viernes, 2 de septiembre de 2016

Una Junta liberadora y legal


La demanda de Ángel Lavín, alias ‘Harry’, y Manuel Ruiloba, conocido como ‘Manolo Submarino’ no tenía demasiado recorrido. Pedían en el juzgado volver en el tiempo al 31 de enero de 2014 e invalidar la llamada Junta de la liberación del Racing, que había sido convocada por un juez, además de otras dos posteriores. Querían retrotraer la situación del club a ese punto y por tanto, exigían su desaparición formal. Una aberración. No era cuestión de regresar, era acabar con el Racing.

La jueza de apoyo del Juzgado de lo Mercantil Número 1 de Santander, Cristina Rodiz, desestimó esta petición de los antiguos dirigentes del club, aunque dirigir dirigieron muy poco… “La impugnación de estas juntas objeto de controversia sólo traería más problemas a la sociedad deportiva demandada, que siempre ha intentando regularizar su situación y actuó de buena fe”, indica en la sentencia. La lógica. Lavín y su banda, o cuadrilla, ya han anunciado que recurrirán la sentencia, aunque no parece que tenga demasiados visos de prosperar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario