lunes, 5 de septiembre de 2016

El bueno, el feo y el malo del Racing - Pontevedra


El bueno
El protagonista de la película vuelve a ser Dani Aquino, que parece completar una trilogía fantástica en este inicio de campeonato. La semana pasada lo dejé claro en estas mismas líneas del‘Bueno, feo y malo’, aporta mucho más que el gol y lo repitió de manera similar su entrenador, Ángel Viadero, en los elogios al murciano en la sala de prensa posterior al triunfo sobre el Pontevedra. Para no ser repetitivo con el tema Aquino me quedo también con el detalle de que la victoria racinguista en casa fue la única del Grupo I. Hubo cuatro visitantes ganando su duelo y cinco empates. Eso da una idea de la solvencia del conjunto que ha armado el entrenador santanderino. El Racing ya es segundo en la tabla. Nada que ver con el titubeante arranque del curso pasado. También fue bonito ver debutar a Laro con su padre en la grada. Casi 39 años separan a los dos estrenos con la camiseta del club montañés.

El feo
A Viadero le cuestionaban en la sala de prensa por la ausencia de creación de juego en la medular. El eterno debate entre el fútbol de toque y un juego más directo… Al margen de la ausencia de Álvaro Peña, este Racing tiene un estilo muy marcado que no incluye perderse en la posesión y en los pases horizontales… Esto también es fútbol. El mismo deporte. Igual o más efectivo. Y esto es la Segunda División B. ¿Qué quiere una parte de la grada? Es como esa chica que tiene el pelo liso y se lo riza y a la inversa. Nunca está contenta. La manera de entrenar de Viadero y cómo juegan sus equipos es de sobra conocida. Como le espetó una vez Maguregui al danés John Lauridsen ante quejas similares sobre el fútbol directo que practicaba aquel Espanyol: “Si usted quiere dar espectáculo cuando termine el partido se va al centro del campo y se baja los pantalones”´. Amén.

El malo

Una lesión grave no se la deseas ni a tu peor rival. El primer tiempo terminó con Íker Alegre tendido en el césped. Se rompió solo cuando corría a por un balón que pudo haber generado una ocasión peligrosa. Falló la rodilla. No ha tenido suerte últimamente con las lesiones el extremo asturiano. Allí estuvo unos minutos esperando a los chicos de la Cruz Roja, dos mujeres y un hombre, que no pudieron levantar la camilla. Ni rastro del carrito de los heridos, quizá se lo llevó Pernía para jugar al golf… Les tuvo que ayudar a transportar al exfutbolista de la UD Logroñés el médico o fisioterapeuta del Pontevedra. La imagen no fue muy buena. Hay que estar más preparados para estas contingencias. Por cierto, Alegre cayó fulminado ante la mirada de Córcoles. El jugador del Racing más cercano. Pueden seguir las bromas con la dureza extrema de nuestro lateral y su mirada parda letal.

Fran Díez

No hay comentarios:

Publicar un comentario