domingo, 6 de noviembre de 2016

Lluvia de fallos


Como lágrimas en la lluvia, así se perdió también el Racing, que dijo adiós a tres puntos y a la imbatibilidad en El Sardinero. El Coruxo hizo su labor y obtuvo premio: 0-1. Para ganar en Santander necesitaba que el conjunto montañés no estuviese acertado y se juntó todo. Un buen rival con un equipo local por debajo de su nivel. Tuvo más intensidad la lluvia que este Racing, griposo, enfermo en las dos áreas, echo un lío, desordenado y desacertado.

Un primer disparo de falta directa de Dani Aquino trató de calentar el ambiente frío sin éxito. Los dos contendientes medían fuerzas. Un sensacional recorte de Caye Quintana, que se fue de dos defensores con un caño, y un posterior pase al espacio del onubense para que Heber Pena corriera la banda ilusionó a los aficionados, pero el gallego ni chutó ni centró bien. Una pena de ocasión desperdiciada nada más arrancar. Un gran pase desde la izquierda de Heber y el cabezazo en el corazón del área de Caye Quintana se marchó cerca del poste izquierdo de la portería defendida por Alberto. El Racing siempre sale con fuerza en los partidos de casa, aunque es la fuerza de la gaseosa. Falta gol y el equipo se ofusca si no abre la lata.


El Racing lo intentaba y lograba abrir una vía de agua en la zona derecha del Coruxo, pero el juego del conjunto cántabro no tardó en volverse muy previsible y estático. El Racing se cerraba todas las puertas con la horizontalidad.

A los 13 minutos una acción individual de Óscar Fernández rompió la tiranía del centrocampismo insulso, pero su disparo salió muy flojo y lo detuvo sin problemas Alberto. El equipo de Ángel Viadero estaba estancado.

Si el Racing presionaba arriba una salida de balón muy lenta del Coruxo hacía daño, pero eso ocurrió muy poco. Apenas una vez. Un disparo desde fuera del área de Álvaro Peña al cuarto de hora fue otro de los tímidos intentos racinguistas por recuperar el poder. Las posiciones estaban muy claras y la escuadra gallega encerrada atrás buscaba su contra. Dormir el partido. Luego los vigueses fueron despertando y empezaron también a tener el balón ante un Racing que se fue encharcando como un pulmón enfermo. Con muy poco el equipo de Rafa Sáez se hizo con el dominio del juego y en una falta lateral Alberto García tuvo la oportunidad de disparar solo dentro del área a puerta. Iván Crespo rechazó el inocente disparo del central del conjunto gallego. El Racing no daba dos pases seguidos bien. Ni presionaba en una primera media hora decepcionante.

En el minuto 35 volvió a disparar el Coruxo a puerta. En un saque de esquina, Fernando remató de cabeza a las manos de Iván Crespo. Toda una premonición. No se defendió nada bien el juego a balón parado. La escuadra gallega estaba muy cómoda en el césped y el Racing a medio gas no era capaz de generar peligro en un encuentro muy de Segunda B. Aquino se llevó una amarilla por protestar al árbitro una falta de ataque. El equipo comenzaba a desesperarse y al murciano se le nota en el campo.

En el minuto 42 una jugada de Peña en la que el árbitro aplicó la ley de la ventaja, terminó con el balón en la banda izquierda. Heber Pena intentó el uno contra uno y terminó chocando con su rival, el lateral gallego se quedó en el suelo y el extremo del Racing pudo centrar a trancas y barrancas. El pase lo remató Dani Aquino muy desviado. No salía nada. Derrotar al Coruxo iba a ser un parto doloroso… Pero todo puede empeorar. Y empeoró.

En el tiempo adicional, una dejada de cabeza de Aquino a Peña, que llegaba desde atrás, originó una buena ocasión. Apretó el Racing en esa recta final de la primera parte, pero los hombres de Viadero no habían tenido una buena actuación.


El Racing siguió sin acierto tras el descanso. Atacar, atacó… pero con más corazón que cabeza. Un error de la zaga viguesa permitió una contra mal resuelta por Caye Quintana. Cuando el Coruxo dio alguna facilidad tampoco acertó la escuadra cántabra. Aquino cayó en fuera de juego y después remató mal un balón que le dejó en bandera el portero rival tras un mal despeje. Se intentaba sin éxito. Un buen centro de Bontempo no conectó con la cabeza de Óscar… Todo en cinco minutos, aunque esos inicios fuertes del Racing se apagan sin obtener renta alguna.

Se fueron sucediendo toda una serie de ocasiones semipeligrosas. Un sí, pero no. Un uno contra uno fallado por Óscar, un balón al que no llegó Aquino y terminó en un saque de esquina que a punto estuvo de rematar Cobo. El Racing metía ese puntito de presión, pero el Coruxo es un conjunto muy ordenado con las cosas claras. Ese chispazo inicial se esfumó y se entró más en una dinámica que interesaba al conjunto visitante. Yosu tuvo un remate muy desviado en una contra… El dominio del Racing era infructuoso. En el minuto 63 Aquino volvió a disparar cruzado muy desviado y escenificaba su desesperación tirándose del calzón.

Arreciaba el aguacero justo cuando iba a caer del cielo algo peor. Un saque de esquina defendido de manera horrible permitió a Fernando rematar sin mucha oposición a gol. Alberto García pudo tocar dentro del área para que el balón llegase franco a su compañero. El Racing perdonó y suele pasar esto en el fútbol.

No hubo una gran reacción. Una “catapulta” de Bontempo que peinó Mikel Santamaría hacia atrás con cierto peligro… Al conjunto local le tocaba remar contracorriente otra vez. Hubo un doble cambio para alinear a tres defensas y volcarse en ataque, pero tuvo poca épica la carga de la brigada racinguista. No había ideas para derribar la defensa viguesa.


En un error de Córcoles el Coruxo montó una contra peligrosa. Pedro Váquez terminó centrando desde la izquierda y Camochu remató mal. El Racing estaba tocado. La escuadra rival se defendía bien y al equipo montañés no le salía nada. Atacó con más fuerza que recursos o maña. Camochu dentro del área volvió a tener otra opción de gol, después de que Pedro Vázquez se fuera de Heber con un caño. En el minuto 85 el Racing se acercaba al precipicio al que ya se había asomado en Somozas. Todavía tuvo otra el Coruxo para cerrar el partido. Yosu volvió a pasearse solo por el área racinguista como si fuera su casa, pero no se entendió con sus compañeros y el balón terminó en las manos de Crespo. La última oportunidad fue para Aquino, entrando con la fuerza de un toro en carrera desde atrás, pero el murciano remató de cabeza mal el centro de Heber. No fue su día.

Camucho volvió a tener otra ocasión para marcar el segundo con un Racing volcado en ataque y un tanto cortocircuitado. En el tiempo añadido, cuatro minutos, tampoco faltó la caída de Heber dentro del área rival… No fue nada. Ni con esas. Ni el penalti salvador.

El Coruxo profanó el templo de esta iglesia racinguista, como le gusta a Ángel Viadero denominar a su estadio. El templo ya sabe lo que es la derrota y deja de ser terreno sagrado. Este Coruxo de Rafa Sáez dará muchos más disgustos a domicilio en el Grupo I.

Fran Díez


Racing, 0: Iván Crespo, Córcoles, Bontempo (Coulibaly, min. 72), Mikel Santamaría, Gándara, Óscar Fernández (Goñi, min. 76), Álvaro Peña, Javi Cobo (Sergio Ruiz, min. 72), Héber, Dani Aquino y Caye Quintana.


Coruxo, 1: Alberto, Yosu, Villarejo (Pablo García, min. 81), Alberto García, Campillo, Iosu, Pedro Vázquez (Pibe, min. 89), fernando, Camochu, Antón y Jorge (Hugo, min. 85).

Gol: 0-1 Fernando, minuto 65.

Árbitro: Galech Apezteguía (Comité Navarro). Amonestó al local Dani Aquino y a los visitantes Alberto García y Fernando. Buena actuación.

Incidencias: Césped en buen estado pese a la intensa lluvia. 5.453 espectadores.


No hay comentarios:

Publicar un comentario