lunes, 19 de diciembre de 2016

El bueno, el feo y el malo del Racing-Izarra



El bueno
El golazo de Sergio Ruiz y su gran partido se merecen un reconocimiento. Le faltó redondear su actuación con el segundo tanto, pero el esférico se estrelló en el palo. El centrocampista de Astillero estuvo en un nivel soberbio, sin olvidarnos de que es un jugador de 22 años, curtido en la Tercera División, y que está empezando en el primer equipo con la responsabilidad que conlleva… Y tiró del carro en los peores momentos del Racing. Ahora mismo en el canterano que mayor rendimiento está dando.

El feo
Miraba a los dos videomarcadores de los Campos de Sport sin vida y no dejaba de recordar al accionista que había pedido el día antes en la Junta que “se comprase en los chinos un reloj grande de pared, de esos redondos, que son muy baratos, por mil pesetas los tiene señor presidente”. A todos nos molesta que no estén funcionando, pero como indicó el presidente Manolo Higuera se debe instalar algo acorde al estadio… Y eso son muchos miles de euros.

El malo
Los errores defensivos siguen siendo la mayor lacra de este Racing, que adolece en ocasiones de concentración e intensidad. En esta categoría te puedes permitir en ocasiones un respiro, pero el rival más tonto te hace un reloj de pared para sustituir un videomarcador. Un contragolpe al trote cochinero de Pito y Deivid desarboló a toda la zaga racinguista como si fuese un castillo de arena anta la ola de La Vaga Gigante. Lo mismo ocurrió en el gol o en un pase atrás de Samuel Llorca que casi termina en gol… Es la paradoja de que la fragilidad defensiva de uno de los equipos menos goleados de la Segunda División B.

Fran Díez

No hay comentarios:

Publicar un comentario