domingo, 18 de diciembre de 2016

Finales felices


Si lo que buscas en el fútbol es entretenimiento, goles, emociones y que el equipo que quieres gane el partido el duelo ante el Izarra lo tuvo todo. Penas y alegrías con un final feliz del partido y de la primera vuelta. 2-1 y a cinco puntos de la cabeza. No se puede pedir más. El Racing logró una victoria apurada, marca de la casa, después de remontar un tanto en contra que hizo mucho daño. Los cántabros cierran la primera vuelta a solamente cinco puntos del líder, una Cultural Leonesa que sufrió este fin de semana su primera derrota del año en Tajonar y que presenta unos números estratosféricos. Y eso jugando con chavales de la casa. Tiene mérito y margen de mejora.

El encuentro no empezó mal para un Racing que controlaba el juego tal y como quería el Izarra. El primer disparo a puerta del partido fue un disparo de los navarros y un síntoma de la enfermad que padece el equipo de Viadero. Una pérdida de balón tonta en el centro del campo facilitó un lanzamiento lejano de Pito. Atrapó el balón fácil Iván Crespo.

A los nueve minutos Bontempo dejó pasar un balón a Julen, una acción muy vistosa, y el balón lo centró en carrera el vasco. El remate de Coulibaly se envenenó y lo tuvo que despejar Aitor Navarro a saque de esquina. Botó muchísimos córner el Racing en la primera parte, pero sin ningún resultado práctico. Poco rédito está sacando el conjunto de Viadero de estos lances.

A los once minutos un buen gesto técnico de Caye Quintana, más peleón que otros días, le permitió irse de su marcador y su centro-chut se fue a córner. No hay gol. Eso lo sabe cualquier racinguista en la grada.

Y el Izarra con muy poco llegaba arriba con sensación de mayor peligro. En una contra entre Pito y Deivid, este último concluyó la jugada con un disparo entre los tres palos, que volvió a atajar Iván Crespo. El de Viveda estuvo como siempre impecable, aunque parece que tiene el enemigo en casa en demasiadas ocasiones. Dos jugadores rivales, ni muy rápidos ni muy técnicos, desarbolaron a toda la defensa cántabra en un momento.

El Racing seguía siendo una olita rompiendo en la playa. Nada que ver con las de La Vaca. Un saque de esquina botado por Sergio Ruiz que remató alto con fuerza Samuel Llorca y poco más. El central alicantino estuvo disperso… Sigue disperso. Atrás es un mono armado con pistolas y no se sabe para donde van a salir los tiros. ¡Y tiene todas las condiciones para ser el jefe de la defensa racinguista!

En el minuto 27 un buen centro de Bontempo le llegó a Javi Cobo dentro del área y el de Torrelavega pudo disparar, pero su chut rebotó en la nutrida defensa navarra. Fue de las mejores ocasiones del Racing, que tenía poca chicha. Volvió a repetirse una jugada similar con Bontempo y Cobo como protagonistas y sin pegada.

La sensación era que el conjunto cántabro era incapaz de marcar y también que a causa de un regalo atrás se podía acabar el duelo. Samuel Llorca estuvo a punto de marcar en su propio arco con un pase al portero difícil de entender. Faltante tensión arriba y atrás un cable de alta tensión estaba pelado dando chispazos.

Un disparo suave de Caye Quintana tras un buen recorte en el 41 fue el picotazo de un mosquito en la piel del elefante. Lo mismo de siempre, pero sin Aquino ni Heber. Igual que el error clamoroso y continuo en la zaga. Uno más, a Llorca le pasó el balón por debajo de las piernas despistado por un compañero y uno por otro se permitió que el balón llegase a Pitu dentro del área con todo a favor… Ni Crespo pudo hacer nada. Con el pito… 0-1. Desastre absoluto. El portero cántabro se cogió un cabreo brutal con sus compañeros. El encuentro se ponía muy complicado.


En la segunda parte Viadero tuvo que cambiar a Israel Puerto, lesionado, por Mikel Santamaría. Central por central. El navarro le dio más seguridad a la zaga y mejor salida de balón. Quién lo iba a decir hace un año. El Izarra se encerró atrás y defendió por acumulación en su área. El Racing abusó en exceso de malos centros laterales que no encontraban rematador. Los navarros no pasaban problemas e incluso ponían a los santanderinos en apuros al contragolpe. Un centro-chut de Julen, el primo de Iker Muniaín, lo atrapó abajo Iván Crespo muy atento. La escuadra de Viadero era incapaz de superar la muralla navarra y el árbitro se encargaba de cortar el ritmo constantemente.

Un saque de esquina botado por Sergio, Caye Quintana peinó el balón muy bien hacia atrás pero el portero rival, Aitor Navarro, estuvo muy atento para detener el esférico. Era el minuto 62. Se iba consumiendo el tiempo… Poco después una jugada individual de Laro Setién, que acababa de sustituir a Bontempo, dentro del área despertó a la grada. Se marchó de dos rivales, pero la acción quedó en nada. La sensación era que el Racing no marcaba un gol ni al último del campeonato japonés, salvo que fuese de penalti… Y de esa manera llegó la igualada en el marcador. Una tangana en un saque de esquina, una presunta agresión de Yoel a Mikel Santamaría. El central del Racing tal vez exageró, pero la falta dentro del área existió y también el empujón posterior que le costó la roja al futbolista visitante. Álvaro Peña transformó la pena máxima en el minuto 74. Las agonías racinguistas semanales.


Con uno más y en casa, el Racing estaba obligado a ganar. Cuatro minutos después Sergio Ruiz se sacó un zapatazo espectacular que limpió de telarañas la escuadra. El canterano se marcó un partidazo imponente. 2-1 y todo arreglado. No hay partido tranquilo, pero al final incluso pudo haber goleada a favor. En un rebote Sergio se quedó solo delante de Aitor Navarro, pero estrelló el balón en el palo con todo a favor. Dudó un instante por si habían pitado fuera de juego… Lo debió ver tan fácil que no acertó a marcar. Lo mismo le ocurrió en el tiempo extra a Laro Setién. En un contra, sin portero porque Navarro había subido a rematar un saque de esquina, el jugador no logró superar al defensor del Izarra bajo palos. Una lástima.

Pese a estar con uno más y con el Izarra ya medio muerto todavía se sufrió hasta el final. El Racing no está nada bien, pero tiene ahora un parón liguero para creer en la magia de la navidad y recuperarse con descanso, cariño y regalos.

Fran Díez


Racing, 2: Iván Crespo, Gándara, Julen Castañeda, Samuel Llorca, Israel Puerto (Mikel Santamaría, min. 46), Sergio Ruiz, Coulibaly, Álvaro Peña, Caye Quintana (Alberto, min. 91), Javi Cobo y Bontempo (Laro, min. 63).

Izarra. 1: Aitor Navarro, Eneko, Polaco, Cabrera, Josetxo, Sam Piette, Julen (Hinojosa, min. 67), Yoel, Pito, Deivid (Galán, min. 53) y Joan (Isaac Manjón, min. 79).

Goles: 0-1, min. 43: Pito. 1-1, min. 74: Álvaro Peña. 2-1, min. 78: Sergio Ruiz.

Árbitro: Martínez Santos (Comité Gallego). Amonestó a los locales Julen Castañeda y Javi Cobo y a los visitantes Eneko y Cabrera. Un poco desesperante cortando el juego.

Incidencias:  5.926 espectadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario