domingo, 30 de octubre de 2016

Partidos en la niebla


No hubo peligro de que se suspendiera el partido a causa de la niebla, pero muchos aficionados del Racing acudían al estadio con ese temor. Era un día muy de Halloween, pero esta niebla no ocultaba monstruos como la de Stephen King sino un partidazo de fúbol. Al conjunto santanderino le interesaba jugar y la densa niebla se fue disipando a medida que transcurrían los minutos. No era suficiente para aplazar el duelo. A las nueve, ya con las torretas de luz encendidas, se veía perfectamente en el césped. Siempre es peor para las televisiones desde lo alto de la grada, pero también se solventó la retransmisión sin problemas.

No hubiese sido la primera vez que se aplaza un encuentro del Racing debido a este motivo meteorológico. Era todavía más frecuente en los viejos Campos de Sport, ubicados más cerca del mar y con una iluminación artificial más deficiente.

El más famoso de los partidos suspendidos por niebla en Santander fue el de 1978 ante el Atlético de Madrid. Se jugó dos días después con cierta polémica porque ninguno de los dos clubes se ponía de acuerdo con la fecha y el horario. Santander fue el Londres victoriano. Finalmente se jugó el martes y racinguistas y colchoneros empataron a uno. En 2006, en los nuevos Campos, el Racing de Zigic y Munitis derrotó al Valencia 1-0. En algunas fases del choque apenas se veía nada debido a la niebla, pero el árbitro, Rubinos Pérez, entendió que se podía jugar. En un principio dio la sensación de que la niebla levantaba, pero ocurrió todo lo contrario y en la recta final del choque apenas se percibía el balón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario