viernes, 25 de noviembre de 2016

La obligación de ganar



Marcar y ganar, esos son los deberes que se lleva el Racing en la maleta a Mieres. El Caudal, en su estadio, no es un rival tan asequible, pero el conjunto cántabro necesita poner fin a este pequeño bache de resultados sin importar dónde ni contra quién: seis puntos de los últimos 18 con un gol en los últimos tres choques. Números muy pobres, que presionan y agobian al Racing. Los asturianos tienen más que ganar que perder ante un equipo visitante con la vitola de favorito y con la obligación de vencer en una semana con tres partidos: Caudal, Athletic y Guijuelo. La Copa ante los vascos puede distraer un poco, incluso con vídeos promocionales geniales.


La trayectoria imparable de la Cultural Leonesa, juega el domingo a las cinco ante el Burgos en León, hace que el nivel de exigencia para el Racing sea todavía mayor. “A día de hoy tenemos unos números brillantes, pero la Cultural está en números extraordinarios. Pocas veces se ha visto, o nunca, algo así en esta categoría. Hemos tenido un pequeño bache, claro que nos gustaría estar mejor, pero tenemos mucho recorrido por delante. Nos falta estar más finos de cara a gol, pero generamos muchas ocasiones. ¿Cuántas veces ha dado el balón a los palos en las últimas jornadas? Con el 20% que hubieran entrado a gol tendríamos muchos más puntos. Estamos tranquilos y contentos con el trabajo que hacemos”, se excusó Ángel Viadero. Su equipo está bien de ánimo observó el entrenador: “Tenemos que mejorar el estado de ánimo global porque nos gusta ganar y la semana que no lo haces estás algo más bajo, pero estamos bien. El equipo tiene confianza, ilusión y muchas ganas de ganar en Mieres”.

Las bajas por lesión del Racing han motivado un regreso al dibujo táctico con el que el equipo que entrena Ángel Viadero ha vivido sus mejores momentos. Adiós 4-3-3, hola 4-4-2. Aunque parece que solamente se trata de un hasta luego.


Los racinguistas viajan a Mieres con seis bajas fijas: Borja Granero, César Díaz, Julen Castañeda, Óscar Fernández, Sergio Ruiz y Javi Cobo, con principio de pubalgia, y al que se quiere reservar si no ocurre nada extraño. Es duda David Córcoles, que apenas ha entrenado esta semana, aunque parece que podrá jugar. Y Viadero recupera fijo a Coulibaly.

En el once titular también hay incertidumbre sobre quién será el portero titular. El técnico no ha querido dar pistas. La última vez que hubo partido de Copa se le dio minutos a Raúl Dominguez en el encuentro anterior...

En la defensa de cuatro podrían estar: Córcoles o Gándara en el lateral derecho, Bontempo por la izquierda y Samuel Llorca y Mikel Santamaría en el centro de la zaga. Álvaro Peña y Alberto en el doble pivote. Con el futbolista bilbaíno el entrenador tuvo el miércoles una larga charla bajo la lluvia para que echara el resto en el campo y fuese más líder. Peña tiene que tener galones. Calidad le sobra.


Por la derecha jugará Coulibaly y por la izquierda Heber, con opciones también para Laro en la diestra de inicio. En punta de ataque la pareja formada por Dani Aquino y Caye Quintana tendrán la misión más compleja: marcar. El Racing solamente ha conseguido un gol en los últimos tres choques, un balance goleador paupérrimo, a pesar de se han generado muchas ocasiones. Hasta el Caudal ha marcado más que la escuadra cántabra en lo que va de campeonato.

Samuel Llorca y Heber Pena tienen cuatro cartulinas amarillas, algo a tener en cuenta con la plantilla tan mermada y en una semana de tres partidos. Pero lo que más preocupa es el césped sintético del Hermanos Antuña. El Racing no ha entrenado esta semana en hierba artificial para no cargar a los jugadores y tendrá que adaptarse a esta superficie por la vía rápida. “Es un campo de buenas dimensiones, calculamos que tengan  dos metros de largo y dos metros de ancho menos que El Sardinero, pero este tipo de césped tiene sus condicionantes”, comentó Viadero al respecto. La obligación de ganar en una cancha que es una trampa no es buena para los racinguistas.

El equipo viajará el mismo domingo. Saldrá desde La Albericia a las once de la mañana. El gallego Javier Iglesias Villanueva arbitra el duelo. Su hermano mayor es colegiado en Primera División y él ha sido aspirante a la categoría de plata en más de una temporada. Tiene 33 años y esta es ya su décima campaña en Segunda División B. Todo un clásico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario