miércoles, 21 de septiembre de 2016

Goles del Racing con historia 9


Fue el único gol que marcó aquella temporada y no hizo falta ninguno más. Se lo han recordado durante años y lo que le queda… Eso es algo que llevará con orgullo para siempre y hasta cuando ya no esté. Aquel gol de José Moratón entró directamente en la historia del club y nunca más se le olvidó a ningún racinguista. Es el gol de Mora. Fue uno de esos tantos que entran en la historia y que también la cambian. Con un Racing obligado a ascender por las perpetuas penurias económicas de no conseguir el objetivo se hubiese condenado al club a una etapa muy gris, negra tal vez. Ocurrió todo lo contrario, aquel gol catapultó al Racing a su época de oro en su más que centenaria trayectoria. El tanto se celebró como si el Racing hubiese ganado la Copa del Mundo y es que devolvía al club santanderino a la máxima categoría después de un añito en el infierno. Era la temporada 2001/2002. Una campaña que empezó mal y que sentó a Quique Setién en el banquillo con el equipo en puestos de descenso en la séptima jornada. El técnico santanderino sustituyó al paraguayo Gustavo Benítez y tirando de la cantera se inició una remontada que llevó al club hasta la segunda posición y el ascenso directo.

Pero el gol no quería entrar de ninguna forma aquella tarde, en la penúltima jornada. El rival, el Atlético de Madrid, no se jugaba ya nada, pero el Racing estaba negado. Los colchoneros eran campeones y no se empleaban a fondo… Pero el tanto se resistía una y otra vez.

Ya en el minuto 74, con los nervios a flor de piel, se abrió la defensa madrileña gracias a un toque de cabeza de Juanma. El balón le llegó a Moratón, que pudo rematar con el pie dentro del área a gol sin que Toni Jiménez pudiese hacer nada por evitarlo. El defensa santanderino corrió extasiado quitándose al momento la camiseta para enseñar otra que lucía debajo. Entonces no se sancionaba esta práctica. Bodipo trataba de frenarlo con un amistoso placaje.

Moratón había encargado esa semana una camiseta con la estela de Cantabria y el nombre de su abuela, familiares y amigos... Nunca había marcado con el primer equipo ni con el filial en 2ªB, pero tuvo un pálpito. Y acertó. Aquella fue la camiseta del ascenso.

La siguiente campaña sí que marcó. Nada menos que tres goles en Primera División, pero nadie se acuerda de cómo fueron o a quién se los marcó. Después ya se le apagó su idilio con el gol hasta que salió cedido a la Unión Deportiva Salamanca, donde marcó cinco tantos en Segunda División. Incluso dos en el mismo partido, un 5-4 al Elche con victoria de los charros. Lo suyo no era el gol, pero tiene uno que lleva su nombre. El gol de Moratón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario