jueves, 10 de noviembre de 2016

Menos bajas, más dudas


El hospital público sin camas libres en el que se había convertido el Racing empieza a funcionar con normalidad y ya no hay tantos pacientes. Hoy entrenaron con el grupo César Díaz, Samuel Llorca y Álvaro Peña. Los tres tienen opciones de viajar mañana a Boiro, aunque no están al 100%. Con los tres habrá serios riesgos de que empeoren si juegan el sábado en Barraña, aunque el técnico parece dispuesto a correrlo. Hay urgencias y necesidades después de cuatro partidos sin ganar. El que parece que no está ni en duda es Óscar Fernández, que no ha podido ejercitarse junto a sus compañeros a causa de la lesión que padece en el hombro izquierdo, después de que ayer volviese a dañarse la articulación tras una mala caída. Borja Granero y Julen Castañeda, al que ya le quedan solamente dos o tres semanas para volver a estar a disposición del entrenador, siguen estando de baja.

A las incógnitas de nombres, si llegarán o no a jugar los lesionados, se suman las dudas en el sistema. Ángel Viadero ha ensayado con una defensa de cuatro y dos líneas de tres futbolistas. Uno de los mediocentros se quedaría anclado atrás, cerca de los centrales, y los otros dos tendrían más libertad, como volantes. Arriba podrían formar Heber Pena por la izquierdo, Aquino como delantero centro y César Díaz por la derecha. El técnico santanderino a lo largo de su carrera ha utilizado muchos sistemas tácticos, aunque desde que llegó al primer equipo ha apostado por el 4-4-2. Los últimos malos resultados parece que han hecho que ensaye nuevas vías para llegar a la victoria. Los cierto es que para jugar a ese 4-3-3 le falta un ‘9’ de referencia, Aquino no lo es, y un mediocentro de corte defensivo. El delantero murciano terció ante la prensa: “Las pruebas son buenas, cualquier opción está bien si se gana”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario