martes, 8 de noviembre de 2016

Empezar ganando o empezar perdiendo


Al Racing le cuesta remontar un resultado adverso desde que han comenzado a torcerse la situación deportiva. La ansiedad de los futbolistas racinguista se ha mostrado de manera patente en el terreno de juego. Cada fallo acarrea una serie de gestos o protestas al árbitro. Los casos de Dani Aquino o Álvaro Peña son muy significativos al respecto. El equipo comienza a desquiciarse y necesita con urgencia un triunfo.


En las últimas cinco jornadas el conjunto que entrena Ángel Viadero siempre ha ido a remolque en el marcador, excepto el minuto final ante el Tudelano. En las ocho primeras jornadas el viento siempre sopló a favor y ese primer gol no tardó en entrar, o al menos casi nunca se fue por detrás en el marcador. En las primeras ocho jornadas el Racing solamente fue por detrás en el marcador en dos partidos, 21 minutos ante el Celta B y 47 minutos frente al Lealtad.


En las últimas cinco jornadas sólo se ha ido por delante en el marcador un minuto de los 720. Fue ese instante final ante el Tudelano con la consecución del segundo tanto sobre la bocina. El resto del tiempo se ha jugado con tablas o con el marcador adverso. El equilibrio es imposible en este Racing.

En las seis ocasiones en las que el Racing ha marcado primero se ha terminado ganando, aunque da la sensación de que el equipo ha ido perdiendo esa mentalidad ganadora, de salir desde el principio a ganar, a no dejar respirar al contrario. La derrota en El Toralín ante la Deportiva Ponferradina y la pérdida del liderato creó cierta frustración y ansiedad en la plantilla. En dos ocasiones la escuadra santanderina se puso por detrás en el marcador y terminó venciendo el duelo, ante el Valladolid B y Tudelano. Y en tres se consiguió empatar: Somozas, Cultural y Celta B. Cinco “remontadas”, aunque la de Somozas y la de casa ante los leoneses dejaron cierto regusto agridulce, no son tampoco un mal dato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario