jueves, 8 de septiembre de 2016

Un copazo


A la salud del plante del honor. Beber para olvidar la tragedia futbolística de Laredo, el martirio de San Lorenzo. Este copazo de licor catalán sentó de maravilla al racinguista. El resultado corto de 2-1 no reflejó la ilusión que generó el triunfo. Otra ronda más abre las puertas de nuevos sueños.

No reservó nada Ángel Viadero. Ni siquiera el goleador Aquino tuvo descanso. Las únicas novedades en el once fueron el portero Raúl Domínguez, Peña tras el partido de sanción, el reclamado Óscar Fernández y el delantero Caye Quintana. Un equipo de titular de gala ante un Llagostera con bastantes más suplementes y tres jugadores del filial de salida.

Los primeros minutos fueron una copa vacía. Un gintonic sin ginebra. Un aburrimiento. El Llagostera tenía muchos problemas para sacar el balón jugado, casi para salir de su campo. El Racing dominaba sin crear peligro ni arriesgar lo más mínimo. El primer saque de esquina no llegó hasta que se cumplió el minuto 15. Poco después Dani Aquino estuvo a punto de sorprender al portero Ratti en una falta directa. El balón se marchó cerca del poste derecho.

A la media hora una carrera plena de potencia de Borja Granero desatascó el encuentro. Se echaba mucho de menos ver al centrocampista valenciano incorporarse al ataque. El recorrido es una de sus grandes virtudes. Granero le puso un gran centro a Caye Quintana y el onubense, bien desmarcado en el segundo palo, lo tuvo todo a favor para marcar el primer tanto del duelo. El 1-0 le dio pausa al Racing en un partido soso. El equipo santanderino comenzó a sentirse cómodo y a trenzar juego. Un chorrito de ginebra al gintonic poco cargado. Antes del descanso un pase de Llorca a Aquino y el posterior centro del murciano al desmarque de Caye Quintana permitió al andaluz tener en un mano a mano con Ratti. El Racing en dos pases es capaz de crear peligro. El onubense disparó cruzado a las manos del portero de los catalanes. Un error defensivo final, que resolvió Córcoles puso la nota negativa del primer tiempo justo antes de terminar la primer parte.


Nada más empezar la segunda mitad Héber Pena se sacó de la chistera un recorte, una bicicleta y disparó dentro del área al poste contrario por raso. Un golazo del gallego. El pobre defensa catalán se quedó convertido en piedra. Nada pudo hacer Ratti. Zurdazo alucinante para el 2-0 que sentenciaba la eliminatoria. Era el minuto 49.

En el minuto 52 el colegiado no señaló un penalti de libro sobre Caye Quintana que hubiera decantando el choque. El delantero fue agarrado dentro del área de una manera descarada y su camiseta hummel se estiró de una manera tan vistosa que dio el cante. Es imposible que el árbitro no lo viera… Tampoco quiso ver una falta obvia sobre Aquino al borde del área. En esa acción perdonó la cartulina al zaguero de la Llagostera. No quiso sacar tarjetas y perjudicó mucho a los locales. Justo cuando todos estaban protestando la falta llegó el gol de Cana. Pase largo, error de la zaga, un Santamaría poco contundente y gran parte del trabajo rodando montaña abajo… Muy injusto, fue el colegiado Román Román el que se había comido dos acciones en contra de los visitantes determinantes. Si señala el penalti sobre Quintana, como una catedral de grande, el partido estaba muerto.

Pese al 2-1 el Racing no pasó apuros y se vino arriba. En el minuto 65 tras un córner botado por Héber Granero remató al larguero de cabeza. El valenciano volvió a disfrutar en el terreno de juego, aunque tampoco le faltó su tangana habitual… Demasiado temperamento.

El Racing enrabietado por la traca arbitral se volcó en ataque con todo y rozó el tercer gol en varias acciones. La más clara un uno contra uno de Dani Aquino en el minuto 79. Al murciano se le hizo de noche ante el portero. No es dios. Es el hijo del Toro Aquino, no de Maradona. El show del árbitro continuó, perdonó cartulinas y eso hizo que el partido se le fuera de las manos. También escamoteó otro penalti sobre Laro. Al final, el Racing fue muy superior al Llagostera y al árbitro. Todavía hay cosas que corregir y nada garantiza el ascenso, pero el equipo de Viadero es un panzer difícil de frenar en la invasión de Segunda.

Fran Díez


Racing 0: Raúl Domínguez; David Córcoles, Samuel Llorca, Mikel Santamaría, Julen Castañeda, Borja Granero, Álvaro Peña, Óscar Fernández (César Díaz, minuto 58), Héber Pena (Laro, minuto 75), Caye Quintana y Dani Aquino (Javi Cobo, minuto 83).

Llagostera 0: Ratti; Albarrán, Samu (Rubén Martínez, minuto 61), Elóiz, Maso (Manel, minuto 71), Setti, Robert, Albert Vivancos (Pol Calvet, minuto 38), Cano, Álex Colorado y Soufi.

Goles: 1-0, Caye Quintana a pase de Granero tras una gran internada del valenciano (Minuto 30); 2-0, Héber tras jugada personal (Minuto 49); 2-1: Carlos Cano (Minuto 54).

Árbitro: Román Román (Colegio Castellano-Leonés). Amonestó a Elóiz y Rubén Martínez por parte visitante. A Granero del Racing. Estuvo muy mal. Se comió un penalti a Caye Quintana muy claro. Perdonó varias tarjetas al Llagostera en un partido que no tenía complicaciones. Él solo les metió en la eliminatoria.

Incidencias:  5.456 espectadores. Siguiente partido en El Sardinero después del plante de Copa de 2014. Tarde noche veraniega, pese al aviso de galerna y mal tiempo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario