lunes, 31 de octubre de 2016

Medalla de Plata para Nando Yosu


El Ayuntamiento de Santander entregó esta tarde la Medalla de Plata de la ciudad al exjugador y exentrenador racinguista Nando Yosu, fallecido el pasado 20 de febrero. Su familia recogió el galardón en un acto público celebrado en el Paraninfo de La Magdalena.

El alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, ha explicado que, con la Medalla de Plata, la ciudad quiere reconocer la entrega y dedicación de Nando Yosu al Racing y trasladar la gratitud de todos los santanderinos por su contribución a la historia del equipo. Por eso, como “muestra del cariño y agradecimiento de todos los santanderinos” y como reconocimiento a su entrega al club y su fe en el Racing y sus seguidores, el pleno de la Corporación municipal aprobó el pasado mes de agosto la concesión de este galardón.

La Medalla de Plata es una de las mayores distinciones previstas en el reglamento municipal, y se otorga como recompensa a personas físicas o jurídicas, públicas o privadas, que se hayan distinguido en las ramas de la cultura, el espectáculo, el deporte, la ciencia, la economía, la acción social o la comunicación, por algún logro o actividad que honre a la ciudad de Santander. Con la concesión de esta distinción a título póstumo, Nando Yosu se suma a otras personalidades que ya han recibido la Medalla de Plata de la ciudad, como el cineasta Mario Camus, el arquitecto Juan Navarrro Baldeweg o el escritor Manuel Arce.


Discurso pronunciado por el alcalde de Santander, Íñigo de la Serna en el acto de entrega de la Medalla de Plata de Santander:

“No es que haya dedicado mi vida al Racing, sino que mi vida es el Racing“. Lo dejó dicho de sí mismo Fernando Trío Zabala, Nando Yosu. Es, sin duda, la frase más afortunada de un entrenador de fortuna, de aquel hombre callado que guardó un sonoro silencio durante demasiados años hasta que se despidió de nosotros el pasado 20 de febrero.

Desde ese fatídico jueves, pasó a ser eterno Nando, lema que también ha hecho fortuna acuñado y puesto en circulación de inmediato por el racinguismo. Moneda de cambio e intercambio para empezar a pagar al sabio de Munguía su tarea maestra de décadas. Un racinguista de eterno chándal, eternas playeras y eterna gomina. El técnico de las cinco permanencias triunfó tras agónicos partidos que permanecen vivos en la memoria  del Racing y de la ciudad que hoy le entrega orgullosa la vigesimosegunda Medalla de Plata de su Historia.

Talismán y emblema: ese era y es Nando, quien heredó el Yosu euskaldún de su hermano mayor Jesús, el otro Yosu futbolista de la familia. Nuestro Nando es ya patrimonio intransferible del Real Racing Club de Santander, cuyas instalaciones llevan su nombre y cuyo campo del Sardinero le tiene reservada una curva... Quizás para personalizar la metáfora certera de quien siempre encontró el camino más recto hacia la salvación del equipo en Primera. Y tuvo que hacerlo a la primera, porque en el fútbol no hay segunda oportunidad, sino el castigo automático de las categorías inferiores.

El rostro amable y un puntito socarrón de Fernando Trío Zabala se correspondía con el de las colecciones de cromos. Pero fue el Nando corajudo, motivador y mágico quien le procuró al Racing otra colección más valiosa: cinco permanencias como cinco soles: en 1996, 1998, 2000, 2005 y 2006. Yosu como eterno recurso para salvar un mal curso. Protagonizó esa otra década tan prodigiosa como discontinua que evitó el precipicio... Y quién sabe si la decadencia.
Nando heredó sucesivamente, entre 1996 y 2006, el brazalete de mando de Vicente Miera, Marcos Alonso, Gustavo Benítez, Lucas Alcaraz y Manolo Preciado. El primero, Vicente, y el último, Manolo, fueron dos de sus grandes amigos. Vicente no ha podido acompañarnos hoy. Manolo seguro que nos estará mirando ahora mismo con su pícaro arqueo de cejas, desde ese lugar al que marchó inesperadamente un 6 de junio de 2012.

