lunes, 5 de diciembre de 2016

El bueno, feo y malo del Racing-Guijuelo


El bueno
Un delantero que hace goles y un portero que los evita. Casi no hace falta más. Entre Dani Aquino e Iván Crespo anda el juego racinguista. El murciano suma ya 13 goles, cuatro de penalti, en 20 partidos entre competición doméstica y Copa. Sin él no habría puntos ni paraíso para un Racing que es segundo mejor equipo de la categoría de bronce por detrás de una Cultural Leonesa que ha dado este domingo los primeros síntomas de debilidad. El portero cántabro también evitó una tragedia que sobrevoló como un buitre El Sardinero. El Racing es la agonía en la victoria y en el derrota.


El feo
La noticia nacional del partido entre el Racing y el Guijuelo no fue el gol de Aquino sino un par de líneas en el acta arbitral. El colegiado riojano Carlos Álvarez Fernández escribió que el portero del Guijuelo, su paisano Kike Royo, entró al vestuario arbitral a desearles buen viaje de manera educada… Ni un comentario del penalti que reclamaba el conjunto chacinero. Hizo gracia la acotación en el acta que navegó por las redes a toda vela. Los riojanos seguro que tampoco hablaron del gol anulado a Caye Quintana por un fuera de juego que no era. No fue un mal arbitraje, al menos mejoró al teórico trencilla de Primera que tuvimos en la Copa.

El malo
Sistemas por aquí, sistemas por allá. Los dibujos tácticos abstractos hicieron jugar a Álvaro Peña y a Dani Aquino como delanteros. Ninguno de los dos son atacantes de área, de hecho, el vasco es mediocentro. Así es complicado marcar goles. En el lateral izquierdo Mikel Santamaería volvió a sufrir el castigo de jugar en el lateral zurdo. Dijo Ángel Viadero que "el Racing está en un proceso de búsqueda" como Nicolas Cage rastreando tesoros templarios. El técnico asegura que su escuadra se está "reinventando". Ojalá pronto cante eureka en lugar de gol.

Fran Díez

No hay comentarios:

Publicar un comentario