvaro Peña, éste último, en dos ocasiones. Expulsó al segundo entrenador racinguista, José María Lana.

Incidencias: Campo Municipal de Barreiro. Unos 1.000 espectadores. El césped se fue levantando con el trascurso de los minutos.

1 comentario:

  1. El Racing tiene qué tener un equipo lider, no puede arrastrarse por la segunda b

    ResponderEliminar