viernes, 25 de noviembre de 2016

Paco Fernández: "Medito volver a la enseñanza"


Caudal y Racing son dos equipos muy especiales para Paco Fernández. Sus mejores momentos como entrenador los ha vivido en estas dos instituciones, pero no acudirá al partido el domingo. Demasiadas emociones en un momento duro en lo profesional. “Se enfrentan dos equipos que los llevo siempre conmigo. Sigo a los dos habitualmente y me gusta que les vaya bien…. Ojalá que se vea un buen partido y que los aficionados disfruten mucho del día. Lo seguiré desde casa por televisión, aunque muchos amigos me han pedido que vaya. Creo que es lo mejor”, explicaba el técnico a Fran Díez en Onda Deportiva Cantabria.

Justo antes de recalar en el Racing Paco Fernández obró un milagro en Mieres que tardará mucho en olvidarse. Un Caudal muy modesto, más incluso que ahora, logró disputar la fase de ascenso a Segunda División. Aquella temporada 2012/2013 solamente el Tenerife, Leganés y Oviedo superaron a los mierenses y eso que en el grupo militaban clubes como la Unión Deportiva Salamanca, el Real Madrid C o el Fuenlabrada. Los racinguistas que conocen ahora la Segunda B deben ser conscientes del mérito que tiene algo así.

Los asturianos acababan de subir de Tercera División y casi alcanzan la categoría de plata. “En aquel momento era algo impensable, porque el objetivo era no descender y contábamos con un presupuesto bajísimo, creo que era el menor de los 80 clubes de Segunda B, o al menos de los más bajos. Los equipos, a veces, mandan sobre las individualidades o sobre los presupuestos. El Caudal sigue siendo modesto, aunque ha ganado en estructura. Y también sigue siendo un rival muy complicado, sobre todo en su casa”, recuerda el entrenador.


En la fase de ascenso eliminaron al Cartagena y estuvieron muy cerca de hacer lo mismo con el Hospitalet. A los catalanes luego les apeó del ascenso el Eibar, que regresó a Segunda e iniciaría su particular camino a la gloria y hasta la élite. Al Caudal le hubiera tocado en aquella última ronda el Real Jaén, un rival al que habían puesto en aprietos en Copa. “Podíamos haber subido, la línea entre lograrlo o no fue muy fina, estuvimos muy cerca. Fue un año muy bueno. Esa temporada y la siguiente en el Racing son las que recuerdo con más emoción y sentimiento. Fueron espectaculares. Sobre todo porque las cosas difíciles, y que consigues, son las que mejor y más se recuerdan. Además de todo lo que conllevaron aquellos años de emoción y sentimiento para la gente”. En Tercera al Hermanos Antuña apenas acudían 150 espectadores, pero aquella temporada en Segunda B, para la fase de ascenso, se pusieron gradas supletorias y acudieron más de 4.000 espectadores. Toda la cuenca minera se volcó con su equipo. “Fueron partidos como aquellos de hace muchísimos años, cuando iba la gente en Tercera a los campos. Nos pasó algo parecido en el Racing, hubo partidos a los que iban 2.000 y después de la liberación metes en el estadio a 18.000 el día de la Cultural Leonesa. En Santander fue más de repente, un boom, en Mieres más progresivo con la culminación del play-off”, recuerda Paco Fernández.

Todavía quedan varios futbolistas en el Caudal que vivieron aquella temporada milagrosa y que siguen siendo titulares. Invernón o Richar, con 36 años, continúan dando guerra. “Es un equipo veterano que está haciendo un buen papel, esperemos que aguanten en la segunda vuelta y que no pesen esos años. Ahora los futbolistas se cuidan mucho y vemos a gente con grandes rendimientos por encima de la treintena. Este Caudal tiene mucho oficio”, indica el entrenador asturiano.

El césped y las dimensiones del Hermanos Antuña suele ser una trampa para los rivales. Esta temporada solamente ha ganado allí el Lealtad y con un poquito de suerte. Los locales erraron un penalti. “El césped condiciona como todos los sintéticos, siguen muchos jugadores del año anterior y saben cómo jugar allí, tienen muy conocido el terreno de juego y eso juega a su favor. Lo malo de este tipo de circunstancias es que la semana siguiente juegas en hierba natural y también perjudica. Este tipo de superficies son una dificultad más para el visitante, que además se ve desmotivado”, comenta el exfutbolista del Real Oviedo. Ni él mismo pudo ganar como visitante dirigiendo al Racing: “Cierto, no pasamos del empate. Es un campo complicado, cada año es diferente, pero es un conjunto muy difícil de batir allí. Creo que sacar un punto allí puede considerarse un  éxito ahora mismo”. De las seis visitas del Racing a Mieres solamente ganó en una y fue hace muchísimo años, en la temporada 47/48.


Después de ser destituido en el Burgos en la sexta jornada el entrenador asturiano ha perdido algo de ilusión. El equipo castellano hubiera crecido en consistencia y habría salido adelante seguro. La temporada acababa de empezar y encajó algunos goles absurdos. No hubo paciencia ni confianza. A pesar de la desilusión Paco Fernández sigue enganchado al fútbol: “Quitarte es imposible. Si te gusta no lo puedes dejar del todo nunca y sigo yendo a ver partidos en los campos de Asturias, mucho por la televisión… No tanto como antes. Tras una decepción como la de Burgos se te apaga un poco la ilusión, pero lo llevo en la sangre y eso muere con uno”. Ahora está a la espera de alguna oferta del extranjero, pero parece, injustamente, que quedará apartado del fútbol profesional. “No he sido muy afortunado en los últimos años, pero me quedo con lo bueno siempre. Lo que viví en Mieres y sobre todo en Santander, eso es  inolvidable. Estamos pendientes de algún tema fuera, porque esta temporada ya no se puede entrenar en España, y hay algunas cosas, pero ya también tengo un ojo puesto en volver al trabajo y a la enseñanza. No soy una persona que pueda estar parada, no me lo lleva el cuerpo, y hay que pensar en todo un poco”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario