lunes, 19 de septiembre de 2016

La solidez defensiva


Cinco equipos de los 80 de la Segunda División B han encajado un solo gol en estas cinco primeras jornadas de campeonato. Son los menos goleados de la categoría. Dos en el Grupo I (Racing y Lealtad), otros dos en el Grupo III (Cornellà y Hospitalet) y uno en el Grupo IV, el Melilla. El único del quinteto que es líder es el conjunto santanderino.

La solidez defensiva en la categoría de bronce del fútbol español es básica para lograr el ascenso. Así lo consideran muchos técnicos que conocen bien este tipo de fútbol. Es un requisito incluso más esencial que contar con un delantero de 20 goles como se ha demostrado en varias temporadas. Mariano, el delantero del Real Madrid Castilla, anotó 25 tantos la campaña pasada pero su equipo se quedó en Segunda B.

El entrenador del Burgos, Paco Fernández, alabó la faceta defensiva de los santanderinos tras el último partido. El asturiano no dudó en calificar a la zaga de los cántabros como la mejor. "El Racing es el equipo que mejor defiende ahora mismo de la categoría", indicó el extécnico del Racing. "Creo que el Racing es un equipo muy sólido y yo siempre pensé que en esta categoría para ascender necesitas esa solidez defensiva. En Segunda División B no se juega muy bien, no hay equipos que hagan filigranas o que la toquen en plan Barça. No hay nadie que arrolle al rival o que salga tocando desde atrás de maravilla. Aquí la solidez defensiva es fundamental y el Racing la tiene. Y tiene otra cosa muy importante que es la velocidad en el último tercio y eso determina muchos partidos. Me recuerda al último ascenso en el club cántabro, en aquella época teníamos a Koné y esa solidez atrás unida a la velocidad de arriba te puede dar un ascenso", argumentaba Paco Fernández.

Aunque en pretemporada había dudas sobre la línea defensiva del Racing, escasa de efectivos y también algo lenta, parece que el arranque liguero las está despejando completamente. Aunque eso sí, siempre cabe recordar que en un conjunto de fútbol defienden todos y en este Racing hasta los jugadores de más calidad se desviven con la presión, caso del atacante Dani Aquino.


La lesión de Julen Castañeda ha trastocado la retaguardia racinguista ya que era un fijo en la izquierda. El guipuzcoano estaba rindiendo a un nivel muy alto. Seguro atrás e incorporándose al ataque con éxito, aunque en pocas ocasiones. El club fichará un sustituto sin equipo.

Córcoles se ha afianzado en el carril derecho, es un futbolista con mucho oficio, aunque todavía tiene que afinar un poco su condición física. Es un duro de la antigua escuela: pasa el balón o el rival pero no los dos. Lo mismo le pasa a Samuel Llorca, que no había jugado minutos en la pretemporada que hizo con el Valladolid y que todavía está en fase de puesta a punto. Los dos defensas alicantinos, Samu y Corco, tienen 31 años y esa experiencia y raza necesaria en una categoría de muchos partidos trabados y de brega. Le han dado poso a la zona defensiva.

El central Mikel Santamaría todavía sigue siendo discutido después de una primera campaña en el Racing muy irregular. El defensa navarro está cumpliendo en este arranque liguero. A Borja Granero también le ha tocado ocupar la demarcación de central, aunque con escaso éxito.

El quinto hombre de la zaga es el canterano Miguel Gándara, al que le ha tocado ser comodín en las dos bandas. Habitualmente es central diestro, pero es un jugador muy polivalente y voluntarioso a sus 19 años. Como parte de esa zona defensiva cabe destacar al portero Iván Crespo, muy seguro y que ya ha aportado varias paradas de mérito, pese a estar varios partidos con poco trabajo.


Ángel Viadero es consciente de haber armado un equipo ordenado y con jugadores con mucha experiencia atrás: "El equipo tiene tablas, sabe estar y manejar situaciones difíciles con aparente normalidad... A pesar del domino del Burgos en la segunda parte salvo el disparo al larguero con el tiempo cumplido no ha habido otras ocasiones de peligro solamente algunos acercamientos". De momento, la estadística defensiva avala al equipo. Un solo gol en cinco partidos, dos en seis si contamos la Copa, y sobre todo le han generado muy pocas ocasiones de peligro. "Los números son los que marcan y eso es lo que cuenta al final. Estamos en una buena racha y concedemos pocas opciones al rival además de encajar pocos goles", afirma el entrenador santanderino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario