lunes, 24 de octubre de 2016

El bueno, feo y malo del Ponferradina-Racing


El bueno
Cuanto más bella es la vida más feroces sus zarpazos, cuantos más frutos consigo más cerca estoy de perder”. Me da miedo citar la letra de una composición de Carlos Goñi por si le dan el Nobel de Literatura. Lo venía diciendo Ángel Viadero en las últimas semanas, tanta acumulación de victorias te acercan al primer batacazo… El técnico casi invocaba la derrota. Y precisamente besas la lona ante Munitis. El entrenador del Barrio Pesquero fue el héroe de la jornada. Tiene un mérito tremendo haber cambiado la cara de un equipo en tan poco tiempo. Estaba hipermotivado y supo transmitírselo a sus futbolistas, que mordieron el hueso. La Deportiva Ponferradina de Munitis jugará fase de ascenso. Eso es seguro, pero veremos en qué puesto. También lo hará el Racing. Esto es muy largo.

El feo
Chavero vomitando en el césped es una imagen suficientemente epatante. El centrocampista barcelonés terminó extenuado y tuvo que salir en camilla del terreno de juego. En realidad, tenía que haber salido mucho antes del césped, pero expulsado. El árbitro cacereño Sánchez Laso, el que fuera subcampeón del mundo de taekwondo, permitió el juego brusco de la Deportiva Ponferradina. Es monitor de la Federación Extremeña de Taekwondo especialista en patadas así que debía estar extasiado con el espectáculo de El Toralín.


El malo
Ángel Viadero había declarado en la previa del choque que éste era el partido más difícil hasta la fecha para el Racing. Justo para este duelo le dio por introducir novedades en el once titular y en el esquema de juego. Un ataque de entrenador de libro. Es cierto que desde los albores de la pretemporada lleva ensayando con Laro Setién en la banda derecha, pero no era el momento ni el lugar para tocar lo que funcionaba. Tal vez en casa ante un rival más flojo puedas probar algo así… Echó a los leones al canterano. Con Óscar, César Díaz o Couliblay en la banda derecha quizá el resultado hubiese sido el mismo. Es muy probable. No se puede ser ventajista, pero Viadero se disfrazó del Munitis de la temporada anterior variando su libreto, renunciado a su estilo en función de unas supuestas características del rival. El entrenador pensó en sorprender al rival y salió trasquilado. Hizo difícil lo fácil. 

Fran Díez

No hay comentarios:

Publicar un comentario