lunes, 29 de febrero de 2016

Casualidades


El juez Marigorta ha declarado el concurso del Racing de Santander no culpable, o lo que es lo mismo, fortuito. Aclarando: que la gestión desleal de Pernía y Cía se produjo por circunstancias de mercado o fortuitas. Cosas de la Justicia y del destino, que le da champán a Pernía y  chinchón a todo hijo de vecino. Fortuito, lo que se dice fortuito, es encontrar un bar abierto a las tres de la mañana en Santander, un aparcamiento libre por el centro un viernes noche, un billete de 20 euros en el ascensor o una mayoría en el Congreso. Será que el saqueo indiscriminado a las arcas de un club pertenece a esta misma categoría y con la inocencia que se les concede a los niños traviesos, acordemos que Pernía y secuaces, seguro segurísimo, no lo hicieron “aposta”, que fue sin querer.

Me inclino a pensar que la tomadura de pelo a la ciudadanía también será fortuita: defectos de forma, tecnicismos y un concepto excesivamente garantista tendrán la culpa. La caracterización del concurso puede llevarse por delante varias causas pendientes, como la querella de los exjugadores y terminar absolviendo a todo el respetable, lo cual es una forma de hablar tratándose de semejantes pájaros. Ave Pernía, sin pecado concebido.

Lo que tampoco fue fortuito ayer fue el lamentable final de encuentro que protagonizó el Racing. Insólito fue que a las cinco bajas del Pontevedra se le sumaran dos en el calentamiento, una de ellas tras la foto de rigor. Ya es casualidad. Sin embargo, el desbarajuste táctico no fue casualidad. Es el producto perfectamente dosificado de una serie de decisiones equivocadas y sucesivas. La fórmula perfecta del desastre con Francis haciendo petar la probeta. No, es que el “campo estaba resbaladizo”, que Luisito me asustó poniendo una defensa de tres, que la categoría es muy difícil y que el perro se comió mis apuntes. El defecto de forma lo tenemos en el banquillo y no hay quien lo subsane.

Debería cambiarse el propósito finalista del Convenio de patrocinio del Gobierno regional, pagar Hacienda no es lo primero. El objetivo primero e irrenunciable es el pago inmediato de la deuda con Pedro Munitis y Gonzalo Colsa así como el pago del finiquito. Como racinguista agradezco enormemente  y de corazón la labor realizada y el compromiso inquebrantable de estos dos grandes tipos que han puesto su esfuerzo y su dinero en sacar esto adelante. Pero no funciona y dejó de ser casualidad hace ya demasiado tiempo.

Las cosas seguirán por su cauce, tanto en lo legal como en lo deportivo. No cambiarán ni los jueces ni los entrenadores. No habrá bares abiertos, ni sensores que señalen aparcamientos libres, ni billetes de 20 brotando por las calles. Casualidades, las justas. Que las desgracias nos acechen tampoco es fortuito. Quien se sorprenda a estas alturas es que todavía no ha asumido que somos del Racing y, que en cierta medida, nos merecemos lo que tenemos.  


Pierre Mahe

Concurso fortuito


En España es casi imposible que un juez declare culpable un concurso de acreedores, aunque en el caso del Racing existían muchos indicios de una gestión al menos sospechosa. No ha habido riesgos en el Juzgado de lo mercantil de Santander y Carlos Martínez de Marigorta ha calificado el concurso de acreedores racinguista como fortuito y sin imposición de costas, eso sí con un retraso enorme incluso para un Justicia que destaca por su lentitud.

Tanto la fiscalía como los administradores concursales habían solicitado justamente lo contrario. El perito concursal había presentado un informe demoledor y cualquier aficionado ha podido ver las pruebas de como los dirigentes del club se fundían el dinero en comilonas o coches de lujo mientras dejaban un agujero negro en las arcas del club y no abonaban las nóminas... Claro que el periodo juzgado en la calificación era solamente de dos años antes de la solicitud del concurso. Eso sí, dentro de ese plazo se incluyen operaciones tan extrañas como la del Racing Primavera, el filial brasileño que costó casi un millón de euros, el traspaso de Zigic, Tchité o Smolarek.

Desgraciadamente, este fallo tendrá consecuencias en la querella presentada por los ex jugadores y en la acción social de responsabilidad ya que un juez ya considera que la gestión ha podido ser mala, pero no delictiva. Y la gestión penosa no está penalizada, como en política.

domingo, 28 de febrero de 2016

El bueno, el feo y el malo del Pontevedra - Racing


El bueno
En lo deportivo es complicado encontrar aspectos positivos de un empate que supo a derrota por muchos motivos: porque el Racing de Ferrol venció otra vez, porque el Pontevedra tenía los mimbres justos tras una extraña plaga de lesiones orquestada por las meigas o por la fragilidad que demuestra la escuadra dirigida por Munitis como conjunto… Dioni es muy bueno, pero no marca goles y Pumpido es muy malo pero los anota. Ya lleva dos. Lo más simpático fue fijarse en la camiseta del equipo rival, que lucía publicidad institucional: ‘Deputación de Pontevedra’. ¡Justamente de esas diputaciones que quiere eliminar Ciudadanos! Al club gallego le abonaron 160.000 euros por esa campaña publicitaria –más otros 20.000 por otro concepto de promoción– la temporada pasada… En Tercera División. La campaña anterior, también fuera de las categorías nacionales, el Pontevedra tenía el mismo acuerdo de patrocinio. Aquí resulta más fácil rasgarse las vestiduras...


El feo
Con la mantita de cuadros de colores, unos guantes rojos inclasificables y el cigarro entre los dedos. Los habitantes de Pasarón, un extraño planeta perdido en la galaxia de 2ªB tan lejano como Tatooine. En los prolegómenos del encuentro nos deleitábamos con la parroquia del estadio mientras se lesionaban dos futbolistas del rival para elevar su número de bajas en el Pontevedra a más de media docena. Ni con esas fue capaz de vencer el Racing. Señora, déjeme la colorida manta para la fase de ascenso que empieza a hacer mucho frío en medio de un páramo de desesperanza…



El malo
El Racing fue el doctor Jeckyll y el señor Hyde en Pasarón. La diferencia entre la primera y la segunda parte que realizó el equipo cántabro es difícil de explicar. Los experimentos constantes de Munitis cambiando de sistema y de posiciones a sus jugadores no contribuyeron en absoluto a que el Racing pudiese ganar allí. Todo fue un experimento, desde la lista de la convocatoria. Tres laterales derechos en el mismo partido, dos izquierdos, cambios de banda, de posición, de sistema… Una ocupación de los espacios desquiciante en un equipo que es incapaz de botar un saque de esquina de manera correcta. Las piezas del puzle no le terminan de encajar a Pedro Munitis… Los entrenadores tienden a volverse “locos” cuando no llegan los resultados. Inventar soluciones que crean otros problemas más graves. Antes de comenzar el partido se guardó un minuto de silencio por Nando Yosu, ex jugador tres campañas de un Pontevedra de Primera División, y al viejo Zorro de Munguía no le pasaban esas cosas. Los centrales jugaban de centrales y los delanteros de delanteros y el dibujo táctico no variaba cada cuarto de hora. Todo es mucho más sencillo.

Fran Díez

Munitis no termina el puzle en Pasarón


Los milagros solamente existen en las películas y en la noche de la entrega de los Oscars asistimos a un empate del Racing que supo a derrota. Un final de película agrio y triste,  con muy poco glamour. Un baño de realidad de esos que nunca se llevan la estatuilla a casa. Si la planificación deportiva se hace mal y si el cuerpo técnico no consigue sacar rendimiento de su plantilla, o incluso hacen peores a los jugadores, podrás ganar algunos encuentros por la enorme diferencia de potencial que tiene el Racing en este Grupo I de 2ªB respecto a sus rivales, pero los santanderinos nunca terminarán primeros en la tabla, encontrarán una línea de juego o serán un bloque solvente que sabe cerrar los encuentros… Eso es ciencia ficción, más allá de cuestiones extradeportivas. El Racing hizo una buena primera parte y otra penosa, fiel a su estilo de ser irregular. En parte porque Pedro Munitis experimentó, ya desde la convocatoria, con tres o cuatro sueros y brebajes diferentes como un científico loco. Su seña de identidad es la variación constante.

El Pontevedra llegaba al partido con cuatro sancionados y un lesionado, además de muchos otros jugadores tocados o recién recuperados de lesiones largas. Eso en una plantilla corta con mayoría de futbolistas de Tercera el cuadro gallego es un recién ascendido a 2ªB envuelto en más penurias económicas que el Racing se notó mucho. Y a todos esos males, antes de empezar el choque, se les lesionó el portero y un central en una escena surrealista. No podían tener peor fortuna. Cosa de meigas.


Pese a todo, el Pontevedra estuvo más dominador y salió con fuerza a presionar la salida del balón de un Racing que siempre tarda en entrar a los partidos. Las carencias de la escuadra gallega tampoco les permitían mucho más… De hecho, la primera ocasión fue para los foráneos. A los ocho minutos una internada de Migue terminó con buen centro raso que no alcanzó Pumpido a rematar. Al argentino le faltó calzar un 50 para tocar el balón con la puntera desde el suelo.

El conjunto de Pedro Munitis se fue asentado sobre el césped y se deshizo de la presión granate teniendo más el esférico en su poder. Con ese guión no tardaron en llegar las ocasiones. En el minuto 17, Migue cedió a Dioni y el andaluz lanzó un centro medido que de cabeza remató Pumpido algo desviado. Los cántabros eran tremendamente superiores y creaban peligro. Fruto de ese trabajo llegó el 0-1 con un centro de Dioni que remató Pumpido en el minuto 23. El Racing estaba muy cómodo ante un Pontevedra que no daba más de sí y que acusaba las bajas.

En el único saque de esquina medio bien botado se produjo un remate de Granero, solo en el área, que rebotó en un defensor granate. Se pidió mano, aunque no pareció penalti.  El Racing seguía apretando y en el minuto 35 una internada de Migue terminó con el balón en las manos del portero local cuando el jienense trataba de dar un pase de la muerte. Poco después Migue no acertó a rematar bien en el corazón del área libre de marca un buen centro de Pumpido. Poco después llegó  la única jugada trenzada desde atrás del Pontevedra, que concluyó con un espectacular caño de Anxo a Fede San Emeterio. A continuación el gallego disparó muy fuerte y cruzado desde fuera del área. Su zurdazo salió desviado. Fue el único susto para Óscar Santiago en la primera parte.

En el 43 un disparo de Dioni a la media vuelta lo rechazó Company. El rebote le cayó a Álvaro Peña que trató de regatear al guardameta sin éxito. Pese al absoluto dominio el Racing se fue al descanso sin cerrar el choque. Como siempre. Perdonando.


Incomprensiblemente en la segunda parte el Racing se echó atrás y dejó de tener la posesión del balón. Se quedó estático y a merced del rival. Munitis se dedicó a cambiar de sistema y de posiciones a sus hombres sumiendo a los cántabros en el caos más absoluto. Dentro de ese desconcierto, el Racing estuvo más cerca de perder que de ganar, pese a haber disfrutado de ocasiones suficientes para golear en los primeros 45 minutos. Sin ritmo, sin el balón, el conjunto verdiblanco fue devorado por los leones de Luisito.

En el primer minuto de la reanudación Borjas estuvo a punto de marcar en la boca de gol en una falta lateral peligrosa concedida por Mikel y que peinó un jugador gallego. El Racing es un dolor en las acciones de estrategia, tanto en ataque como en defensa. El talento de Dioni salió al rescate. En minuto 54 obligó a intervenir al arquero local y poco después otro centro del malagueño casi lo mete en su propia portería Verdú. Eran ya acciones aisladas porque el juego de equipo de los cántabros había desaparecido.

El Pontevedra, con lo justo, puso en aprietos constantes a los montañeses. En el 65 un disparo de Borjas lo tuvo que desviar Óscar Santiago a córner. La locura de cambios de hombres y posiciones de Munitis fue el colmo para los racinguistas. El del Barrio Pesquero se dedicó a completar un extraño puzle o bien para tratar de parar el hundimiento o bien como causa del desastre, más probable. Sus jugadores terminaron desperdigados por el terreno de juego al albur.

El árbitro anuló un gol al canario Borjas, muy dudoso y protestado, aunque lo pareció por muy poco. El máximo goleador del Pontevedra volvió a llevar el corazón a la garganta de los racinguistas con otro chut poco después. La defensa del Racing estaba temblorosa, el centro del campo de vacaciones.

Una contra a diez minutos de que se cumpliera el tiempo reglamentario terminó con el pase de Óscar a Dioni, pero el andaluz lanzó alto presionado por la llegada de un central granate y el portero. Se veía venir el empate del conjunto local más que el segundo tanto de los cántabros. Un Racing tan triste y desorientado no podía salir sin un bofetón de Pasarón. En el 82 un Borja Granero histérico cometió una falta absurda en el centro del campo. El árbitro no expulsó al valenciano de milagro, que siguió protestando la acción fuera de sí. Él mismo despejó el centro a la frontal del área donde el balón le cayó a un Álex Fernández libre de marca. Sin dejar caer el balón y con un Álvaro Peña que medio se apartó, el jugador gallego empaló el esférico a la escuadra de la portería defendida por Óscar Santiago. La estirada del santanderino no sirvió de nada. La defensa estuvo horrible, una vez más.

No reaccionó el Racing, salvo en otra acción de Dioni, e incluso se temió un naufragio total. El Racing aumenta a 69 la cifra de años sin ganar en Pasarón y se queda lamiéndose sus heridas. Cinco partidos sin ganar a domicilio, a once puntos de los ferrolanos y sumido en unas incertidumbres que estuvieron presentes desde el inicio de la campaña. Llegar así a la fase de ascenso es casi como no llegar.

Fran Díez


Pontevedra 1: Company, Miguel, Verdú, CAmpillo, Capi (Pablo), Kevin presa (Mouriño, min. 75), Jandrín, Álex Fernández, Borjas, Tomás (Queijeiro, min. 46) y Anxo.

Racing 1: Óscar Santiago, Borja San Emeterio (Óscar Fernández, min. 53), Mikel Santamaría, César Caneda, Fede San Emeterio, Borja Granero, Dani Rodríguez, Álvaro Peña, Dioni, Pumpido (Francis, min. 63) y Migue García (Artiles, min. 75).

Goles: 0-1, min. 24:Pumpido. 1-1, min. 83: Álex Fernández.

Árbitro: Juan Bustos (C. Castellanoleonés). Amonestó al local Kevin Presa y a los visitantes Fede San Emeterio, Francis, Oscar Santiago, Borja Granero y Borja San Emeterio. Expulsó a Fede al final del partido por doble amarilla.

Incidencias: Unos 3.000 espectadores en Pasarón con presencia de unos pocos aficionados racinguistas. El terreno de juego aguantó bastante bien. La lluvia respetó el choque.

Las notas del Pontevedra 1 - Racing 1


Óscar Santiago   5/10
Tuvo poco trabajo y nada pudo hacer en el gol. Sacó también una buena mano. Algo nervioso sacando de puerta, a juego con el resto del equipo.

Borja San Emeterio   5/10
Cumplió en el lateral derecho después de muchas semanas lesionado. Se salvó de una segunda parte horrorosa de sus compañeros.

César Caneda   5/10
Pasó desapercibido en el caos de la segunda parte. Podía poner más orden con su veteranía.

Fede San Emeterio   4/10
Se le notó la falta de ritmo después de la lesión. Muy duro y desentonado. Le hicieron un caño y terminó expulsado cuando saludaba al árbitro después del pitido final.

Mikel Santamaría   4/10
Las cosas buenas que hizo quedaron tapadas por las malas. Se volvió loco con el cambio de posiciones de la banda al centro de la zaga.

Migue García   5/10
En la primera parte estuvo muy bien e incisivo por su banda. En la segunda parte desapareció y terminó hundido.

Álvaro Peña   5/10
Horrible en los saques de esquina. En el centro del campo fue el que más aportó con mucho recorrido, defendiendo y atacando.

Borja Granero   3/10
Sigue perdido en sus funciones en el centro del campo. Llegó tarde siempre y el árbitro le perdonó la expulsión por protestar. El gol rival llegó por una falta suya absurda y un mal despeje posterior.

Dani Rodríguez   4/10
No entró en juego. El Racing perdió la guerra en el medio de campo en la segunda parte. Sin balón, el gallego desapareció. También le tocó cambiar de posición.

Dioni Villalba   6/10
La pierna derecha la tiene de madera, pero el andaluz fue el elemento más peligroso del Racing. Generó mucho peligro con su calidad, aunque le faltó el gol.

Facundo Pumpido   6/10
Marcó el tanto racinguista y tuvo muchas otras ocasiones, incluso fuera del área también aportó cosas. Su cambio hizo que el equipo bajase el rendimiento.

Óscar Fernández   4/10
No estuvo especialmente fino. Trató de aprovechar su velocidad, pero no le salió nada.

Francis   3/10
Cada vez que sale, resta. Le sacaron una tarjeta amarilla. No llega ya a ningún balón.

Jose Artiles   Sin calificar
No tocó el balón. No tenía ningún sentido que saltase al campo.

sábado, 27 de febrero de 2016

Luisito: "No creo que el Racing de Ferrol deje escapar el liderato, puede pinchar un poco, pero no tanto"


Un Pontevedra recién ascendido de Tercera está quinto en la clasificación a estas alturas. ¡Vaya temporada más buena!
Pues ni yo mismo me lo creo, sinceramente. En la primera vuelta cuando fuimos a Santander después de las primeras seis jornadas solamente habíamos conseguido cuatro puntos y todo el mundo pensaba que éramos serios candidatos al descenso. A base de mucho trabajo y dedicación el equipo se encuentra en una situación que nadie contaba con ella. Son las circunstancias y ahí estamos peleando arriba.

En verano el Pontevedra hizo una plantilla desde la estrechez económica para salvar la categoría…
Tenemos un presupuesto muy bajo para lo que es la categoría. Nos quedamos con 15 futbolistas de la plantilla de Tercera y fichamos a cuatro de 2ªB… Ahora en el mercado de invierno dos jugadores de la temporada pasada, un portero y un banda, se han marchado porque no disponían de minutos y hemos estado avispados fichando a un descarte del UCAM Murcia y otro del Cádiz, que ha sido asequibles económicamente. Con ellos hemos dado un salto de calidad, pero con todas las lesiones de larga duración que hemos tenidos el rendimiento se está resintiendo… Por todas esas bajas no estamos peleando por entrar entre los cuatro primeros o más arriba.

La pasada jornada ganó en Coruxo, 0-1, pero los dos partidos anteriores su equipo cayó derrotado con contundencia, 0-3 ante el Racing de Ferrol y 3-0 con el Compostela. Todos en el grupo se han reforzado mucho y se avecina una segunda vuelta muy dura.
Los de abajo pelean mucho y cuando se acerca el final de la temporada sacan puntos… Nosotros perdimos en Santiago, en un partido que no se tenía que haber jugado porque el terreno de juego estaba impracticable. Perdimos bien, nos pasaron por encima y perdimos bien perdido… La derrota ante el Racing de Ferrol fue otra cosa. Creo fue un accidente futbolístico de esos que le puede pasar a cualquier equipo porque todo se te pone en contra… Los equipos se han reforzado y cada punto es oro en esta categoría. Salvo el Racing de Ferrol que está marcando un ritmo altísimo todos los demás estamos peleando.

En El Sardinero el Pontevedra dio un recital ganando al Racing 1-2…
Nosotros somos así. Mientras yo sea el entrenador los jugadores confían en nuestro trabajo… El problema es que el Racing no es mismo al que nos enfrentamos en la primera vuelta. El Racing de Santander está muy mejorado por lo que he podido ver. César Caneda o Álvaro Peña han dado un paso al frente. Dioni no es mismo Dioni y está a un nivel mucho más alto. El joven Óscar le da un plus al equipo que ya tenía mucho talento… Es un conjunto mucho más fuerte. Será un partido muy diferente.

¿Cómo espera el encuentro?
Complicado porque tenemos cinco bajas, cuatro sancionados y un lesionado, mínimo. Además Mouriño ha estado un mes y medio hospitalizado por una apendicitis que se complicó y Alex Fernández estuvo dos meses y medio fuera por un problema muscular… Titulares indiscutibles que por unas causas o por otras no han podido estar. Ha sido el gran hándicap que hemos tenido y que tenemos contra el Racing. Yo respeto a todos los equipos pero no le tengo miedo a nadie. Sé bien como es la categoría y aunque me quede con 15 futbolistas de Tercera o por muy poco que paguemos sabía que íbamos a competir bien y así está siendo.

Este Pontevedra parece mejor fuera que en Pasarón…
No, sinceramente, no. Fuera hemos sacado muy buenos resultados, pero también nos pintaron la cara. En casa perdimos tres partidos ante equipos contra los que puedes perder. El Guijuelo nos ganó y pudimos haber goleado, el Logroñés ganó de una manera totalmente injusta y el único equipo que nos pasó Racing de Ferrol sí que nos pasó por encima… A los cinco minutos nos metieron un gol de estrategia en una jugada tonta, marcamos un gol en propia meta… Si das ventaja a un conjunto que va líder y que tiene muy buenos jugadores… Es prácticamente invencible si les das facilidades. Se pudo todo en contra y lo tomo como un accidente. No lo tengo en cuenta.


Repasando la estadística, el Pontevedra lleva los cuatro últimos partidos en casa sin ganar, contando uno de Copa Federación.
Estábamos muy fuertes en casa hasta ahora, lo achaco a las bajas que hemos tenido. Perdimos a titulares indiscutibles y han sido muchos cambios, cinco o seis de un once. Ha sido nuestro gran hándicap.

¿Es una final el partido ante el Racing ya que podrían quedarse descolgados de los puestos de la fase de ascenso?
Con este tema tuve una pelotera grande en la rueda de prensa del otro día. Nuestro objetivo es salvar la categoría y si ganamos al Racing lo conseguiríamos casi de manera matemática. A partir de ahí pelearemos los partidos a muerte, pero es un sueño muy lejano entrar en el playoff. Ni lo pienso y me niego a que lo piensen mis futbolistas. Es la mentalidad que tengo yo. Ahora viene el Racing de Santander y trataremos de ganar y los mismo si vamos a Astorga. El Pontevedra, como el Racing, tiene una historia increíble, pero una cosa es la historia y otra la realidad, y es ahora mismo es un club muy humilde. La gente se tiene que dar cuenta que llevaba cuatro temporadas en Tercera y con unas penurias económicas fuera de lo normal. Algunos en vez de disfrutar de la gran temporada que están realizando los jugadores critican o exigen meterse en el playoff ahora que está el equipo arriba… Ante eso lucho contra una pared y no calló ante las injusticias.

Así es el fútbol, el aficionado siempre pide más. Ante el Racing sí estará Borjas, el delantero canario, gran estilete ofensivo del equipo.
Es un poco una fotocopia de su entrenador. Ahora está en una racha mala en cuanto a goles, pero aunque no marque es un futbolista que siempre te aporta cosas. Me encanta. Es muy difícil de sujetar, muy implicado. Es una chaval que merece la pena. Conmigo juega siempre.

¿Qué recuerda de su paso por la Gimnástica de Torrelavega?
Tengo un recuerdo impresionante. Sé que ahora mismo van líderes y están en semifinales de la Copa Federación y me alegro mucho. Con Chalana hablo de vez en cuanto y comentamos sobre futbolistas. La ilusión más grande que me llevé cuando en la primera vuelta pude reencontrarme con el míster, José Ramón Moncaleán, en El Sardinero. Llevaba mucho tiempo sin verle y fue una gran alegría volver a ver a varios ex compañeros. Unos estamos más mayores que otros, pero ahí estamos.

¿Cree que el Racing de Santander tiene todavía opciones de quedar campeón del grupo?
Difícil lo tiene. Conozco mucho al Racing de Ferrol y también al Racing de Santander. Ambos son de largo los dos mejores equipos de este grupo, pero no creo que los ferrolanos puedan fallar tanto…  Pueden pinchar en un partido, pero no dos o tres más que los cántabros. Es uno de esos equipos que incluso jugando mal o haciendo muy poco te puede vencer, algo que también lo tiene el Racing de Santander. El Racing de Ferrol maneja muchos registros, es capaz de marcar de muchas maneras. Además creo que tiene el mejor juego a balón parado de la categoría con jugadores que golpean el balón como nadie y con rematadores de mucha envergadura. Puede  perder uno o dos partidos a falta de 12 jornadas, pero no creo que más.

Y el equipo de Pedro Munitis tiene que ganar prácticamente todo…
Sí. Sé que tiene que ir a Ferrol y puede ganar allí, puede ganar esos duelos perfectamente, pero lo complicado es que ellos fallen tres partidos más. Soy sincero y ojalá que suba el Racing de Santander, por todo lo que rodea a ese club, ver ese estadio, a toda esa gente animado... Merece estar en Segunda A, pero considero que para el primer puesto tiene más opciones el Racing de Ferrol.

Fran Díez

viernes, 26 de febrero de 2016

El dinero público (II)


Visto el interés que ha demostrado la sociedad de Cantabria estos días por conocer dónde terminan unos impuestos que pagan religiosamente seguimos mostrando algunas partidas del gasto tanto del Gobierno de Cantabria como del Ayuntamiento de Santander. Muchos ciudadanos se han quedado de piedra al saber que Panusa, Panaderías Nuevas de Santander SL, cobró una subvención de más de 610.000 euros... El partido político Ciudadanos ha mostrado su oposición a un convenio de patrocinio con el Racing, que no subvención, pero nada sabe de estas partidas presupuestarias ni de otras muchas como los convenios con las aerolíneas de millones de euros. Mucho dinero público termina en empresas privadas y no es algo malo necesariamente. Oponerse al dinero público en las empresas privadas es como oponerse al sistema mismo si se es consecuente con esa idea. Y dentro del reparto de la tarta los clubes deportivos parecen estar siempre a la cola y son vilipendiados por recibir algún tipo ayuda (muchas veces menor) como si fuera algo menos importante que la cultura, los toros, la música o la educación. Se debe revindicar su importancia y la necesidad que tiene la sociedad de ellos tanto en la formación de los jóvenes, como en el entretenimiento o incluso como motor económico.

En el mismo Boletín Oficial de Cantabria aparecen todavía más empresas beneficiadas por estas ayudas para la mejora de la transformación y comercialización de productos agrarios en el marco del Programa de Desarrollo Rural de Cantabria 2007-2013. Importes que se reparten todos los años con diferentes cantidades. Citamos al resto de empresas como ejemplo y para que aparezcan todas y no solamente unas pocas.


En el Ayuntamiento de Santander también hay cantidades de subvenciones que resultan muy sorprendentes y que se están comentado mucho en las redes sociales. Casi dos millones de euros le cuesta a la capital mantener su Banda Municipal de Música. Medio millón de euros recibe el FIS o 130.000 euros la Fundación Gerardo Diego, cuya actividad siempre pasa desapercibida año tras año. 


Los toros también suelen ser un tema recurrente en este tipo de polémicas. Es un evento que hiere algunas sensibilidades y en Santander la plaza y su Feria tiene una gestión pública, algo muy poco habitual... Oficialmente el Consistorio solamente otorga una subvención de 100.000 euros a la Sociedad Municipal de la Plaza de Toros, aunque luego pueda haber otras fórmulas de financiación. De hecho, en 2015 se tuvo que aprobar otra partida especial de 125.000 euros para cubrir el déficit. La opacidad al respecto es muy grande. Un concejal del Partido Popular llegó a hablar de un retorno económico por la Feria de Santiago de 7,1 millones de euros según un estudio de la Universidad de Cantabria... ¡Nadie sabe el motivo de porque no se organiza una cada mes dado el éxito económico! Simplemente el gasto de personal de la plaza se eleva a 150.000 euros y hay que vender muchas entradas para pagar ese dinero... Imagen lo que cobran las figuras del toreo.

Un Pontevedra en cuadro


Estos días a nivel nacional se ha hablado mucho de Pontevedra debido a que su Ayuntamiento ha nombrado a Mariano Rajoy persona non grata. El presidente en funciones del Gobierno de España se crió en la localidad gallega, pero ahora ha sido repudiado debido a una prórroga concedida por su Ejecutivo a una fábrica de celulosa ubicada sobre una parcela de litoral público. Sin duda, el Racing será mejor recibido que el político del PP el domingo a la seis en Pasarón… Y eso que el conjunto local necesita no perder para no quedarse descolgado de la lucha por entrar en la fase de ascenso, aunque el técnico del Pontevedra, Luisito, considera que el objetivo de su club sigue siendo lograr la permanencia y prefiere mantenerse cauto al respecto, pese a la gran temporada que están realizando. Su plantilla era la de un recién ascendido a 2ªB y lo aprietos económicos pasan factura a una escuadra histórica en la que militó Nando Yosu tres temporadas en la máxima categoría del fútbol nacional.

El Racing viaja el sábado y hará noche en Vigo para llegar descansado al choque. Por primera vez esta temporada Pedro Munitis ha podido contar con todos los efectivos a su disposición. A los hermanos San Emeterio se les ha protegido por precaución y no han completado todos los entrenamientos, pero podría tener minutos, seguramente Fede en el lateral derecho acompañando a Caneda, Mikel Santamaría y Migue (Docal no viaja a tierras gallegas y es descarte). Ambos gemelos han entrado en la convocatoria. En el centro del campo regresa Borja Granero tras cumplir un partido de sanción y formará línea con Dani Rodríguez y Álvaro Peña con Óscar Fernández por la derecha. Arriba la dupla formada por Dioni y Pumpido tendrá más minutos para acoplarse.

El Pontevedra se ha deshinchado un poco en las últimas semanas, aunque sigue siendo quinto en la clasificación a cinco puntos del Racing. Las bajas les han pasado factura. A los santanderinos les reciben en pleno temporal de lesionados, sobre todo en la parcela ofensiva. Hugo Rodríguez, Antonio Bello y Jacobo Millán estarán ausentes por sanción y Carnero por lesión. En defensa Luisito también tiene bajas, la del capitán Adrián Gómez, el lateral derecho, que también vio la quinta cartulina amarilla en el último partido en Coruxo. Además, el central Capi es duda a causa de una sobrecarga y también lo son los centrocampistas Mouriño, Kevin Presa y Queijeiro, aquejado de una gripe, por lo que el Pontevedra se queda en cuadro. El técnico espera finalmente recuperar a estos cuatro hombres para el domingo a las seis. Sí estará seguro en el césped de Pasarón el delantero canario Borjas, que lleva ocho goles y es el máximo goleador del equipo y el atacante más peligroso de los granates.

Los gallegos no han vencido ninguno de sus tres últimos partidos ligueros en Pasarón (más otro encuentro de Copa Federación), aunque el Racing lleva sin ganar allí 68 años y está sufriendo en los desplazamientos a Galicia -4 puntos de 12 posibles- y en general en cualquier viaje en 2016: son ya cuatro choques sin ganar como foráneos. El arbitraje correrá a cargo del zamorano Héctor Juan Bustos.

jueves, 25 de febrero de 2016

68 años sin ganar en Pasarón


El racinguismo teme esta salida a Pasarón como al demonio y no es para menos. El Racing lleva 68 años sin ganar allí. Las meigas haberlas, haylas… Y los cántabros de cuatro visitas a Galicia esta temporada solamente ha ganado un partido y empatado otro: 4 puntos de 12 posibles.

El terreno de juego del Pontevedra no le da demasiado bien al Racing de Santander, por lo menos a lo largo de la historia. Eso sí, ambas escuadras no se han cruzado mucho a lo largo de los años. El último enfrentamiento entre ambos data ya del año 1973. El conjunto santanderino ha vivido su época de oro en la máxima categoría estas últimas décadas mientras que los gallegos son un equipo recién ascendido a 2ªB después de cuatro campañas penando en Tercera. Su último paso por la máxima categoría del fútbol español se remonta a la temporada 69/70... Una campaña antes militaba en el conjunto gallego el mítico Nando Yosu, que jugó allí tres temporadas en la máxima categoría.

En aquella última visita del 73 ambos conjuntos militaban en Segunda División, pero los granates ya estaban en plena decadencia. El Racing salió escaldado de las Rías Baixas al recibir una dolorosa goleada: 4-0. No fue una excepción, en las dos temporadas anteriores los gallegos volvieron a superar a los cántabros por idéntico resultado: 1-0.

Ya en los años sesenta, la década del famoso Hay que roelo, también en la categoría de plata, el Pontevedra ganó otros dos enfrentamientos: 2-1 en febrero de 1965 y 3-2 en enero del 1963.
Para encontrar una victoria de los santanderinos hay que retroceder hasta 1948 en una Tercera División equivalente a lo que actualmente es la 2ªB. En la primera jornada de liga, los visitantes ganaron por 0-2.
Esta temporada el conjunto de Luisito se ha mostrado muy solvente en casa. Solamente ha perdido tres partidos ante el Racing de Ferrol, Logroñés y Guijuelo en la primera jornada liguera. Pero las lesiones y las sanciones ha hecho que la escuadra gallega haya entrado en una pequeña crisis como local. El Pontevedra lleva cuatro partidos sin ganar en Pasarón: Racing de Ferrol (0-3), Lealtad (2-2), Cacereño (0-0) y un partido de la Copa Federación ante el Rápido de Bouzas (2-3). En total han ganado seis partidos (los mismos que como visitante), empatado tres y perdido otros tres con 16 goles a favor y 11 en contra. Visto así no parece un rival tan temible... aunque hayan pasado 68 años sin que el Racing conquiste Pasarón.

Dios ayuda a los malos cuando son más que los buenos


No seré yo quien os vaya a descubrir cómo funciona la Justicia en este país de pandereta que nos vio nacer. Vivimos en un Estado en el que un ex ministro que ha quebrado un banco y arruinando a miles de personas lo celebra a bordo de un yate bebiendo champán de 500 euros la botella, como si de un ex presidente cualquiera del Racing se tratara, aunque Pernía era más de Vega Sicilia. Sólo con esto, ya nos hacemos a la idea de por dónde van los tiros en nuestro sistema judicial.

Sin embargo, si conocéis a alguien de fuera y queréis explicarle dicho sistema, sólo necesitáis una noche, mucha cerveza, una historia (la del Racing en los últimos años) y que vuestro acompañante esté dispuesto a reírse un rato.

A cualquier amigo que venga de un país medianamente desarrollado le explicamos que hace más de tres años que hay una denuncia puesta por un grupo de racinguistas contra “gente” que saqueó asquerosamente el Club, y que está paralizada en lo más profundo de los cajones de un juzgado -junto a varias pruebas incriminatorias- mientras el Racing se debate entre la vida y la muerte… pues se tiene que descojonar. Probablemente, nos explicará cómo funciona la Justicia en su país y nos humillará. Da igual su procedencia, nos humillará.

Y es que el tema de la denuncia de los ex jugadores contra Pernía y sus mariachis es de juzgado de guardia, y nunca mejor dicho. Incluso alguno de los superiores ha dejado entrever que igual sí le da un poquito de vergüenza la “tardanza exagerada” en ponerse manos a la obra con el caso. No pasa nada, a los que mandan realmente no les interesa que se indague mucho en este asunto. Unos por acción y otros por omisión, están todos pringados hasta el cuello.

A quien le expliquemos que cualquier honorable abogado puede crear tal maraña jurídica que haga desaparecer una empresa que en los últimos años ha generado, vía impuestos, casi 70 millones de euros de beneficios para las arcas públicas, y que no haya un solo juez o ningún político que muestre el más mínimo interés por saber qué está pasando y por descubrir el paradero del dinero “desaparecido”… A los de fuera les hará reír, a los de dentro nos hace sospechar.

A quien le digamos que hay un nuevo partido político, que dice abanderar la lucha contra la corrupción, y que uno de sus hombres fuertes en Cantabria sea quien ha liderado la patochada judicial del ex presidente Ángel Lavín para intentar hacerse de nuevo con el control del Racing y poder liquidarlo… pues también se tiene que reír. Los Ciudadanos (jeje) seguimos sospechando.

A quien le contemos las ocurrencias del pizzero/torero/letrado defensor del sindicato de ultraderecha… éste sí que es para partirse de risa, si no fuera por el daño que intenta hacer a instancias de vete a saber quién.


Al final, mientras apuramos la última cerveza, tiramos de refranero para hacer saber a nuestro colega que en España “llegaron los Sarracenos y nos molieron a palos, que Dios ayuda a los malos cuando son más que los buenos”. A buen entendedor…

Raúl Lastra

No habrá cárcel por el asalto al palco


Esta mañana el Juzgado de lo penal número 2 de Santander acogía el juicio por el famoso asalto el palco de los Campos de Sport ocurrido el 8 de enero de 2014. El Cuerpo Nacional de Policía había identificado a tres aficionados racinguistas. La fiscalía pedía para dos de ellos año y medio de cárcel y a un tercero cuatro meses y 15 días por desórdenes públicos, lesiones con instrumento peligroso -una asiento- e injurias. Los acusados han conformado esa pena y al no tener antecedentes penales no irán a prisión. La condena se ejecutaría si vuelven a delinquir en el plazo de dos y tres años para los dos aficionados para los que se pedía año y medio. Además, no podrán asistir a espectáculos y eventos deportivos en año y medio.

La indemnización para el guardia de seguridad que resultó herido leve será de 585 euros más los daños odontológicos, todavía por valorar. Sufrió "roturas de pequeñas esquirlas de piezas dentales", según el informe médico.

miércoles, 24 de febrero de 2016

El dinero público


El posible acuerdo de patrocinio entre el Gobierno de Cantabria y el Racing ha abierto el debate sobre el dinero público en el deporte. Todos se centran en las instituciones deportivas, pero basta abrir prácticamente al azar el BOC, el Boletín Oficial de Cantabria, para encontrar subvenciones públicas de mayor montante económico que el convenio publicitario que solicita el conjunto santanderino.

Por ejemplo, el 15 de septiembre de 2015 encontramos las subvenciones concedidas para las industrias agroalimentarias. Panaderías Nuevas de Santander SL se lleva más de 610.000 euros.. Más de lo que pide el Racing en su convenio de patrocinio, que además ofrece una contraprestación: un soporte publicitario que podemos calificar de bueno. En 2010 la empresa Salami recibió también más 600.000 euros de los fondos europeos FEADER a los que se suman otros más de 700.000 que les pagó el Ejecutivo cántabro entre 1994 y 2006. No se trata de señalar a ninguna empresa, sino destacar que todas las actividades de todos los ámbitos reciben ayudas públicas. Más de 14.000 euros a un mago cántabro en 2014 o 137.000 euros para editar libros, algunos de dudoso interés. El Gobierno de España podría firmar un acuerdo para comprar el Archivo Lafuente dentro de diez años sin tener tasada la colección de revistas, cartas y documentos sobre arte... Todo es dinero público. Toros, teatro, etc. Miren a dónde miren.

El presupuesto del Gobierno de Cantabria para este año de 2.462 millones, el Racing recibiría medio millón de euros, un 0,02% del gasto anual, que ni siquiera sería necesario abonar en este momento ya que el club tiene más de dos millones en la LFP pendientes de pago a la espera de levantar el embargo.

Con ese dinero del patrocinio Cantabria se convertiría en el esponsor principal del club, con el nombre del estadio, camiseta, vallas en el estadio, en la sala de prensa, etc. El equipo ya lució anteriormente publicidad institucional, el famoso bisonte de 'Cantabria Gran Reserva'. Es algo totalmente legal y no está considerado una subvención. Además, al ser un acuerdo finalista -ese dinero está destinado excluvivamente a pagar a la Agencia Tributaria- cada euro regresa a las arcas públicas, la mitad a la Hacienda de Cantabria. Es un convenio largo, a diez años, que varía dependiendo de la categoría en la que milite el equipo y que se puede romper en Primera División si así lo quisiese el Gobierno, con sus cláusulas y condiciones. Abarcaría además dos años Jubilares Lebaniegos. Desde luego, no es ninguna locura ni tirar el dinero público y si se consigue dar viabilidad a la sociedad anónima deportiva la Comunidad Autónoma saldría muy beneficiada vía impuestos.

El polémico 'NO' de Ciudadanos al Racing


El Racing regresaba hoy al campo de entrenamiento y también volvía al Parlamento de Cantabria. El equipo de fútbol ha sido otra vez utilizado por la política. El portavoz de Ciudadanos, Rubén Gómez, ofrecía una extraña rueda de prensa repleta de contradicciones que ha molestado mucho al racinguismo en redes sociales. Hablaba de no politizar el Racing mientras precisamente era lo que estaba haciendo él. En un momento de su intervención ha comenzado a sacar sus carnets del Racing de varias temporadas y el título de accionista. (Tiene cinco acciones, lo mínimo para entrar en las Juntas).

La formación narajana se opone al convenio de patrocinio, aunque todavía no se haya presentado el documento públicamente, que además lo hará con su correspondiente estudio de mercado. La intervención de Rubén Gómez ha rebasado los límites más burdos de la demagogia más simplista. Es un asunto en el que cual es muy sencillo caer en la demagogia en ambos sentidos, pero sus argumentos han resultado caóticos confundiendo una subvención con un convenio de patrocinio.




Gómez habló de "responsabilidad" y "coherencia" con algunas frases vacías: "Las arcas de Cantabria no están para grandes alardes", "El dinero de todos los cántabros es un bien que hay que medir y cuidar mucho" o “La situación económica de la región es muy delicada y se debe priorizar"… La cantidad prevista para el primer año, 500.000 euros, es el 0,02% de un presupuesto de 2.462 millones. ¡En un momento de su discurso, Rubén Gómez declaró que si hubiese dinero se podría estudiar el convenio o modificar sus cantidades! Dinero hay, los políticos son los que lo gestionan. “Si la comunidad autónoma fuera solvente y sus cuentas estuvieran saneadas la postura de Ciudadanos podría ser otra”, comentó.

Ciudadanos ha querido ser el primero en meter un gol, pero igual ha fallado el tiro. Oponerse a grandes rasgos a dar dinero público siempre “vende bien” y suma votos. Pero el dinero público aparece en todos los ámbitos… Los propios partidos políticos viven del dinero público y no se financias de las cuotas de sus afiliados. En Cantabria casi todo recibe ayudas públicas y subvenciones ya sean clubes deportivos, asociaciones culturales o corridas de toros… Lo fundamental es si eso es bueno o no para la región y que retorno tiene. ¿Es bueno pagar a las compañías áreas? ¿Resulta rentable? ¿Dónde tributan sus impuestos? Es fácil afirmar que el dinero debe destinarse a la teleasistencia o la mejora de la accesibilidad, pero a la larga debe estudiarse también el retorno que tendría para Cantabria una empresa viable que genera dinero (casi 70 millones de euros en impuestos en la última década), publicidad indirecta y hasta ilusión.



Rubén Gómez habló de invertir ese dinero en una gran campaña de publicidad internacional en el Año Jubilar Lebaniego en lugar de utilizar el soporte publicitario del Racing y dar viabilidad a una empresa histórica, que si sale adelante generaría mucho más valor añadido.

Ciudadanos creyó encontrar una forma de aprovechar esa corriente de opinión en contra de ayudar al Racing a cualquier precio, creyeron muy positivo posicionarse primeros y dejar que el Partido Popular o Podemos sean los que carguen con el muerto de haber matado al club de fútbol… Aunque si eso ocurre todos serán responsables del desaguisado. Su simple abstención daría viabilidad al proyecto con los votos positivos del PRC y el PSOE.

Gómez estuvo acompañado por el diputado Juan Ramón Carrancio que se mantuvo inmutable como un maniquí, incluso cuando le mencionaron. El portavoz dijo que otro factor que "echa para atrás" a Ciudadanos a la hora de dar su visto bueno al contrato de patrocinio con el Racing es que el convenio tiene un "objetivo finalista". Precisamente si la finalidad del dinero que se diese está destinada solamente a pagar impuestos volvería a las arcas públicas. Debe ser así. De lo contrario se podría utilizar, por ejemplo, en fichar a un futbolista… Por eso siempre se quiso que fuese un convenio finalista.

A la polémica de Ciudadanos se suma que Roberto Morales, el abogado que ha defendido a Ángel Lavín alias Harry en el último juicio, es el coordinador de la zona oriental del partido. Como letrado, evidentemente, es un profesional que trabaja con quien le contrate… pero políticamente la imagen es mala.

La conclusión es que hay que tener paciencia y esperar a que el acuerdo sea presentado públicamente y explicado. Gómez aseguró que el convenio estaba “absolutamente fuera de mercado” y que manejaba “cantidades desorbitadas” refiriéndose solamente a la publicidad de la camiseta, aunque el acuerdo especifica un patrocinio total, que incluye el apellido comercial del estadio, vallas publicitarias, web, etc.

Al Sardinero con casco


Promesas, infografías, proyectos, obras nuevas… Vivimos en una ciudad en la que se vende “innovación”, inversión y modernidad día sí y día también. Todo por un titular, aunque sea a costa de nuestro dinero. La utilidad, o incluso el que muchos de esos proyectos se queden en meros bocetos (y caros, porque detrás de cada proyecto siempre hay alguien facturando), importa menos.

Toda este dinamismo y autobombo publicitario e inversor, siempre a la sombra de la “moda” de cada momento (Smart-cities, anillo cultural, big-data, presunta “sensibilidad social”, etc.) tiene su lado oscuro en determinadas zonas e infraestructuras que, a pesar de haber sido el escaparate de la ciudad en otro momento, languidecen abandonadas a su suerte.

Uno de esos agujeros negros de la ciudad es “el ¿nuevo? Sardinero”. Inaugurado en 1988, y por lo tanto próximo a cumplir 30 años, esta infraestructura sufre el abandono de su propietario, el Ayuntamiento de Santander, y la situación de quiebra económica que atraviesa el club que lo disfruta, nuestro querido Racing.

Mientras nuestro Ayuntamiento obliga a los propietarios de los inmuebles a reformarlos en caso de deterioro grave (e incluso los repara de oficio, pasando luego la factura al dueño del mismo), permite con total indiferencia que miles de personas acudan periódicamente a una infraestructura de su propiedad que sufre ya serios desperfectos por el paso del tiempo, la falta de mantenimiento y las inclemencias meteorológicas, especialmente dañinas en esa zona.

Son muchos los nuevos edificios (menos de quince años) situados en las proximidades del estadio que han tenido que rehabilitar su fachada íntegramente, mientras el estadio sigue deteriorándose en silencio: chapas que vuelan, trozos de hormigón que caen de los aleros, transformador eléctrico fuera de servicio, etc.

Recomiendo a todo aquel que visita el estadio que mire hacia arriba antes de entrar por la puerta y observe el estado en el que se encuentran las estructuras que penden sobre su cabeza.

En un momento de crisis como el actual, el uso que se le da al dinero público debe mirarse con lupa. Nadie pide que en este caso se hagan obras estéticas o funcionales, simplemente el mantenimiento necesario para garantizar la seguridad de los usuarios de la infraestructura y el correcto funcionamiento de la misma.


Cuando hablamos de seguridad no caben excusas. Si no está claro quién debe hacerse cargo de las obras, o es el club quien debe y no puede, ahí está la labor de “vigilante” de oficio del Ayuntamiento, que le obliga a aplicar los mismos criterios, con más cuidado aún, en los inmuebles de su propiedad. ¿Con qué autoridad puede el Ayuntamiento exigir a nadie que arregle su inmueble si él descuida los suyos, incluso aquellos visitados por miles de personas?

Además, esta dejadez institucional está reavivando la teoría conspiratoria de que se busca que el estadio se caiga de viejo para propiciar una gran reforma al estilo del famoso proyecto del “centro de ocio” que promovió Santiago Díaz para El Sardinero.

Es impresentable que una infraestructura municipal de primer orden, que además presta servicios a la concesionaria de aguas y alcantarillado, al albergar una estación de bombeo, permanezca sin servicio eléctrico durante muchas semanas, teniendo que estar funcionando con un grupo electrógeno. Si no tuviéramos tan claro que somos una Smart-city pionera y cosmopolita, cualquiera podría decir que somos un país en vías de desarrollo.

Con la seguridad de los ciudadanos no se juega: es hora de arreglar el viejo Sardinero.


Eduardo Uribe Mendieta
Socio 729 Racing

martes, 23 de febrero de 2016

Estatua para Nando Yosu y Preciado


Esta tarde se reúnen miembros del consejo de administración del club, la Fundación, la Asociación de Peñas, los exfutbolistas y los pequeños accionistas, AUPA, para poner en marcha la idea de erigir en el exterior del estadio una estatua de bronce de Nando Yosu.

