viernes, 11 de noviembre de 2016

El reparto accionarial del Racing


No es secreto, ni hay conspiración en el reparto accionarial del Racing. Según se desprende de las cuentas anuales y del informe de gestión con fecha del  1/07/2014 al 30/06/2015 presentados por el Racing en su última junta general de accionistas, el capital social de la Sociedad Anónima Deportiva es de 2.717.720 euros repartidos en 543.544 acciones de cinco euros de valor nominal cada una.

En los últimos días el Grupo PITMA ha hecho efectivo un crédito participativo al Racing por 1,2 millones de euros cuya conversión en capital se ejecutará en la próxima ampliación de capital que se convoque en la Junta General de Accionistas del 17 de diciembre. En la práctica supone que esa deuda contraída por el Racing con el conglomerado de empresas de Polanco se convertirá en acciones y el capital social pasará de los 2.717.720 de euros actuales a 3.917.720. De esta forma, el Grupo PITMA entrará directamente en el accionariado con un 30,63% del capital social, lo que le convertirá en el accionista mayoritario, aunque muy lejos de poder tomar decisiones en solitario. Sus dos propietarios, acompañados del abogado de la empresa, han entrado ya a formar parte del Consejo de administración.

La consecuencia inmediata será la reducción de participación de los actuales accionistas en el mismo porcentaje de tal manera que Inmoarrabi, hasta ahora máximo accionista, verá como su 29,44% actual tal y como se desprende del informe de gestión se verá reducido a un 20,42%. Se diluye un protagonismo que nunca ha tenido ni querido. No han entrado a formar parte del Consejo y siempre han dado al Racing todo tipo de facilidades.

La Fundación que actualmente cuenta con una participación ligeramente inferior a 203.000 euros pasaría de un 7,47% a poco más del 5%. También es accionista de referencia la empresa naviera y logística de Bangladesh, Conveyor, que invirtió 216.000 euros en la ampliación. Tiene un 7,47% del capital y pasará a tener poco más del 5.

Los pequeños accionistas junto con empresas como Hummel o el grupo de los denominados “hombres buenos” o de los exfutbolistas, que aportaron cantidades iguales o inferiores a 25.000 euros también reducirán su participación. De un poco más del 55% descendería al 38, aunque son acciones muy fraccionadas y sin nadie que las aglutine. Incluso dentro del grupo de los exfutbolista hubo un abandono tan sonado como el de Quique Setién. La Asociación de Pequeños Accionistas, AÚPA, tiene una representación accionarial ínfima.


No se puede hablar de atomización del capital social fallida en un club que ha llegado a tener dueños con un porcentaje accionarial superior al 95%. La ampliación de capital se salvó en el último momento con una movilización popular de última hora que recaudó dinero, pero menos capital de lo necesario. Fue el mínimo legal. No se puede pedir un mayor esfuerzo a la sociedad cántabra, que demostró tener un cariño enorme al club… El capital de la entidad sigue estando muy repartido para lo que es la situación general de los clubes españoles y europeos. Esto tiene sus ventajas e inconvenientes, pero desde luego es lo que deseaba un sector mayoritario de la afición, que el Racing fuera de la sociedad cántabra.

El reparto accionarial del club cambiará todavía un poco más después de dicha ampliación. Actualmente el Consejo de administración del club y el Grupo PITMA negocian la entrada en el Racing de otras empresas de Cantabria. Quieren que empresarios fuertes entren a formar parte del proyecto y que se impliquen en algo tan importante para la Comunidad Autónoma. Por eso también se ampliará la composición del consejo hasta los 12 miembros que permiten los estatutos. Ya hay grupos empresariales potentes dispuestos a desembarcar en el Racing y se sigue trabajando en esa línea. Buscando puntos de apoyo.

¿Cómo entrarán más empresas si la ampliación está cerrada a esos 1,2 millones de euros del Grupo PITMA? Pues comprando títulos a alguno de los actuales propietarios. Existen tres opciones claras visualizando los diferentes paquetes accionariales: Inmoarrabi, Conveyor y la Fundación Racing. Cualquiera de ellas puede ser una vía. En su momento Conveyor, la empresa de Bangladesh, hizo una aportación decisiva para salvar la ampliación. Las donaciones populares, incluso con aquella iniciativa de las huchas en las calle, fueron muy emotivas y sentimentales, pero no bastaban. Para recuperar las acciones de Conveyor al mismo precio se incluyó una serie de cláusulas según explicó el presidente Manolo Higuera. Con la Fundación Racing tampoco habría ningún problema, ambas instituciones trabajan de la mano y en la misma dirección. Los guipuzcoanos de Inmoarrabi tampoco han tenido nunca ni un mal gesto para el Racing. Cualquiera de las tres vías podría ser una opción para dar entrada a empresarios de Cantabria con un pequeño porcentaje, algo muy positivo para el club. 

2 comentarios:

  1. Esto...

    http://www.racinguismo.com/2016/06/quique-setien-pido-disculpas-los.html

    ResponderEliminar