viernes, 16 de septiembre de 2016

Un partido de confirmación


El domingo a la seis el Racing afronta en los Campos de Sport un partido de confirmación ante un Burgos que llega con el sambenito de víctima propiciatoria. El líder del Grupo I puede asestar un golpe a la confianza del resto de candidatos a la primera plaza. El rugido del león, del rey de la selva de bronce. El conjunto que entrena Ángel Viadero puede coger carrerilla y convertirse en una apisonadora.

El Burgos llega herido a Santander. Un punto de 12 posibles y una eliminación en Copa a manos del Caudal muy dolorosa. El equipo de Paco Fernández no ha dejado de encajar goles absurdos tras errores garrafales. El tanto en propia meta de José Manuel Pérez es uno de los goles más tontos de la temporada. Precisamente, el defensa sevillano regresará al once en Santander después de ese fallo que ha dado la vuelta al mundo.


Al estado depresivo y sin confianza del Burgos se suman tres bajas importantes para el domingo: el canario Armiche Ortera, el central Ramiro Mayor y el delantero Diego Suárez. Además, Fito Miranda ha arrastrado molestias toda la semana, aunque parece que será de la partida. Paco Fernández ha optado por cambiar de portero e instaurar una defensa de cinco en busca de que el equipo gane en solvencia defensiva y confianza. La esperanza es que se le atragante al Racing un rival encerrado atrás.

En principio, salvo derrota escandalosa, el puesto de Paco Fernández no corre peligro. El asturiano se jugará el ser o no ser ante el Deportivo Palencia en El Plantío en la siguiente jornada. Poco margen le queda. Nadie esperaba a un Burgos con tan mal arranque. En teoría el equipo está construido para luchar en la zona noble de la tabla, aunque tiene un presupuesto más de clase media. “Ni en mis peores pesadillas me podía imaginar este inicio”, aseguró esta semana Juan Carlos Barriocanal, el presidente de los burgaleses.

Ángel Viadero rehuyó los sentimentalismos que podría generar enfrentarse a su exequipo. “Nosotros a día de hoy, estamos para lo que estamos: competir y ganar a cualquier rival. Estuve un año muy bueno allí y le guardo cariño al Burgos. Hicimos un trabajo muy serio y creo que se dio un pasito más respecto a lo que habían sido los últimos años del club, pero ahora es el rival de esta semana al que hay que vencer”, aseguró el entrenador cántabro. Paco Fernández reconocía que le sería difícil no emocionarse en su vuelta a El Sardinero, pero que es un profesional y tendrá que estar pendiente de su trabajo.

Para el entrenador del Racing el adversario no permitirá relajación en su equipo ni descuidos: “Es cierto que llegan en una situación complicada, pero tienen una plantilla muy buena a nivel individual y colectivamente todavía están adaptándose, les está costando, pero es algo normal después de muchas incorporaciones. Tienen un buen nivel. y un técnico extraordinario que sabe navegar en situaciones comprometidas. Hay que respetar muchísimo al rival”. Viadero quiere cero confianzas, especialmente en casa. La fama histórica del Racing de resucitar más muertos que en Walking Dead sigue estando semienterrada, aunque la plantilla de esta temporada no parece muy dada a los regalos. “Somos un equipo muy perro”, afirmaba esta semana Dani Aquino. Quizás a los cántabros les ha costado sacar adelante encuentros como el del Palencia, Ferrol o Vigo, pero incluso en los peores momentos han sacado puntos. Los soldados de Viadero todavía no han perdido una batalla.


La única baja, la del lateral zurdo Julen Castañeda, será suplida por un canterano hasta que se fiche a un jugador sin equipo. Miguel Gándara o Sergio Camus ocuparán ese puesto ante los burgaleses sin alterar el resto del once. Al entrenador santanderino no le gusta variar mucho el equipo si funciona. No tocar lo que está bien. Aquino y Coulibaly ocuparán la delantera, con Peña y Granero en el doble pivote. En la banda izquierda entraría Héber y en la derecha César, con alguna opción para Óscar, pocas. La Roca Córcoles en el lateral diestro acompañando a Llorca y Mikel en el centro de la zaga. En la portería, Iván Crespo. Es complicado ganarse un puesto en este once de momento.

El colegiado del encuentro será el gijonés Jaime Ruiz Álvarez, que a sus 29 años ya acumula siete temporadas en 2ªB. Antes del partido se podrán adquirir ya las entradas para el desplazamiento a Villaviciosa en las taquillas del estadio, que estarán abiertas desde las 12.

No hay comentarios:

Publicar un comentario