sábado, 12 de noviembre de 2016

O camiño do gol


El camino del gol es inescrutable, tanto o más que los caminos del Señor. Al igual que todos los caminos del mundo conducen a Roma, los del Racing llevan hasta Dani Aquino. El conjunto santanderino tardó en encontrar la senda correcta... 91 minutos. Antes estuvo mucho tiempo perdida, viviendo en el pecado de los errores. Dani Aquino, con el tiempo cumplido, puso el marcador en 0-1 con un disparo certero y salvó al Racing. El murciano terminó con la maldición de la camiseta negra, que se aferró a la tragedia de la derrota hasta el final como uno de esos fantasmas japoneses anclados a su víctima. Pese al triunfo, el conjunto de Ángel Viadero debe mejorar a todos los niveles si quiere no volver ahogarse a la mínima.

Un problema con la red de la portería de Iván de Crespo hizo que el partido comenzase con retraso. Como un pescado, el Racing quedó atrapado en la red que le tendió el Boiro durante muchos minutos. El conjunto local estaba muy cómodo y Marcos Álvarez encontró un amigo en un desacertado Leo Bontempo, que pasó muchísimos apuros en defensa.

El Racing trataba de hacer daño a base de gilicórners, que parece que son tendencia este otoño-invierno. En el mintuto 17 Álvaro Peña probó fortuna con un disparo que se fue demasiado cruzado. El vasco tuvo libertad para llegar al área rival y la empleó bien. La banda derecha del Racing funcionaba bien. Coulibaly se iba de todos y el Boiro achababa la ausencia de su lateral zurdo titular.
El Boiro no se amilanaba. Si el Racing atacaba por su derecha, los gallegos martilleaban el flanco izquierdo de los cántabros. En el minuto 25 un motivadísimo Axel centraba para que Pablo Pillado rematara sin éxito. Marcos Álvarez se fue otra vez de Leo Botempo, en esta ocasión hacia dentro, pero su disparo lejano no entró a gol.


Álvaro Peña seguía probando fortuna con los lanzamientos desde fuera del área. En el minuto 28 volvió a intentarlo. Poco después llegó una de las mejores ocasiones del duelo. Tras un saque de esquina en contra, el Racing montó un contragolpe fulgurante con Coulibaly, el africano cedió a Heber que solo ante el Pato Guillén dudó y no culminó la acción de manera correcta. El brasileño Pedro Beda le dio la réplica al Racing con una buena internada en la frontal del área. Era un toma y daca constante, de área a área.

El Boiro se encontraba con muchos problemas para sacar el balón jugado desde atrás cuando el Racing presionaba arriba. En el minuto 41 la escuadra montañesa volvió a estar muy cerca del gol, Couliblay inició la jugada, el balón le llegó a Heber Pena y acabó la jugada Peña con un remate de cabeza que el arquero uruguayo Guillén desvió a córner con la punta de los dedos. Pero era un partido de ida y vuelta. En el tiempo extra, Marcos Álvarez se fue otra vez de Leo Bontempo y no llegó a conectar bien con Pillado en su pase atrás. Ni el Racing marcaban, ni se libraba del sufrimiento atrás.


Salió con fuerza el Racing a los segundos 45 minutos. Un remate de Mikel Santamaría de cabeza en una jugada a balón parado para marcar el territorio fue lo primero que hicieron. En el primer cuarto de hora los racinguistas botaron cuatro saques de esquina, tres en los primeros siete minutos. Los cántabros tenían el balón, pero no el gol. Aquino tiró de rayos X para meter un balón entrelíneas espléndido a Heber Pena. El gallego, muy desacertado toda la tarde, falló ante el Pato Guillén de nuevo.
Un centro medido de Córcoles desde la derecha lo remató de cabeza Dani Aquino en el área. El esférico rozó el larguero por arriba, aunque el portero local estaba bien colocado. El Racing merecía un gol, pero el Boiro también quería su trozo de pastel. En el minuto 63 Pedro Beda se quedó cerca de marcar en otra internada por la banda izquierda racinguista, que fue un coladero. El conjunto santanderino tenía más la pelota, pero el partido no estaba controlado, ni mucho menos, porque  el Boiro también hacía daño.


César Díaz, recién salido al terreno de juego, se encontró en el minuto 69 con un balón en el segundo palo y su remate defectuoso golpeó en la madera. El esférico llegaba botando y no era sencillo conectar con él. El Racing se volcó buscando el triunfo, pero no encontraba el camino del gol. En el 72 Mateo le rebañó el balón a Coulibaly, que se plataba ya solo ante Guillén. Un instante después el senegalés rompía a la defensa gallega en velocidad y su centro lo remató Heber. El disparo de primeras iba entre los tres palos, pero el guardameta uruguayo realizó una buena parada.

Podía pasar cualquier cosa. En el minuto 76 un saque de esquina mal defendido por el Racin se alargó en exceso hasta que terminó disparando a puerta Romay. Iván Crespo, bien colocado, atrapó el balón. Realmente fue su única parada, aunque el Boiro supo crear incertidumbre en la zaga racinguista. En la recta final del choque el equipo de Viadero estaba agotado por haber llevado el peso del choque, desajustado y seguramente desmoralizado por no haber marcado gol después de disfrutar de grandes ocasiones. Mikel Santamaría le quitó un balón dentro del área Romay después de un par de regates… El Boiro parecía más fresco y se lo creyeron. La ambición de querer ganar a un grande les costó carísimo.  Abrieron algo sus líneas, también les pesaban las piernas después de un duelo tan intenso, y los cántabros tuvieron los últimos petardos de la traca. En el 82 Javi Cobo hizo volar al Pato y el cancerbero uruguayo despejó a saque de esquina.


Parecía ya que se iban a repartir los puntos, lo cual tampoco era tan injusto, cuando apareció Dani Aquino a punto de cumplirse el minuto 92. Le llegó el balón en la frontal, le dieron unos metros y unos segundos, para armar el disparo y con precisión lo envío dentro lejos del alcance de Guillén. Un gol que pone fin a una mala racha y a una poderosa maldición… La de la camiseta negra. Casi nada. Pese al triunfo agónico sobre la bocina, el Racing no hizo un buen encuentro… Los problemas siguen ahí, uno de ellos evidente: la falta de gol.

Fran Díez
@_FranDiez



Boiro, 0: Pato Guillén, Áxel, Iago (Gonzalo, min. 62), Mateo, Catú, Soto, Marcos Álvarez, Pablo Pillado, Pedro Beda (Ribera, min. 74), Manu Rodríguez (Cano, min. 58) y Romay.

Racing, 1: Iván Crespo, Córcoles, Bontempo, Gándara, Mikel Santamaría, Alberto (Javi Cobo, min. 78), Sergio Ruiz (César Díaz, min. 65), Álvaro Peña, Coulibaly (Caye Quintana, min. 74), Heber y Dani Aquino.

Gol: 0-1, minuto 91: Dani Aquino.

Árbitro: Fernández Buergo (Comité Asturiano). Amonestó a los locales Pedro Beda y Manu Rodríguez y a los visitantes Sergio Ruiz, Córcoles y Alberto. Estuvo bien.

Incidencias: Unos mil espectadores, algunos racinguistas dejaron ver sus bufandas y banderas. El césped estuvo algo pesado por las intensa lluvia que cayó durante la mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario