miércoles, 2 de noviembre de 2016

Paparda anunciada


Huele a paparda, parece paparda, sabe a paparda… Es paparda. No hay duda. El encuentro en Somozas tenía todos los ingredientes para una de esas inesperadas debacles racinguistas. Que nadie diga que el racinguismo no estaba avisado… Dio lo mismo. No es la camiseta negra. Ángel Viadero, sancionado, vio desde la grada como su equipo no pasaba del empate a un gol y gracias. Pudo haber sido todavía peor, aunque el Racing apretó en la recta final del choque… Lógico y normal. Lo exigible.

El guión del encuentro se fue torciendo en la noche gallega. De la paz a ese giro en el que comienza el terror, lo inquietante. Pura serie B. El Racing saltó a Pardiñas dispuesto a demostrar la diferencia de potencial entre ambas escuadras. En el minuto dos un centro desde la derecha de Óscar Fernandez no encontró un buen remate y acabó en córner. En ese saque de esquina Gándara remató solo dentro del área pequeña, pero muy desviado. El equipo cántabro pudo solventar el duelo a los dos minutos… pero le esperaba la tenebrosa resaca del Día de Todos los Santos y los Muertos.

A los nueve minutos Heber Pena nos obsequió con una delicasen dentro del área. Un recorte genial. Su pase al corazón del área quedó en nada. Otra ocasión clara de un Racing que dominaba la contienda con aparente seguridad. Parecía incluso que sería un partido relativamente cómodo. El Somozas avisó de que tenía garras con un disparo lejano que desvió Iván Crespo, muy atento. En el saque de esquina, el portero cántabro tuvo que atrapar el balón porque Cristián remató solo, aunque con poca fuerza, de cabeza. La escuadra gallega con un juego directo, rudimentario y efectivo demostraba que podía hacer mucho daño a un Racing que notaba la ausencia del oficio de Samuel Llorca.

Antes del primer cuarto de hora, Caye Quintana probó fortuna desde lejos, pero su disparo salió muy flojo y lo atrapó el vasco Mandaluniz, ex de la Gimnástica de Torrelavega. Poco después Iván Crespo tuvo que salir de su área para despejar de cabeza un balón porque Fran Núñez había ganado la carrera a Mikel Santamaría. Ambos porteros tenían protagonismo y no se quedaban fríos. Había más ocasiones ofensivas de lo que se esperaba.

En el minuto 18 un gran pase de Aquino, escorado a la banda izquierda, dejó a Heber dentro del área. El gallego lo hizo muy bien, pero cayó dentro del área en lo que parecía penalti claro. El árbitro salmantino no señaló nada. Quizá el jugador del Racing exageró demasiado. El choque seguía abierto y muy entretenido. A un centro de Fran no llegó el ex del Tudelano Arkaitz. El Manolo Candocia es un terreno de juego pequeño y el balón iba de área a área a toda velocidad. Un centro de Óscar Fernández en el minuto 26 salió un pelín largo y se quedó sin rematador. Parecía que en una de esas el Racing abriría la lata porque el conjunto cántabro tiene más calidad que el gallego… Pero ocurrió lo contrario. Un error en el pase de Gándara originó un saque de esquino a la media hora y Javier Rami en mitad de un bosque de cabezas remató a gol. El autor del gol fue compañero la temporada pasada de Iván Crespo en el Lleida, pero en el campo no hay amigos. El 1-0 presagiaba noche de agonías.

En el minuto 39 Caye Quintana se buscó él solito su propia jugada. Bajó un balón, se dio la media vuelta y disparó a puerta. Mandaluniz detuvo el esférico en dos tiempos. Se echó de menos una participación mayor de los dos atacantes del Racing, pero el equipo estuvo muy estático. El equipo de Stili, con su fútbol directo, en dos pases creaba cierta inquietud en la zaga montañesa.
El Racing quiso imprimir más ritmo en la segunda parte. Perder no entraba en su lista de la compra. Mikel Santamaría estuvo a punto de anotar el tanto de la igualada rematando de cabeza un saque de esquina botado por Heber, pero el bilbaíno Mandaluniz se lució parando abajo el esférico. La parada del partido.

La escuadra de Viadero se atascaba ante el muro del Somozas. Aquino probaba fortuna desde lejos y Viadero arriesgaba el todo por el todo desde la grada: quitó a Bontempo y dio entrada a Goñi. Defensa de tres y tocaba a arrebato. A la carga. Y el Racing empezó a acosar los dominos de Mandaluniz… Un centro chut de Heber se estrelló en el larguero en el minuto 63. Los cántabros apretaban mucho.


El equipo de Viadero no encontraba el camino del gol, así que tuvo que aparecer el de siempre y de la misma manera. Aquino de penalti. En el minuto 70 el delantero murciano cayó en una pugna con Artabe. No parecía pena máxima ni de lejos… Pero el colegiado señaló penalti, quizá para compensar el derribo a Heber de la primera mitad.

Con el 1-1 en un contragolpe del Somozas Amaro estuvo a punto de marcar el segundo para su equipo. Córcoles le aguantó lo justo y su disparó lo despejó Crespo luciéndose. Fue su mejor ocasión.

Dani Aquino, que estuvo gris toda la tarde noche, estrelló el balón en el larguero de falta directa. El murciano arregló su actuación con este lanzamiento, el penalti y el gol. La recta final del choque se dividió entre las pérdidas de tiempo de los locales y la presión de los racinguistas. El asedio no dio sus frutos, ni con los cinco minutos de añadido. Al Racing le cuesta hacer gol y lleva tres partidos sin ganar. En Somozas se pierden ligas… La Cultural Leonesa, que ganó 6-0 al Palencia, está ya a tres puntos y la Deportiva Ponferradina, que empezó “tan mal”, a cuatro puntos. El prodigioso comienzo del campeonato se ha esfumado. Será como volver a empezar en esta larga maratón.

Fran Díez


UD Somozas, 1: Mandaluniz, Cristian, Artabe, Baleato, Antonio, Pablo, Núñez (Keko, min. 66), Rami (Pedrosa, min. 84), Arkaitz, Amaro y Antas.

Racing, 1: Iván Crespo, Córcoles, Bontempo (Goñi, min. 62), Gándara, Mikel Santamaría, Javi Cobo (Sergio Ruiz, min. 88), Óscar Fernández (Laro, min. 55), Álvaro Peña, Caye Quintana, Heber y Dani Aquino.

Goles: 1-0, min. 30:Rami. 1-1, min. 73: Dani Aquino, de penalti.

Árbitro: González Hernández (Comité Castellano). Amonestó a los locales Artabe, Rami, Pablo, Mandaluniz y Núñez y al visitante Heber. Señaló un penalti muy dudoso sobre Aquino y no pitó otro posible a Heber, aunque estuvo correcto.

Incidencias: Césped en buen estado. Unas 400 personas, apenas un decena de racinguistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario