viernes, 28 de octubre de 2016

Dos estilos diferentes para alcanzar el mismo objetivo


Son dos estilos de juego muy diferentes. Dos conceptos de fútbol igual de válidos. Dos caminos para llegar a la victoria, al objetivo del ascenso. El Racing es el orden y la verticalidad; la Cultural Leonesa es juego de toque y combinativo. Uno controla la posesión al máximo y el otro deja hacer al rival para fulminarle. Los dos defienden bien y atacan mejor. Tienen calidad y son los gallitos del Grupo I. Sus números son espectaculares.


También los dos entrenadores son muy diferentes. Ángel Viadero le saca a 16 años a Rubén de la Barrera, que tiene solamente 31. El cántabro se siente más cómodo con el chándal y el coruñés es capaz de enfundarse un ajustado traje con brillo para recibir al Real Madrid. Los dos técnicos son fieles a su libreto e imponen un estilo muy marcado para sus escuadras. Al santanderino no le sacas del 4-4-2 y el gallego apuesta por un 4-2-3-1. Uno no utiliza mediapuntas, aunque en realidad Dani Aquino ejerza de ello, y otro adora el mediapuntismo.


“Nos enfrentamos dos equipos con diferentes estilos. Ellos están siendo muy eficaces y hacen muchos goles mientras que nosotros controlamos los partidos de forma distinta. En el fondo se trata de ser competitivos y los dos, cada uno a su manera, estamos lográndolo”, asegura Ángel Viadero. El técnico racinguista reveló que “siempre hay aspectos tácticos del rival que contemplamos pero queremos mantener nuestra identidad, que pasa por ser dinámicos y verticales en ataque. Ellos elaboran mucho el juego desde atrás y, tal como demuestran los resultados, su entrenador está desarrollando muy buen trabajo”. Ninguno renuncia a sus señas de identidad.


Rubén de la Barrera también ha elogiado la labor de Ángel Viadero, que ya es un clásico de la categoría: “Es un entrenador que logra todos los años equipos competitivos, cuesta hacerles gol, se desordenan entre cero y nada y atacan de forma veloz con pocos jugadores. Estamos obligados a defender bien, porque allí para ganar tienes que hacer un partido completísimo”. El míster racinguista resuelve la ecuación entre estas dos filosofías del balón: “Al final, lo importante es ser competitivo y ganar. No hay estilos mejores o peores. Hay que ser respetuoso con todos los gustos. Los estilos están muy bien, pero lo que importa es ganar y ser un equipo fiable. Cada uno busca el camino que quiere".

El técnico gallego no tuvo suerte en el filial del Valladolid, pero al Guijuelo le hizo jugar muy bien en esta categoría con la misma filosofía de juego de posesión, tal vez arriesgada para la Segunda B… Ahora se han encontrado una plantilla que tiene calidad suficiente para desarrollar ese estilo de toque y hasta la fecha ha logrado una superioridad brutal sobre todos los rivales. Excepto ante el Real Madrid, claro.


Sus equipos juegan en corto, elaboran mucho el fútbol desde atrás y eso choca con el estilo del Racing, mucho más vertical. Ese tiquitaca, muy del Barcelona de Pep Guardiola que poco a poco se ha ido pasando de moda. Es un sistema no apto para todos y menos en categorías menores. Una buena presión adelantada suele fundir los plomos de estos equipos en una categoría donde abunda más el patadón que la delicatesen balompédica. El Racing ha ensayado esta semana una presión algo más adelantada de lo habitual, aunque no es algo que resulte sencillo de ejecutar. "Tenemos que tratar de minimizar a un gran equipo como es la Cultural y dañar, con nuestras armas, su sistema defensivo", señaló Viadero. El entrenador coruñés espera en El Sardinero “una Cultural dominante, atacando con inteligencia, generándoles problemas y, evidentemente, reduciendo sus posibilidades de contraataque porque ellos sobre todo contraataque y situaciones de balón parado es lo que se van a basar y agarrar”.

El duelo entre Racing y Cultural Leonesa será muy interesante por ese choque de diferentes concepciones del mismo juego. Un duelo de planteamientos tácticos con jugadores de mucha calidad para la categoría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario