domingo, 31 de enero de 2016

El bueno, el feo y el malo UD Logroñés - Racing


El bueno
No hay otro bueno posible: Dioni. El malagueño nos ha robado el furgón de nuestro corazón verdiblanco. “Lo primero que hizo el Dioni al llegar a Río fue brindar con el espejo y decir ¡qué tío!”, que cantaba Sabina. Su regate es letal en la categoría, parece efectivamente sacado de las playas brasileñas, aunque la falta de juego del equipo origine que tenga que hacer la guerra por su cuenta. Es un John Rambo perdido en la selva… El pobre bajaba una y otra vez hasta el centro del campo en busca del balón perdido. Intentaba irse de uno, de otro y de otro. No le salió cuatro o cinco veces, hasta que por fin, el chispazo prendió y se fue de tres o cuatro rivales maradoneando una jugada genial y definiendo con un disparo perfecto. Excelente Dioni Villalba en una jugada, bastante mejorable todo lo demás, aunque estuvieses a punto de ganar.

El feo
La plantilla del Racing cuesta más del doble que la del Logroñés de Pouso. El coco de la UD Logroñés es un conjunto con el talento justo. Un equipo discreto que hace dos o tres cosas muy bien, pero que tiene la pólvora arriba muy escasa. El conjunto cántabro ha sido incapaz de doblegar a Titi, Chevi, Santos, Fernández y compañía. Jugadores con nombre de futbolistas de Tercera. Modestos, horados, trabajadores a los que la gasolina les duró 45 minutos. Ver a los jugadores racinguistas hacerse gestos de desconcierto, tratando de colocarse, vagando en el césped desconcertados, desaprovechados, resultaba desalentador. No puedes jugar a campeón con esa sensación de fragilidad, sin ideas… Sin ser un equipo a falta de 15 jornadas para terminar la fase regular. Siete puntos respecto al Racing de Ferrol y seis con la UDL, más el average particular, no serán fáciles de remontar. No es imposible, pero...

El malo
Pedro Munitis agotó los tres cambios como si fuese un trámite. Una obligación en la que no cree. Carlos Pouso, ganando 1-0, cambió a un hombre en el descanso. En el minuto 73 ya había realizado los tres. El técnico del Barrio Pesquero dio entrada a Migue en el 83. La presencia de Artiles y Pumpigol fue testimonial. Casi ofensiva para un profesional. Munitis ya tuvo un rifirrafe con Valdo, al que alineó un minuto y que le costó al futbolista no volver a jugar con el Racing. Y lo más grave fue ver a jugadores arrastrándose físicamente por el césped, como Coulibaly. El técnico se muestra muy terco en este aspecto, tanto que hasta la grada le pidió cambios con sus cánticos. Tiene una plantilla más amplia que la mayoría de sus rivales, pero no quiere aprovecharla. Eso sí, no pasó una a los aficionados locales que tenía detrás de su banquillo. Con ellos mantuvo un enfrentamiento fuera de lugar hasta el punto que tuvo que intervenir un guardia de seguridad. Esa no es tu guerra, volvemos a Rambo, Coronel Trautman.

Fran Díez

Copa de vino rota


Colorín colorado lo de ser primero de grupo se ha complicado. Pese al empate a uno en Las Gaunas el resto de resultados acompañaron algo a un Racing con muchos problemas como colectivo. El equipo de Munitis sigue vivo, pero a seis puntos de la UD Logroñés y con el gol average perdido. El Racing continúa a la misma distancia del Racing de Ferrol, que empató en Izarra, pero eso sí, las sensaciones no fueron buenas y parece muy complicado recortar distancias ante unos rivales muy solventes que no tienen una mejor plantilla que los cántabros.

El baño que le dio la UD Logroñés al equipo cántabro en la primera parte fue de esos que te dejan tocado para toda la temporada. En la segunda mitad, la escuadra riojana dio un paso atrás, se quedó sin gasolina, y el Racing, tirando de talento individual, pudo hasta ganar el encuentro con un último remate de Borja Granero sobre la bocina.

Ante un rival muy serio, pero limitado, todos los problemas arrastrados durante la temporada se pusieron en evidencia. La escuadra que dirige Pedro Munitis es una ristra de buenos jugadores puestos en el césped sin ninguna cohesión. No se había cumplido un minuto de partido y Óscar Santiago salvó con el pie un disparo a bocajarro de Carlos Fernández. Desde el inicio sufrió mucho el Racing, que ni alentado por los casi dos mil aficionados racinguistas podía parar al equipo riojano.

Un robo de balón a Peña y el posterior disparo de Fernández, que se fue rozando el palo derecho de Santiago, volvieron a encender todas las alarmas. El Racing estaba acobardado. Asfixiado. Borja Granero no cesaba de dar indicaciones tratando de colocar a sus compañeros, pero las vibraciones no eran buenas. No funcionaba nada. El conjunto que entrena Carlos Pouso presionaba la salida del balón de los cántabros que se vieron ahogados… aunque Logroño quede muy lejos del mar Cantábrico.

Un disparo muy alto y desviado de Óscar Fernández en un contra fue la única reacción del Racing. Era el minuto 20. Se animó el de Renedo poco después a rematar un buen balón servido por Borja Docal. El equipo de Munitis espabilaba poco a poco, aunque le costaba mucho superar las líneas de presión de los locales.

Pere Milla de falta directa se aproximó al gol en el minuto 29 y la grada gritó el consabido ¡uy!. El Racing no conseguía tomar el mando del partido. El dominio era del UDL para desesperación de un racinguismo, que había pintado de verdiblanco Logroño.

Y el gol llegó, claro. Demasiado dominio rival para que el Racing saliera indemne. Una jugada extraña, presión a Fede que perdió la pelota y se quedó tendido en el césped quejándose de un pisotón. Todo fueron despropósitos, César Caneda trató de parar al catalán con un empujón, pero el colegiado aplicó la ley de la ventaja y el goleador local culminó la acción tras apoyarse en su lateral. El partido pintaba mal. Muy mal. El Racing se mostraba impotente y se veía superado en todas las líneas.

Los jugadores se hacían gestos entre ellos y trataban de colocarse. El desconcierto era brutal. El Racing bebía Rioja en una copa rota y se cortaba los labios. Este choque de Las Gaunas es de los que marca el devenir de una campaña… Y el veredicto fue desolador, aunque quedaban otros 45 minutos y hasta el rabo todo es toro.


En la segunda parte el Racing saltó al campo cinco minutos antes de lo previsto. No debió de haber ni charla… Pouso hizo un cambio y sacó a Alegre, precisamente lo que le faltaba a la afición del Racing, que estaba triste, deprimida. El conjunto cántabro salió un poco más aguerrido, pero solamente con el corazón no se podía corregir un fallo sistémico. El Logroñés se replegó atrás y dejó de asfixiar la salida del balón cántabra para buscar los contragolpes… Eso le dio algo de aire al Racing, pero tampoco supo aprovecharlo.

Solamente una acción individual de Dioni, que maradoneó a media defensa local, cambió el rumbo del partido. El andaluz le puso el talento individual que falta como colectivo. Es lo que tiene tener calidad. Lo mejor del Racing se limitó a pasar el balón a Dioni y que el malagueño tratase de regatear a cinco o seis rivales. Nada de juego combinado, nada de tener cierto criterio o equilibrio. Así se llegó al empate. Dioni, que bajaba al medio campo a recoger el balón ante la falta de juego, había intentado esa acción imposible de irse de cuatro varias veces... Al final, le salió. 1-1.

El partido se volvió un toma y daca sin demasiado acierto ofensivo en ninguno de los dos bandos. Del correcalles no salió nada. Un disparo alto de Chevi para la UDL y poco más. Pouso agotó sus cambios en el minuto 73 mientras que Munitis se dedicaba a "pleitear" con los aficionados que estaban ubicados detrás de su banquillo. Ni una sola sustitución, sólo ese intercambio de pareceres con los hinchas… Algo impropio de un técnico. Hay que estar a lo que hay que estar.

Luis Morán dentro del área avisó de que el partido no estaba cerrado. Munitis no debía ser consciente de que el empate le servía muy poco al Racing. Dioni, que luchaba contra el mundo a su aire, tuvo una buena ocasión, casi sin ángulo, que terminó en saque de esquina tras una buena intervención de Miguel, el buen guardameta local. Era el minuto 86. Todavía hubo tiempo para que Mikel Santamaría se jugase la expulsión, aunque el árbitro solamente le mostró la amarilla y para que Pere Milla probase a Óscar Santiago con un disparo lejano.

En la última ocasión del partido, un centro de Migue lo remató Borja Granero de cabeza y de espaldas y estuvo a punto de terminar en gol si no lo evita Miguel. Pese al mal partido el Racing pudo ganar con esa última acción, pero sigue ofreciendo más dudas que certidumbres como conjunto. Lo mismo que la terquedad de Munitis a la hora de no realizar cambios durante el partido o hacerlo muy tarde.

Fran Díez


UD Logroñés 1: Miguel, Santos (Barreda, min. 73), Paredes, Adrián León, Borja, Jacobo, Titi (Alegre, min. 46), Milla, Carlos Fernández, Muneta (Luis Morán, min. 54) y Chevi.

Racing 1: Óscar Santiago, Fede San Emeterio, Borja Docal, César Caneda, Mikel Santamaría, Borja Granero, Álvaro Peña, Óscar Fernández (Migue García, min. 83), Dani Rodríguez (Artiles, min. 87), Coulibaly (Pumpido, min. 88) y Dioni.

Goles: 1-0, minuto 32. Pere Milla; 1-1, minuto 59: Dioni.

Árbitro: Subirats Matamoros (Colegio Catalán). Discreto, con alguna decisión extraña, aunque no fue decisivo. Amonestó a los locales Adrián León y Milla y a los visitantes Borja Docal y Mikel Santamaría.

Incidencias: 7.200 espectadores. Mejor entrada de la historia de Las Gaunas. 17 grados. Gran ambiente. El césped un poco duro. Se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento de un árbitro local, Francisco Vior. Se mostró una pancarta en contra del cierre de Altadis, que actualmente solamente mantiene abiertas dos fábricas, una en La Rioja y otra en Cantabria.

Las notas del UD Logroñés - Racing


Óscar Santiago   6/10
Salvó el primer gol con un paradón bajo palos antes de cumplirse el primer minuto. De lo poco salvable del Racing.

Fede San Emeterio   4/10
Muy nervioso todo el partido. Jugando al límite y superado por el ataque local.

César Caneda   4/10
Encerrado atrás y desaparecido. No estuvo fino y no mostró los galones de jefe de la defensa. De Beckenbauer, poquito.

Mikel Santamaría   4/10
La zaga tuvo muchos problemas y el navarro tuvo además que recurrir al famoso patadón para sacar el balón desde atrás ante la presión de la UDL. Estuvo a punto de ser expulsado, pero se quedó en amarilla.

Borja Docal   5/10
Mejor en ataque que en defensa. Se incorporó con acierto y centró algún balón con peligro. Atrás sufrió mucho como todos. Ha mejorado.

Borja Granero   3/10
En la línea de los últimos partidos. Con poco recorrido, poco participativo y sin mucho acierto. El centro del campo racinguista fue devorado por el rival. Tuvo un gran remate final.

Álvaro Peña   4/10
El UD Logroñés sabía de su importancia y Muneta le apretaba cada vez que recibía el balón. No entró en juego y perdió muchos balones. En la segunda parte estuvo algo más suelto, pero tampoco apareció mucho.

Óscar Fernández   5/10
Aprovechó algo su velocidad. En la primera parte fueron suyas las ocasiones visitantes y en la segunda entró por banda, pero sin mucho acierto.

Dani Rodríguez   3/10
En la izquierda es como un cero en esa posición. Todas sus virtudes quedan anuladas. Apenas entró en contacto con el balón.

Mohamed Coulibaly   3/10
Muchas ganas y buenas intenciones. No le salió nada. Estaba agostado mediada la segunda parte. Ni corría.

Dioni Villalba   8/10
No le salió nada hasta que se produjo el chispazo genial. Apenas había entrado en juego, pero en una acción aislada se fue de cuatro y anotó un gol con una definición brillante. Tiene el mejor regate de la categoría.

Migue García   5/10
Salió tarde. Tardísimo, pero intentó encarar a sus rivales y colgó un par de balones con criterio. Lo único que pudo hacer. Pide a gritos más minutos.

Jose Artiles   Sin calificar
Saltó al terreno de juego en el minuto 86. Nada.

Facundo Pumpido  Sin calificar
Presencia testimonial.

sábado, 30 de enero de 2016

Reina la paz en Logroño



Mañana no habrá confrontación de aficiones a la misma hora y en el mismo sitio. El grupo Viejo Fondo ha anulado su “corteo” a petición de la UD Logroñés y "en contra de su voluntad". La policía ya estaba alertada de ese posible foco de conflicto. La cita de los aficionados racinguistas sigue en pie: a las 15.45 en la Plaza del Espolón, una zona muy vigilada ya que allí se encuentran varios organismos oficiales. A la peña radical de la UDL no le parecía bien un pasacalles en su "territorio" ni olvidaban los incidentes que se produjeron en Santander en el choque de la primera vuelta, pero al final ha reinado el sentido común.

Ahora mismo ya hay muchos seguidores racinguistas disfrutando ya de la gastronomía de la capital riojana con un buen ambiente en la calle Laurel. Con un desplazamiento tan masivo es posible que se produzcan algunos incidentes aislados, con una noche por delante y el día entero de mañana, pero por lo menos se ha solucionado rápidamente un posible foco de conflicto con mucha repercusión mediática y en redes sociales. El entrenador de la UDL, Carlos Pouso, realizó ayer un llamamiento a la calma, el fútbol debe estar por encima y al margen de la violencia. El partido de Las Gaunas debe ser una fiesta con cerca de 2.000 cántabros en sus gradas y una entrada que puede ser la mejor de la historia del recinto, lo será en competición liguera y está muy cerca de batir un récord en un choque de Copa, con cerca de 7.000 espectadores.

Una final a la riojana


Más vino y menos agua. Welcome to La Rioja, cuna de algunos de los mejores caldos del mundo. El Racing no quiere recibir ningún baño en Las Gaunas ante uno de los equipos que está más en forma de la categoría. Pero no resulta nada fácil paladear un vino del enólogo Carlos Pouso... Sus equipos son de esos que se quedan atragantados en el paladar del rival.

La Unión Deportiva Logroñés lleva diez encuentros sin perder en competición liguera y es segundo en la clasificación del Grupo I a un punto del líder, el Racing de Ferrrol. El conjunto riojano fantasea con alcanzar el primer puesto en esta jornada por primera vez en lo que va de campeonato ya que los gallegos tienen una salida complicada, ante el Izarra en Estella. La UDL es sobre todo un bloque muy solvente al que cuesta Dios y ayuda ganar... Es el club que menos partidos ha perdido del grupo, con  solamente tres derrotas, y el menos goleado 11 goles en 22 encuentros. 

Con casi 2.000 racinguistas en Las Gaunas, el choque es algo más que un partido con tres puntos en juego. Lo es por el ambiente... y también por los matemáticas. El equipo local le saca seis puntos al montañés. Un empate o una derrota del Racing, con el gol average a favor de los riojanos, reducirían mucho las opciones de ser primero de grupo a los racinguistas. Consciente de la presión extra de su equipo Munitis ha querido echar balones fuera: "Para mí no es una final, lo será para los periodistas porque es vuestro trabajo. Siempre digo que las finales no se juegan en enero. Nos preparamos para estar bien en junio y no debemos caer en la ansiedad de querer ganar desde el principio. Nos pasó en el último partido; queríamos ganar cuanto antes, sacábamos rápido de banda, corríamos sin sentido y nos precipitamos. Caímos otra vez en esa ansia".

El técnico del Barrio Pesquero volverá a cambiar el sistema otra vez y apostará por una defensa con tres centrales y dos carrileros. Para el centro de la zaga son fijos César Caneda y Mikel Santamaría. Del vitoriano Pouso ha dicho esta semana que había sido el mejor central con el que había coincidido a lo largo de su carrera. "Es Beckbauer en 2ªB", comentó el vasco. Para completar el trío Munitis ha probado con Fede San Emeterio como central o Jon García.

En la derecha podría jugar Óscar Fernández y en la izquierda Borja Docal o Migue. Se caería del carril derecho Borja San Emeterio, con algunas molestias durante la semana y que no ha entrado en la convocatoria. En la media Munitis podría alinear a Granero, Peña y Dani Rodríguez con Coulibaly y Dioni en la punta de ataque. El argentino Facundo Pumpido podría tener sus primeros minutos en España en la recta final del encuentro, aunque todavía está en plena pretemporada. Con estos mimbres el entrenador espera dar con la ya famosa tecla, que va camino de convertirse en sinfonía nota a nota.



En el UDL destaca el goleador Pere Milla, que lleva 11 goles en 21 partidos pese a no ser un delantero nato. El conjunto riojano tiene en el bloque su gran virtud. En el conjunto que entrena Carlos Pouso militan tres futbolistas cántabros: Borja García, Adrián León y Alex Santelices. También han incorporado tres fichajes en este mercado invernal para tratar de compensar bajas importantes como la de Joel Valencia, que se fue a jugar a la primera división de Eslovenia, y la del lateral izquierdo Reguilón, al que recuperó Ramis para el Real Madrid Castilla.

El domingo a las cinco de la tarde con el arbitraje de un catalán novato en la categoría y con fama de muy tarjetero, Subirats Matamoros, comienza una cata de vinos futbolística que parece haberse convertido en una de las citas imprescindibles de la campaña para el racinguismo. Todas las partes esperan que el espectáculo del deporte no se vea enturbiado por incidentes violentos.

Un pistolero con silbato


Josep Subirats Matamoros. Apunten el nombre y recen para que no sea protagonista. Los apellidos son de árbitro, de eso no hay duda. Es su primera temporada en 2ªB y tiene 29 años. De momento, en la categoría de bronce desenfunda muy rápido la tarjeta y muestra casi seis por choque. Ha apuntado ya 39 cartulinas amarillas, que incluyen tres dobles que desembocaron en rojas.

Ha arbitrado siete partidos esta campaña, dos en el Grupo I, con tres victorias para el equipo local, un empate, y tres triunfos foráneos, así que no es un colegiado casero. Este será el partido más importante de su carrera, con unos 7.000 espectadores en el estadio y mucha presión. Lo más destacado que había arbitrado hasta la fecha había sido un Teruel-San Luqueño de los cuartos de final de la fase de ascenso a 2ªB.

Ese factor humano del árbitro puede decidir un partido tan disputado. Para el Racing el encuentro es casi una final y debe tener en cuenta esa faceta tarjetera del colegiado catalán. El UD Logroñés es el equipo del grupo que menos tarjetas recibe, menos de una por envite. Todavía no le han mostrado una sola roja a sus jugadores. El equipo que entrena Pedro Munitis es el undécimo en ese apartado estadístico con algo más de tres cartulinas por partido. El pistolero ha llegado a Las Gaunas, así que hasta el pianista debe ponerse a cubierto. Eso sí, como les mostramos en el gráfico muy pocas de las tarjetas han sido por algo que no haya sido una entrada.


Josep Subirats Matamoros, nació en Alcanar (Tarragona) el 28 de febrero de 1986. Es el menor de tres hermanos y fue jugador en varios clubes modestos de la zona. También estuvo un tiempo entrenando en el fútbol base. Trabaja en el sector de la seguridad privada, algo que podría explicar esa vena autoritaria y tarjetera.

viernes, 29 de enero de 2016

Vamos a llevarnos bien... o prepárate


Una foto. En el Ayuntamiento de Santander les encantan las fotos, incluso más que a los turistas japoneses. Las fotos y las infografías. Y los comunicados que dicen poco y suenan smart, cool y modernos, que suenan a trabajar mucho y a muy positivo, que suenan a ser una referencia mundial, aunque nadie tenga muy claro si realmente son prácticos o si sirven para algo. 

"El Ayuntamiento de Santander reforzará su apoyo al Real Racing Club a través de un nuevo convenio de colaboración que permitirá a la entidad aumentar sus ingresos por patrocinios a través de acciones promocionales en las inmediaciones del campo", rezaba el comunicado emitido ayer por el Consistorio. Traducimos: el alcalde le deja al club de fútbol aparcar cuatro coches rotulados con publicidad en la acera y no le cobra las tasas correspondientes. El jueves las dos partes firmaron el papeleo y posaron para el fotógrafo municipal... Parecía que era la bomba y no un poco de ese ya famoso smart-humo que rodea a Íñigo de la Serna como una niebla perpetua.

Las buenas palabras no faltan en la nota. Pura fachada y no precisamente la fachada que debe arreglar el Ayuntamiento, la del estadio municipal. "El alcalde ha subrayado lo que representa el Racing para la ciudad, que va más allá de lo deportivo, y le ha deseado los mejores resultados dentro y fuera del terreno de juego. Asimismo, ha reiterado una vez más el apoyo institucional al club que, según ha recordado, fue reconocido con la Medalla de Oro de la ciudad por su centenario y cuenta con un módulo propio en el Museo del Deporte", indicaban en la nota de prensa. Resulta sorprendente que un triste módulo en un olvidado museo sea algo a resaltar y valorar positivamente cuando hay asuntos mucho más preocupantes y graves. El estado de los Campos de Sport es lamentable y peligroso, con placas de la cubierta y cascotes de hormigón que se desprenden desde lo alto con grave riesgo para la seguridad en un recinto municipal que acoge a miles de personas cada quince días.

Además, el estadio no tiene electricidad y necesita un grupo electrógeno debido a una avería cuya reparación cuesta unos 50.000 euros. Esto no solamente afecta a la instalación deportiva sino que también impide el funcionamiento de un repetidor de telefonía móvil y de una depuradora de aguas. De todo esto no quieren saber nada en el Ayuntamiento de Santander. Eso sí, ahora los días de partido el Ayuntamiento de la capital repartirá folletos en los accesos al campo gracias a este convenio firmado el jueves... Con lo cual el cambio de cromos de "no te cobro por ocupar con cuatro coches la acera" por déjame repartir mi publicidad parece claramente más beneficioso para la ciudad que para el equipo de fútbol.



A Íñigo de la Serna le da calambre la posible reforma integral del estadio, que puede costar un par de millones de euros lo que habitualmente suelen valer en la capital dos rotondas o dos escaleras mecánicas— y que legalmente debería asumir su Consistorio. El edil ha dejado claro al Racing que pasapalabra, ha sido algo así como un sugerente vamos a llevarnos bien, foto incluida, o prepárate. Sobre la mesa ha podido quedar una posible oposición al apellido publicitario del recinto o dejar de abonar la factura de gasto eléctrico del estadio, aproximadamente unos 2.500 euros mensuales.

Sobre lo primero, parece complicado que el Ayuntamiento pueda oponerse a un nombre comercial los días del partido, ya que eso no cambiaría el callejero de la ciudad, pero desde luego la sociedad anónima deportiva no quiere líos que puedan retrasar un convenio con el Gobierno de Cantabria en el que le va la vida. Y sobre lo segundo, la factura de la electricidad en un recinto municipal siempre corre a cargo de su propietario, el Ayuntamiento. Si en el Palacio de los Deportes o en el Pabellón de La Albericia solamente jugasen un equipo de baloncesto o de balonmano, también tendría que abonar la factura el Consistorio. En el caso del Racing el recinto es igual de público, aunque esté cedido en exclusiva a un equipo, que por otra parte ya pagó con creces en su momento la minuta... Algo que ningún otro club deportivo de la región ha hecho.

Quedada polémica


La presencia de cerca de 2.000 aficionados racinguistas en Logroño no pasará desapercibida. En las últimas horas existe cierta preocupación por los incidentes que puedan generarse entre las dos aficiones. De forma espontánea, las peñas santanderinas anunciaron a principios de semana en las redes sociales un pasacalles, corteo en terminología ultra. En este caso parecía algo más inocente, y desde luego, no tenía intención de ofender a la afición rival. Es algo habitual en este tipo de desplazamientos masivos, una manera de ir todos juntos al estadio y dar colorido y ambiente a la previa del partido...

Pero esta "quedada" no sentó bien a todo el mundo. Una peña del UD Logroñés, Viejo Fondo, convocó algo similar a la misma hora y en el mismo sitio dejando claro que ninguna afición rival puede hacer un corteo en su ciudad: "En Logroño los corteos los hacemos nosotros, no los de fuera... Logroño SOLO blanquirrojo!!". Este grupo radical también recordaba los incidentes ocurridos en El Sardinero en el partido de la primera vuelta con un lema bastante elocuente: "Soy noble o soldado según me trates". Algunos aficionados racinguistas esperaron fuera del estadio a los hinchas riojanos y no tuvieron un buen comportamiento, pero también hace dos años hubo algún altercado en la calle Laurel. En las redes y foros se han cruzado amenazas y el ambiente se ha caldeado.

El Racing ha notificado a través del responsable de seguridad lo ocurrido porque se quieren evitar incidentes en un desplazamiento masivo que se quiere que sea una fiesta. La Segunda División B queda al margen de las Comisión Antiviolencia y rara vez se declara un partido de alto riesgo en esta categoría por el gasto y el número de efectivos que requiere, aunque la policía ha tomado medidas y habrá vigilancia especial dentro de los medios disponibles.

jueves, 28 de enero de 2016

Peligro: demasiadas tarjetas


No se defiende mejor por ser más duro o recibir más cartulinas amarillas. De hecho, el equipo menos goleado del Grupo I de 2ªB es también el que menos tarjetas ha visto: el UD Logroñés. El conjunto que entrena Carlos Pouso solamente ha sido amonestado con 55 cartulinas amarillas y todavía no ha visto ninguna tarjeta roja. A los riojanos les han marcado 11 goles en 22 partidos.

El Coruxo es segundo en la tabla del juego limpio. Tampoco ha visto ninguna roja y suma una amarilla más que los riojanos, 56. La Cultural Leonesa y el Tudelano completan la zona de "ascenso" del fair play.


El Racing es el undécimo equipo en la clasificación del juego limpio. Ha visto 68 tarjetas amarillas y tres rojas. Eso sin ser un equipo especialmente aguerrido y sin tener mucho oficio. Muchas de las cartulinas han sido por tonterías como desplazar el balón o protestar. Es un problema a corregir. En El Sardinero, el Racing ha recibido 33 amarillas y una roja y como visitante 35 cartones amarelos como denominan en la televisión gallega a las cartulinas amarillas y dos rojas. Los tres expulsados en el Racing han sido Migue, Alain y Dani Rodríguez. El jugador que más cartulinas lleva es Mikel Santamaría con seis amarillas.

El farolillo rojo de la clasificación del juego limpio en el Grupo I de 2ªB es la Peña Sport. Los navarros han visto nada menos que 79 tarjetas amarillas, 3,59 por partido, y seis expulsiones por roja. Curiosamente, dos conjuntos del grupo han visto ya ocho cartulinas rojas: el Cacereño y el Somozas.

miércoles, 27 de enero de 2016

Gol en Las Gaunas


Fue uno de esos estadios míticos de la infancia y la juventud de una generación que creció con el fútbol en el transistor, los cromos de cartón y los partidos siempre los domingos a las cinco de la tarde. Nada de consolas, streaming, depilaciones integrales y tatuajes. ¿Somos ratones o el Tato Abadía? ¡Con un bigote y un par! Obreros del centro del campo antes de que cayera la Unión Soviética, modestos aguerridos que enseñaban el culo al Madrid como en Braveheart.

Pero todo eso ya no existe. Se acabó. Ahora el estadio de Las Gaunas es un parque con arbolitos estáticos, como lo es el viejo Sardinero, que mira con recelo al nuevo recinto, a los nuevos tiempos que no son siempre mejores. Somos ya condenadamente viejos, como el Abuelo Cruz, que lo era con veintipocos. Vivir es ver morir, a tipos geniales y a estadios de tu vida que ahora son sólo un recuerdo de hojas que se caen en el otoño eterno.


Resuenan los ecos del gol en Las Gaunas del carrusel constante de mi cabeza. Es un sonido tan musical que precisamente a eso debe su peculiar nombre. En realidad, esa denominación fue motivada por un error, una deformación lingüística casi disléxica. La instalación se edificó en unos terrenos al sur de la ciudad que pertenecían a las hermanas Gaona y que cedieron generosamente para que sus vecinos practicaran deporte. El paso de los años transformó a las Gaona en las Gaunas y nadie se acuerda ya de aquellas hermanas y de su gesto altruista.

La inauguración de aquel estadio tuvo lugar en junio de 1924, un amistoso ante un conjunto francés hoy ya desaparecido, como el propio Logroñés: Vie au Grand Air. Ese mismo equipo galo, que ganó tres campeonatos de su país, jugó en 1919 ante el Racing lo que fue el primer encuentro internacional que disputó el conjunto montañés en Santander.

El nuevo estadio de Logroño fue inaugurado en 2002, aunque comenzó a construirse cuatro años antes. Todavía no le sale pelo en el bigotilllo ni tiene tanto encanto. Lo utilizan los dos equipos de la capital riojana, allí siguen enfrascados en una lucha cainita que casi nadie entiende lejos de la calle Laurel.


El domingo volverá a haber goles en Las Gaunas, pero no serán de Quique Setién, ni del Abuelo Cruz, ni de Alzamendi, Polster o Salenko; ni Eguizabal pagará fichajes con cajas de vino, ni David Vidal gesticulará en el banquillo, nadie lucirá bigote y nada será lo mismo. El domingo volverá a haber épica en Las Gaunas. El domingo volverá a haber goles en Las Gaunas, quizá, con suerte, sean de mi equipo y me importará un carajo ser un poquito más viejo, que no haya bigotes en el césped, que el viejo estadio sea un parque o que el mejicano Cruz ya sea abuelo de verdad.

Fran Díez

El toque sudamericano


La documentación del delantero Facundo Pumpido ya está en regla y el Racing vuelve a tener oficialmente un futbolista sudamericano en su plantilla profesional después de dos temporadas sin haber contando con ninguno. Algo bastante extraño en Santander, que siempre vio como su principal club tenía un toque del continente de la pasión futbolera por excelencia.



En las 17 campañas anteriores a ese agujero blanco de las dos últimos ejercicios, de 2013 a 1996, siempre hubo jugadores procedentes de Sudamérica, casi todos llegados de Argentina y Uruguay. Una constante a la que se habituó el racinguismo. En general, siempre ofrecieron un buen rendimiento: Schürrer, Correa, Arzeno, Diego Mateo... Aunque también hubo algunos fracasos, claro. En total, fueron 36 los jugadores en este periodo que recordamos en estas tablas. En la temporada 95/96 tampoco hubo futbolistas de Sudamérica, los extranjeros fueron el nigeriano Mutiu y tres jugadores de la Europa del Este: Faizulin, Zygmantovich y Dima Popov.


El Racing de Santander ha fichado bastante en el mercado argentino durante años, así que la llegada de Pumpido ahonda en esa línea. Además, el ariete llega recomendado por el representante argentino Juan Carlos Verón, que fue también futbolista en el conjunto racinguista en los primeros años ochenta.

El sobrino del famoso arquero de la Albiceleste será el argentino número 16 en 20 años en defender la camiseta del Racing. No es el primero que llega a Santander siendo hijo de un famoso futbolista: Changuito Cárdenas era hijo del Pablo de las Mercedes el Chango Cárdenas, aunque no eran tan conocido en España como Nery Pumpido. El lateral izquierdo pasó de puntillas por Cantabria y no llegó a disputar ningún encuentro oficial con el primer equipo.


Uruguay, con 11 futbolistas, es el segundo país de Sudamérica en aportar jugadores al Racing en este periodo de la historia racinguista. Casi todos se concentraron en una etapa muy determinada en la que el representante Paco Casal tuvo mucha influencia en Santander. El podio lo cerraría Brasil con seis jugadores, aunque el Racing parece gafado con los brasileños ya que nunca han terminado de funcionar en Cantabria. Ni siquiera Henrique o Felipe Melo ofrecieron aquí su mejor rendimiento pese a llegar a ser internacionales absolutos con la Canarinha.


lunes, 25 de enero de 2016

Un respeto


Triste como un empate con la Arandina, absurdo como un carrilero jugando al centro, febril como un Francis con angina, cansao como el Couly cuando era Couly, desaprovechao como el último cambio de los partidos, pillado como un carnet por duplicado así estoy yo… Así estamos todos. El Racing estropeó una jornada espléndida, jamás se lo perdonaré, jamás. Manga corta y resultado más corto aún. “Resultado gafas” anunciaba la cuenta oficial del club rindiendo homenaje al poeta Manolo de Lama. A veces, los titulares de la cuenta oficial del Racing son bastante mejorables por no decir que, bueno, ya saben...

Munitis devolvió a Docal a su hábitat natural y colocó a Artiles en tierra incógnita, allí donde se cuelgan los balones y los centrales le sacan 25 centímetros. Volvió el Granero más gradonero, vamos el que manda los pases a la grada. El único que no duda en este equipo es Santamaria. Balón que se acerca al navarro, balón que revienta. La falta de efectividad de la primera parte no presagiaba el desastre de la segunda. El equipo no estuvo desafortunado de cara al gol porque apenas probó fortuna. La Arandesa desvistió al conjunto santanderino hasta tal punto que la amable asistencia se horrorizó y pidió que al menos se taparan un poco que hay niños en las tribunas.

Mientras faltaba remate, no faltaba mate en las zonas nobles de los antiguamente Campos de Sport, próximamente Cantabria Infinita Tierra de Júbilo Sardinero Anchoas y Sobaos Adolfo Suárez. Lo trajo Facundo en un termos de dimensiones considerables porque en el catering del Sardinero no te ofrecen estas cosas. Llegó el mate pero no el transfer. Facundo aporta mucho en los entrenamientos y en los partidos, de momento, básicamente agua hervida.

Se comentaba en los mentideros del estadio que al Racing le faltó “chispa” contra esta modesta Arandiña. Eso mismo, una chispa, podría volver a encender los ánimos y sin margen de error ya sería terrible. Urge recuperar físicamente a muchos jugadores esenciales, urge volver a estabilizar el sistema, urgen tantas cosas. La Arandona fue un equipo muy de 2ªB, tan clásico como efectivo y audaz por momentos, por mucho que algunos les recriminaran la veteranía, la alopecia o la barriga.

El racinguismo organizado ya piensa en la calle Laurel. Atrás queda el encuentro contra este modesto, que en el prao se nos atraganta pero que en la garganta, con toda su letra y su música, así merece sonar: ARANDINA. Un respeto, joder, un respeto.

Pierre Mahe

Vuelta a las andadas


El Racing volvió a fallar. Ante un rival muy limitado técnicamente pero muy bien plantado tácticamente, el equipo cántabro se dejó dos puntos que vuelven a complicar la ya muy difícil tarea de quedar campeón de grupo.

Lucía el sol, soplaba Sur y la grada con pocas dudas sobre el devenir feliz del partido antes del inicio del mismo presentaba un aspecto más que digno. Se rumoreaba una tremenda goleada y lo que hubo fue lo que nunca debe faltar por muy manido el concepto: una buena paparda. Traca a todos los niveles.  

Granero se cargó innecesariamente con una tarjeta en los primeros compases, hecho que condicionaría su actuación y por lo tanto, la de todo el equipo. Dani y Artiles jugaban a puesto cambiado. El extremo reconvertido en casi segundo delantero se dedicaba a pelear balones con los centrales con la fortuna que le reservó su modesta estatura. No funcionó el invento. Todo el juego llegaba por la banda 100% canterana, la derecha, la buena, la de un destacado y recuperado Borja y de Óscar, una vez más muy activo. Transcurrió plácidamente la primera media hora, con internadas y aproximaciones carentes de peligro por parte del Racing. La Arandina por su parte parecía tener prohibido pasar de mediocampo, entregaba con pasmosa facilidad el peso del partido. Óscar disfrutó de las mejores ocasiones pero sigue negado de cara gol, dos remates suyos fueron lo más destacado. Los corners, hasta doce en el global del partido para los locales, no creaban ningún peligro. Un flojo Borja Docal empezó tirándolos hasta que, sin mejor acierto tomo el relevo Álvaro, auténtico creador del juego cuando Granero falla. Una aceptable primera parte dejaba paso a una desastrosa segunda.


Los de Munitis salieron pronto del vestuario para realizar un mini-calentamiento antes del maxi-bochorno. Docal salvó primero el disparo de los amarillos y acto seguido los Óscars se emplearon para sacar en boca de gol un balón complicado. La Arandina empezaba a sentirse cómoda y embotelló al Racing que por su parte no conseguía culminar ninguna contra. Entraron Migue y Couly, que no mejoraron en nada lo que ya había sobre el campo. En otro esperpento, el andaluz, sin presión alguna del rival condujo el esférico hasta la línea de fondo y más allá despertando el enfado de una grada a la que se le agotaba la paciencia. Munitis, por cuarta vez, no agotó los cambios, pensando sin duda que al igual que se juega mejor con diez que con once, es mejor hacer dos cambios que tres. Fueron los únicos cambios que no agotó porque trastocó lo demás: cambió a jugadores de sus puestos, cambió de sistema de juego. La Arandina fue a por el partido, incorporando a otro delantero. Cuando se conformó con el punto se dedicó a perder tiempo.

Sin capacidad de reacción en el campo o desde el banquillo, el partido se apagó poco a poco evidenciando preocupantes lagunas físicas en el conjunto cántabro. Es incomprensible semejante falta de intensidad y ocasiones en los últimos minutos, jugando en casa y contra un modesto conjunto. No hubo “illa, illa, illa” pero si una sonora pitada para todos y cánticos de motivación desde la Gradona como “échale huevos” y vítores sobre un ascenso que no parece nada seguro.

El Racing ha desperdiciado un partido cómodo, confirmando así su mal inicio de 2016. Ni suma, ni sigue. El Racing vuelve al punto de partida, a las dudas, a los debates, a los pitos, en definitiva a las andadas.


Pierre Mahe



Racing 0: Óscar Santiago, Borja San Emeterio, César Caneda, Mikel Santamaría, Borja Docal, Borja Granero, Álvaro Peña (Migue García, 72), Artiles (Coulibaly, min. 62), Dani Rodríguez, Óscar Fernández y Dioni.

Arandina 0: Álex, Arturo (Pablo, min. 67), Mauri, Pajarero, Sergio, Gonzalo, Seoane, Ochoa, Pau Franch, Javilillo (Ruba, min. 78) y Adri (Fran, min. 46).

Árbitro: Gorostegi Fernández-Ortega (Colegio Vasco). Amonestó a los locales Dani Rodríguez, Borja San Emeterio, Migue García y Borja Granero y a los visitantes Pau Franch y Seoane.

Incidencias: Campos de Sport de El Sardinero unos 4.500 espectadores. Se registraron los accesos en unas determinadas puertas por medio de una aplicación en los teléfonos móviles de los porteros. Temperatura veraniega. Se guardó un minuto de silencio en memoria de Antonio González Gutiérrez, abonado número cinco del Racing.

domingo, 24 de enero de 2016

El bueno, el feo y el malo del Racing - Arandina


El bueno
Es muy complicado destacar algo de uno de los partidos más decepcionantes de la temporada…. Y ya van demasiados. No marcarle un gol al segundo equipo más goleado de una categoría con 80 conjuntos sabe a derrota. Me remito a una frase que escribí a principio de campaña tras varios encuentros horrorosos del equipo de Pedro Muntis: “Si una paparda es continuada, deja de ser paparda". Los males del equipo siguen latentes y afloran de vez en cuando, como una alergia, sin que el técnico les encuentre una solución. Quizá la nota más positiva fue que Borja San Emeterio parezca ya recuperado. El lateral de Sierra de Ibio fue de más a menos a lo largo del choque, aunque es muy lógico después de tantos meses de lesiones y problemas físicos. Con su regreso, Munitis soluciona un lateral, en la otra banda sigue todavía el problema… y ahí no se espera a nadie.


El feo
El cortocircuito del Racing en el terreno de juego estuvo a juego con el que padece el estadio. En el club santanderino todo está cogido con pinzas, atado con bridas para que no se deshaga como un castillo de naipes. A la espera de ese convenio de patrocinio salvador con el Gobierno de Cantabria hace falta también que acompañen los resultados en el plano deportivo. Ganar partidos es la mejor medicina para que no se desmorone todo. También para que el Ayuntamiento de Santander acceda a arreglar la parte del recinto que le corresponde. Al final, las torretas de luz de los Campos de Sport de El Sardinero se encendieron tarde y el equipo se quedó cegado. Un conejito paralizado delante de los faros del coche. El equipo necesita un generador, pero más que de electricidad de ilusión. Lo de Logroño parece una final y estamos casi a mitad de campaña. ¡Preparen sus corazones!

El malo
Si empecé por el lateral derecho terminaré por el izquierdo con un cambio de juego digno de un centrocampista top. En el Racing los cambios de juego de Mikel Santamaría y Borja Granero no suelen encontrar su destino. Tampoco se acierta con los saques de esquina. El bombardeo a la Arandina fue como en la guerra de Gila, se avisaba al enemigo para no matar a nadie. El club cántabro debería traer un lateral zurdo con experiencia y cartel en la categoría, lo vengo advirtiendo desde hace varias semanas. Docal no estuvo bien en un partido cómodo que en teoría le permitiría lucirse más en labores ofensivas, su especialidad. Santamaría es un central que puede adaptase en caso de necesidad... En la banda izquierda Munitis tiene un problemón. No cuenta con un lateral claro y por delante escora a Dani Rodríguez sin éxito. El gallego no es un jugador de banda. Al final, todo el equipo se queda descompensado y esa vía zurda se autobloquea.

Fran Díez

Las notas del Racing - Arandina


Óscar Santiago   5/10
Sin trabajo. Lo que debió ser un partido plácido se tornó en pesadilla. Debió ser una tortura verlo bajo palos sin poder hacer nada.

Borja San Emeterio   6/10
Seguro en defensa e incorporándose bien al ataque, especialmente en la primera mitad. No se notó su larga inactividad.

César Caneda   5/10
Como siempre muy sólido atrás y además ayudando en la salida del balón. El jefe de la zaga.

Mikel Santamaría   5/10
Volvió al centro de la defensa, puesto en el que había rendido a gran nivel justo antes de que le trasladasen al lateral izquierdo. Abusó mucho del patadón.

Borja Docal   4/10
Muchas pérdidas de balón. Nervioso atrás y precipitado arriba. Tampoco estuvo fino botando los saques de esquina.

Borja Granero   4/10
Si el valenciano no funciona, el Racing no carbura. No está en buena forma. Estuvo lastrado en tareas de contención por la cartulina que vio a los dos minutos. Fue a menos.

Álvaro Peña   6/10
Mucha calidad y motivación, pero no funcionaba nada alrededor.

Óscar Fernández  6/10
Empezó muy bien, pero se fue obcecando. No termina de finalizar bien las jugadas y se le nota ansioso en ese aspecto.

Dani Rodríguez   5/10
Descolocado. Está fuera de su sitio y apenas puede aportar escorado en la banda izquierda. Se le desaprovecha y además, el equipo queda totalmente descompensado.

José Artiles   5/10
No se había ganado volver, le puso ganas pero no estuvo acertado.

Dioni Villalba   5/10
Le faltó Couly a su lado. Estuvo bastante desconocido.

Migue García   5/10
Sale siempre demasiado tarde y sin tiempo para centrarse.

Mohamed Coulibaly   5/10
Aportó cosas a su manera sin apenas minutos. No protagonizó el milagro goleador esperado.

sábado, 23 de enero de 2016

Todo preparado para el domingo


Después de la sesión a puerta cerrada del jueves en los Campos de Sport de El Sardinero, el entrenamiento del sábado no ha tenido demasiada trascendencia. Pedro Munitis no ha revelado sus cartas, si habrá cambio de sistema o no, quizá porque ni él mismo lo tiene claro. Eso parece viendo la sorprendente convocatoria en la que ha entrado toda la plantilla disponible. Por tanto, y quedando fuera Fede por sanción y Francis por enfermedad, son 19 los conovocados aunque tres de ellos verán el partido desde la grada:

Convocatoria Racing - Arandina:

Sotres, Óscar Santiago; Borja San Emeterio, Mikel Santamaría, Caneda, Alain, Jon García, Docal, Sergio Camus; Dani Rodríguez, Kamal, Álvaro Peña, Granero, Migue, Artiles, Cerro, Óscar Fernández; Coulibaly, Dioni.

Destaca la entrada del canterano Camus provocada por las dudas de las bandas en defensa, así como la vuelta de Cerro después de su enfado, de Docal  y de Borja San Emeterio tras casi cuatro meses apartado de los terrenos de juego por lesión. Habrá que ver si finalmente se quedan entre los 16 definitivos que nos representarán ante la Arandina.

Dirigirá el encuentro el colegiado vasco de 32 años Aitor Gorostegui Fernández Ortega. Esta temporada ha arbitrado 4 encuentros, con 1 victoria local, 1 visitante y 2 empates. Mostró 16 tarjetas amarillas, 9 al equipo local y las 7 restantes al foráneo, y ninguna roja.

jueves, 21 de enero de 2016

Lechazo al horno en El Sardinero


Llega un tierno lechacito a El Sardinero, pero cuidado con atragantarse. El verde, la lechuga, es lo peligroso. Lo que adelgaza la cuenta de puntos. La Arandina es decimocuarta con solamente tres puntos de colchón respecto al Valladolid B, que ocupa el puesto de promoción, y cuatro de margen con el descenso. El equipo burgalés tiene problemas en defensa lo que le ha lastrado mucho. Han recibido 39 goles en 21 jornadas y son el equipo más goleado del grupo. En toda la categoría solamente hay otro club que haya encajado más goles, el filial del Getafe con 41 tantos. En las últimas jornadas ha frenado un poco esa sangría, pero solamente ha conseguido dejar su portería a cero en tres ocasiones, aunque ojo, porque ha sido ante "grandes": un Compostela en Santiago hace tres jornadas, y en casa ante el Logroñés (Jornada 6) y Racing de Ferrol (Jornada 1). La goleada que se llevó en Vigo, 6-1, ante el Celta B pesa mucho en el balance general.

La Arandina como visitante ha ganando tres partidos, empatado dos y perdido seis con 12 goles a favor y 25 en contra. Es un rival, que en teoría, no debe dar ningún problema al Racing en casa. Debe ser un trámite previo al desplazamiento de Logroño, pero un trámite que requiere concentración y no fallar en lo básico. El rival volverá a ser el propio equipo local. El Racing debe sumar sí o sí tres puntos ante la Arandina.

Tampoco cabe la excusa del desconocimiento. En la primera vuelta, el equipo burgalés sorprendió a los racinguistas con su única arma: la cabeza del espigado Pau Franch. El empate a uno en El Montecillo que supo a derrota. El ariete de Castellón, su Facundo Pumpido, lleva siete goles esta campaña, y otros dos en Copa. Pau Franch viene con ganas de dar guerra con su 1,85: "Tenemos que intentar quitarle el balón al Racing y jugar de tú a tú. Sin ningún miedo, salir con mentalidad ganadora y con ganas de buscarle las cosquilas a un grande. Necesitamos rascar puntos para lograr la permanencia en este tipo de campos".

En el Racing, Pedro Munitis barrunta una pequeña revolución motivada por las circunstancias o realizar un pequeño apaño para seguir igual. Las dudas se centran en los laterales, el talón de Aquiles de la defensa racinguista esta campaña. Fede y Francis con baja por lo que está por ver quién ocupa el lateral derecho. Si Borja San Emeterio convence físicamente será el encargado de sustituir a su hermano con Mikel por la izquierda y el sistema habitual de las últimas jornadas: 4-3-3. El canterano Sergio Camus tiene también opciones de jugar en ese puesto de la zaga. La otra posibilidad para el técnico montañés es emplear un sistema con tres centrales y dos carrileros muy ofensivos: Óscar Fernández por la derecha y Migue por la izquierda. Un 3-5-2.

Además de la duda de Borja también está cansado Mohamed Coulibaly. El único jugador de la plantilla que ha participado en todas las jornadas disputadas hasta el momento. Lleva los mismos goles en liga que Pau Franch, siete. Nunca antes en su carrera había jugado tanto.Tampoco había marcado tantos goles. Munitis le dio descanso el miércoles, pero parece que formará en ataque junto con Dioni. Ambos están en racha y tienen enfrente al equipo más goleado del grupo.... Una zanahoria para los delanteros. El lechazo, para acompañar a la verdura, se pone en el horno el domingo a las cinco de la tarde con arbitraje del vasco Aitor Gorostegi Fernández-Ortega.

Reformas S.A.


Desde racinguismo.com llevamos tiempo advirtiendo del deplorable estado en el que se encuentran los Campos de Sport de El Sardinero. Del edificio se desprenden chapas metálicas de la cubierta y cascotes de la fachada, algo que ya ha ocurrido en días de partido con miles de personas caminando en las cercanías. En cualquier momento puede ocurrir una desgracia de la que sería responsable el Ayuntamiento de Santander. La casa del Racing necesita con urgencia una reforma importante, más allá de lo estético, aunque también requiere un lavado de cara. Es evidente que adecentar el recinto podría esperar a tiempos mejores en lo económico, si es que alguna vez llegan, pero no algo que puede costar mucho más que dinero. Este es un debate mucho más trascendente que el apellido publicitario que puede o no llevar el estadio. Se trata de una cuestión de seguridad para los ciudadanos.

Para explicar la situación jurídica de los Campos de Sport recurrimos a un ejemplo cotidiano que puede entender cualquiera. El Racing vive de alquiler en un piso y se estropea la lavadora porque el electrodoméstico tiene 28 años. No deja de funcionar porque el inquilino haya hecho un mal uso del aparato, que podría ser haber metido piedras por error junto a la ropa... Se estropea por el tiempo y el uso, así que el arrendador, que es el Ayuntamiento de Santander, tiene que sustituir la lavadora. O pintar una humedades.

Aunque el recinto es de propiedad municipal, el Ayuntamiento de Santander tiene cedido su uso en exclusiva al Racing y el club de fútbol pagó un alto precio por ese alquiler. Millones. Siempre se debe recordar que la institución racinguista tiene ese uso exclusivo debido a que el Ayuntamiento compró, por un precio muy bajo, el anterior estadio, donde actualmente está el parque Mesones. Aquella venta incluía el uso y disfrute de un nuevo terreno de juego que construía el Consistorio, sin plazos. Para siempre. Fue un acuerdo más beneficioso para la ciudad que para el Racing, ya que esos terrenos realmente eran urbanizables, aunque se quiso hacer ver que no en su momento se llegaron a calificar como "el mejor solar de España".



El convenio entre el club y el Ayuntamiento, firmado a finales de los años ochenta, genera más de una duda porque no incluye ningún detalle sobre la relación entre ambas instituciones con respecto al edificio de una forma concisa, pero desde luego deben regirse por la legalidad vigente. La incógnita principal, más bien en lo que se escuda el Consistorio, es qué es una mejora o qué es un mantenimiento o rehabilitación de la instalación... Hasta la fecha el Ayuntamiento ha mirado siempre para otro lado y ha sido el club el que ha abonado algunas necesarias reformas de un estadio que cumplirá 30 años en 2018. El "casero" paga desperfectos y averías del paso del tiempo, pero al usuario le tocarían las mejoras o arreglos... 

La valoración de lo que es cada obra puede dar lugar a la especulación, pero no tanto. Un videomarcador o pintar los asientos es una mejora estética, evitar que se desmorone la cubierta o la fachada parecen un asunto evidente: corresponde al Ayuntamiento. Cuando el Racing acometió las obras de mejora solicitadas por la UEFA para participar en competición europea, pagó el club. En la época de los Díaz en la presidencia hubo también un gran desembolso para adecuarse a las exigencias de la LFP en materia de seguridad. En gran parte las abonó también el Racing. El tema es complejo, pero si ocurriera una desgracia el Ayuntamiento de Santander sería el responsable porque el Racing ha notificado el mal estado de las instalaciones y hay un informe de la LFP y otro de los bomberos al respecto. Sin embargo, no estaría de más un nuevo informe de los técnicos municipales sobre la conservación y el mantenimiento de la instalación deportiva.

En cualquier caso, una vez abierto el melón de la reforma de El Sardinero se puede avecinar otro problema serio, que costará miles de euros. El estadio requiere una conservación integral y no un simple mantenimiento por lo que se aplicaría la Ley de accesibilidad... Se debería de instalar un ascensor en Tribuna Principal, mejorar los accesos en varias puertas y especialmente adecuar la zona de discapacitados a la normativa actual. Lo dicho, miles de euros.



El mal estado de las instalaciones está ahora mismo costando mucho dinero al club. El domingo la electricidad del estadio se tendrá que obtener otra vez de un grupo electrógeno, al igual que ocurrió en el partido ante el Celta B, aunque en lugar de dos se alquilará uno más potente. Los técnicos aseguraron que la reparación requería un mes de plazo porque había piezas que tenían que venir de fuera. No es la primera vez que un panel eléctrico de los Campos de Sport se hace fosfatina. Repararlo cuesta unos 50.000 euros y es una avería que afecta a la zona más allá del estadio.


Fran Díez