El gran obstáculo de este proyecto es el precio. El monumento a Manolo Preciado que se encuentra en los aledaños del estadio de El Molinón costó en torno a 110.000 euros. Una cantidad que ahora mismo parece casi imposible de reunir para el racinguismo sin ayuda de las instituciones públicas. La idea es lanzar algún tipo de crowdfunding a nivel nacional o de suscripción popular. En 2007 el Ayuntamiento de Santander participó también en el monumento a los hermanos Tonetti del parque Mesones, que también nació de una iniciativa popular, para completar el coste total.

Otro grupo de aficionados del Racing ha puesto en marcha un proyecto precioso y todavía más ambicioso: dos estatuas. Una para Manolo Preciado y otra para Nando Yosu como protagonistas, que bien podrían quedar inmortalizados en la postura de la fotografía superior. En redes sociales han comenzado los primeros movimiento, con un página de Facebook y un perfil de Twitter. Ambas propuestas son hermosas y es algo habitual ver este tipo de monumentos en los alrededores de todos los estadios del mundo, pero parece ahora mismo solamente un sueño.

Más realista y compatible parece la propuesta del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Santander, que ha comenzado los trámites para que Nando Yosu preste su nombre a una calle de la capital cántabra, aunque el proceso será lento. El jueves se guardará en el pleno municipal un minuto de silencio en memoria de Fernando Trío Zabala, Nando Yosu.

Triste cumpleaños para el Racing


Es un cumpleaños triste para el Racing. Muy triste. Posiblemente uno de los más melancólicos de su historia. No hay ni 103 velas para soplar y de la tarta ni hablamos. Ni está el racinguismo para fiestas, pasacalles o celebraciones. Su vida pende de un hilo.

Se nos ha ido Nando Yosu, uno de los grandes referentes que ha tenido la institución y ahora mismo el viejo Racing está conectado a una máquina de respiración artificial. Sigue viviendo, pero cuidado que no puede estar así mucho tiempo. O el cirujano Gobierno de Cantabria opera para salvar al club o se muere... Y el Ejecutivo cántabro ha pasado la pelota a la oposición: el acuerdo deberá refrendarse en el Parlamento. Eso quiere decir que necesitaría los votos a favor o la abstención de una de estas tres formaciones políticas: Partido Popular, Ciudadanos o Podemos. A día de hoy, el club de fútbol no cuenta con ninguno de esos apoyos.

El anciano de 103 años está agonizante. Como dijo en una ocasión Manuel Huerta cuando presidió el club: "No me gusta la orina del enfermo". La orina del Racing tiene sangre y los órganos del club están a punto de sufrir un fallo multiorgánico. La situación actual del Racing es crítica. Y no es un farol. Ya hace unos días publicábamos que la temida palabra de liquidación volvía a escucharse en el seno del club.

El consejo de administración del Racing no tiene claro cuánto tiempo podrá aguantar así... O quién pagará el autobús a Pontevedra. Los dirigentes de la institución contaban con tener resuelto este mes el acuerdo de patrocinio con el gobierno y así desbloquear el embargo total de la Agencia tributaria y poder cobrar el dinero que le queda pendiente en la Liga de Fútbol Profesional, más de dos millones de euros. Gran parte iría también para Hacienda.

Los aficionados debaten sobre si es posible que la plantilla que entrena Pedro Munitis pueda ser o no campeona de grupo. Debaten sobre las opciones de ascenso o sobre si los abonados deberían pagar o no entrada en los partidos de la fase de ascenso... Son debates estériles. Ahora mismo el club no tiene para pagar los viajes, no tiene un euro. Solamente deudas. ¿Cuántas semanas podrá aguantar así el Racing? Pues nadie lo tiene claro, pero poco. Si dejan de pagar las nóminas de los futbolistas, ahora mismo están al día, durante tres meses quedarían libres y alguno de ellos podría optar por macharse. Se tirarían a la basura las opciones deportivas que quedan para ascender.

Todo eso está parado. Incluso peor que antes. No hay otra opción. El Racing se ha encontrado en medio de una partida de ajedrez política, con movimientos muy lentos, pendiente de elecciones nacionales, pactos regionales o luchas intestinas dentro de formaciones políticas.

En agosto del año pasado el consejo de Gobierno aprobó una declaración de intenciones, una voluntad de apoyar al Racing a través de un convenio de patrocinio. El gobierno no tenía que poner un euro en 2016 y se le ofrecía una contraprestación publicitaria interesante y a precio de mercado. Además, del dinero futuro que se fuese a invertir, la mitad volvía a las arcas públicas. Se habló de entre 5 y 10 millones en 10 años, dependiendo de la categoría en la que militase el club. Hoy todo eso es agua de borrajas y no se moverá un dedo sin que algún partido de la oposición refrende el acuerdo.

Al Racing se le ha pedido más exposición pública, que defienda el acuerdo de patrocinio, pero hay una corriente de opinión tremenda en contra. Al presidente del club, Manolo Higuera, se la ha pedido algo más complicado que los 12 trabajos de Hércules: convencer a los partidos de la oposición de que no se opongan, que es como pedirle la luna.

El acuerdo se podría aprobar vía decreto, en un consejo de gobierno, pero ahora la propuesta es que sea el parlamento de Cantabria el que lo haga... Y allí no hay votos suficientes. Ni los habrá. Ni Podemos, en plena guerra interna, ni Ciudadanos ni el PP van a votar que sí o se van a abstener... Y eso condena al Racing a muerte. Luego se podrán echar la culpa unos a otros. Un juego político que retrasa muchas semanas, quizás meses el acuerdo.


Mañana miércoles Ciudadanos de Cantabria ofrece en el Parlamento una rueda de prensa a las once y media de la mañana. No habrá novedades, pero sí excusas y razones, comprensibles o no. Todas las posturas son defendibles, pero no ayudarán al Racing.

El Gobierno de Cantabria podría dar marcha atrás y utilizar un decreto, pero no parece probable. El Racing ha sido un saco roto para el dinero público en las últimas décadas, pero también ha dejado millones de euros en impuestos. Ahora necesita muy poco para ser viable, pero es lógico también que este proyecto tenga sus detractores. El acuerdo de patrocinio está bien armado y es bueno para las dos partes, incluso es bueno para Cantabria... pero todo está en el alero. Hay gente que seguro que prefiere que se gasten los millones en vallas publicitarias del Año Jubilar Lebaniego en lugar de en el Racing... El dinero se va a gastar igual, pero en el club de fútbol hay un retorno también para la sociedad de Cantabria. Algunos aplauden que con dinero público se compre, sin saber el precio, un archivo de documentos privados relacionados con el arte sin ningún interés para el gran público… El famoso Archivo Lafuente. El dinero público está en todos los ámbitos.

Así está otra vez el club, al borde del abismo a sus 103 años. Luego llegarán las lamentaciones por haber perdido un activo económico, social, histórico, identitario de la Comunidad Autónoma.