miércoles, 7 de diciembre de 2016

Un Racing con juego limpio


Solamente la Cultural Leonesa y el Osasuna B superan al Racing en la clasificación del juego limpio del Grupo I de Segunda División B. El conjunto cántabro es el tercero que menos tarjetas amarillas ha recibido del grupo, un total de  33 cartulinas. A éstas habría que añadir dos rojas, una directa a David Córcoles en la jornada inaugural ante el Deportivo Palencia y la doble amarilla de Álvaro Peña en la segunda jornada ante el Celta B.

Las dos escuadras que superan en la tabla de ‘fair play’  al Racing son  el líder, la Cultura Leonesa con 31 cartulinas y ninguna expulsión en lo que va de temporada, y el Osasuna Promesas, con 32 amarillas y tres rojas. Tiene su lógica que sean estos dos conjuntos los menos tarjeteados, los leoneses por su estilo de juego y un filial. Por detrás de los cántabros está otro filial, el Valladolid B y el otro club gallito del Grupo I en cuanto a presupuesto: la Deportiva Ponferradina.

El polo opuesto, el equipo más castigado por los árbitros es la Arandina, con 55 amarillas y 7 expulsiones acumuladas por roja. Palencia, Caudal y Mutilvera están por delante. Todos ellos equipos modestos que tienen en la lucha y la raza algunas de sus mejores armas. A los asturianos ya les sufrió el Racing en su terreno de juego.

La plantilla que entrena Ángel Viadero tiene a tres futbolistas apercibidos de sanción: Heber Pena, Samuel Llorca y Dani Aquino. Y otros tres con tres cartulinas: Córcoles, Bontempo y el lesionado Granero. Es una situación preocupante ante un partido que se presume duro, el sábado a las seis en Mutilva, Navarra. Los tres futbolistas con cuatro tarjetas superaron el trance de jugar así ante el Guijuelo, pero en el césped artificial del Mutilnova y con un rival tan correoso será complicado. Justo el choque ante el Guijuelo fue el tercero de las 17 jornadas disputadas en las que el Racing consiguió terminar sin ningún jugador amonestado (Osasuna B y Somozas fueron los otros dos).

El árbitro del partido del sábado en tierras navarras es el riojano César Soto Grado. El colegiado de 36 años y con seis campañas en Segunda División B, no es demasiado tarjetero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario