martes, 15 de noviembre de 2016

Goles del Racing con historia 10


Comenzamos el décimo capítulo de 'Goles del Racing con historia' con un tanto legendario de Chus Abad en el Vicente Calderón. Fue en la temporada 86/87 y el Racing ganó al Atlético de Madrid 0-1. Ese partido es muy conocido porque el conjunto santanderino alineó un once de futbolistas cántabros con dos cántabros también entrando desde el banquillo. El delantero Miro había nacido en Galicia, pero se habían criado y formado en Santander. El último cambio fue precisamente Manolo Higuera, hoy presidente del club, por Miro. Maguregui dirigía aquel equipo, que pese a la victoria a domicilio ante los colchoneros terminó perdiendo la categoría y descendido a Segunda. Abad marcó aquella campaña cinco goles.

Los dos siguientes tantos son del navarro Benito Ballent, un mito para los aficionados racinguistas de los años noventa. El primero se lo marcó a la Gimnástica de Torrelavega en la temporada 90/91, con ambos clubes en Segunda División B. Los santanderinos vencieron 3-1 y este gol fue el que puso en el marcador el 2-0. La portería torrelaveguense estaba defendida por un exracinguista, Moncaleán, y en el banquillo blanquiazul se sentaba su hermano, José Ramón. La jugada previa al gol, espectacular, es de Pedraza. El segundo gol del atacante navarro en el vídeo es un remate acrobático muy del estilo del sueco Ibrahimovic.

El siguiente tanto de nuestra lista, el 62, es una galopada del bilbaíno —aunque nacido en Burgos— Juan Carlos Txutxi De Diego con una excelente finalización. El delantero arranca la jugada en campo propio. En su primera temporada en el Racing, en Segunda B, anotó 23 goles, contando los de la fase de ascenso. Luego en Segunda marcó nueve y cuatro en la siguiente campaña, también en la categoría de plata.

Terminamos el décimo capítulo de 'Goles del Racing con historia' con otro tanto de Benito Ballent, en este caso en Segunda División al Real Murcia en la temporada 1991/1992. En la celebración el ariete de Valtierra se agarra a la verja que separaba a los aficionados del terreno de juego en una imagen icónica de Benito. A su lado se puede leer en una pancarta con los colores blanco y rojo: “País Cantabru’. Curiosamente, Benito es de todo menos nacionalista… De hecho, en ese mismo partido el colegiado vasco González Lecue le mostró una cartulina amarilla al delantero por recriminarle que le hubiera hablado en euskera. Esos festejos de los tantos con el sector más joven y animoso de la hinchada santanderina le granjeó el cariño eterno del racinguismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario