miércoles, 16 de noviembre de 2016

A toro pasao


El Racing volvió a dejar los deberes para el final y todos sabemos lo que eso conlleva: el riesgo de dejar las asignaturas para septiembre y tener que tripitir, o sea encadenar tres temporadas en 2B, algo que no nos tendría que preocupar más allá que es una categoría impropia de la historia del club. El gol de Aquino sobre la bocina no debe ser el árbol que nos esconde el bosque, o mejor dicho el poste metálico que nos impidió ver la retransmisión de la tevega. Las carencias siguen ahí. Pero el carácter también y debemos quedarnos con eso. A diferencia de otros años, concretamente el último, el equipo ha demostrado carácter para reaccionar. Casi siempre de forma milagrosa sí, pero los balones no entran solos en las porterías ni se los meten los propios guardametas. 

A toro pasao, es fácil decir que el Racing lo buscó más y lo mereció más y que el resultado, postes y ocasiones mediantes, es tan justo como ajustado. La banda izquierda no funcionó. Es un hecho. Heber Pena y Leo Bontempo saben que hicieron, tanto el uno como el otro, su peor partido en el Racing y que, si no fuera por las penurias de la plantilla, su actuación bien merecería un descanso en la grada o en el banquillo en forma de decisión técnica. Lo bonito del futbol es que el domingo siguiente tienes otra oportunidad para demostrar que eres más que valido para vestir la camiseta y que una mala tarde la tiene cualquiera. Heber y Bontempo, por trayectoria merecen la confianza como la tuvieron otros jugadores en momentos inciertos. 

La exigencia aquí es máxima: ser primeros y subir. El cariño también es máximo: en contados sitios en esta categoría se sigue a un equipo con tanta efusión. Pero para recibir, hay que dar en el campo. No hay otro camino y nunca lo habrá que decía Bukowski. 

Entran nuevos accionistas al club. Bienvenidos. Pasen, pasen, aquí también serán aclamados si vienen a aportar y no a llevárselo, como desagraciadamente en nuestra historia reciente tanta veces ha ocurrido. La llegada de nuevos accionistas y el consiguiente reparto trae consigo los correspondientes rumores. Ampliación is coming. Y hay quien se desespera porque sus acciones ya no valdrán lo que valían cuando las compro. ¿Amigo accionista, en serio compraste acciones para ganar dinero? ¿Pensabas que te iban a dar un retorno del 15% y un adosado en Torrevieja? ¿Crees que tus acciones a día de hoy tienen algún valor? Las aportaciones que todos hicimos fueron para salvar al club y saldar algunas de las deudas más o menos justificadas de los antiguos gestores. De aquellos polvos, y nunca mejor dicho, estos lodos. 

La ampliación de capital y el matrimonio no son para toda la vida. Somos una Sociedad Anónima Deportiva, muy a mi pesar, pero lo somos y nadie nos va a permitir, de momento, ser otra cosa. ¿Queremos o no volver al futbol profesional? Para ello, toca ganar los domingos y jugar según las reglas. Esto último no es plato de buen gusto, intentemos al menos disfrutar las victorias de los domingos, incluso en el 93, que cunden tanto (o mas) como aquellas actividades a las que los ínclitos gestores se dedicaban sin control, espasmo y frenesí.

Pierre Mahe

No hay comentarios:

Publicar un comentario