Con Vicente Miera compartió momentos gloriosos en aquel inolvidable Rayo Cantabria de la Tasa, bautizado así por el increíble número de goles con el que obsequiaba a la afición. Un rayo cuyo fútbol tronaba de la mano y los pies de Laureano, Zaballa, Saro, Morito, Julio Santamaría, Fermín o Larrínoa. Una tormenta de buen fútbol. Un Rayo insólito  que, aun siendo filial del Racing, superaba cada domingo en espectadores al entonces llamado representativo montañés. Su extremo izquierdo, apodado Yosu, ya anticipaba  maneras del gran entrenador que sobresaldría por su excelente mano izquierda.

Y con Manolo Preciado compartirá más pronto que tarde la inmortalidad de una estatua. Esa figura se convertirá en rincón de culto de una afición a la que supo cultivar y encandilar por igual. Aún sin escenario ni artista elegidos, no caben dudas sobre el sentido de la oportunidad de una iniciativa popular que todo Santander aplaude.


Eduardo Galeano dejó escrito con su prosa incomparable que “El viaje desde la osadía hacia el miedo es un tránsito desde el 2-3-5 hacia el 5-4-1, pasando por el 4-3-3 y el 4-4-2.” Nando Yosu no era ningún osado, pero jamás tuvo miedo y salvó esa quíntuple encrucijada con la maestría propia de quien era capaz de ver crecer a sus pies la hierba del Sardinero. Ejecutó, acaso buscando su glorioso pase a la posteridad, la teoría del doble rectángulo... 1: pizarra y 2: césped.

Dieciocho años de futbolista profesional y demasiados de entrenador provisional. Condenado a que esa eterna provisionalidad fiase a su profesionalidad mantener al Racing con los grandes. Propio de un tipo grande, del Brujo de Munguía, del hombre milagro. Propio del talismán Eterno Nando.

Nando Yosu debió haber leído a Galeano porque le dio, palabra por palabra, la razón. Aseguraba el genial uruguayo: “El entrenador cree que el fútbol es una ciencia y la cancha un laboratorio, pero los dirigentes y la hinchada no sólo le exigen la genialidad de Einstein y la sutileza de Freud, sino también la capacidad milagrera de la Virgen de Lourdes y el aguante de Gandhi “...

...Pues ya tenemos la definición perfecta de Yosu... Tuvo y mantuvo la genialidad de Einstein, la sutileza de Freud, la milagrería de Lourdes y la paciencia de Gandhi. Y las vistió de chándal con la normalidad cotidiana del eterno paseante por El Sardinero, del caballero de cabellera engominada, del curioso tipo en el que toda la ciudad reparaba cuando el Racing corría peligro. Le llamaban “el salvador” y a él no le disgustaba.

Como delantero siempre le adornó esa esquiva virtud conocida como olfato de gol. Ese olfato, unido a su vista de lince, le dio 2 Copas de Feria con el Valencia y una Copa del Generalísimo con el Athletic de Bilbao. Eterno Nando nunca fue eterna promesa. Era un gran regateador que no regateó esfuerzos para triunfar. Solo se empachó de balón en aquel primerísimo  equipo de la santanderina calle Madrid. Después, ya no necesitó darse más banquetes, sino servirse la ración  precisa de esférico en función del rival que tocase. Y así hasta que se retiró como jugador de la Gimnástica de Torrelavega en 1972. Era una peleada Tercera División nacional que le sirvió para convertirse en el segundo técnico del club. Debutó como entrenador la misma temporada que llegó.


Yosu siempre supo que el banquillo de un equipo de fútbol se convierte indefectiblemente en el banquillo de los acusados cuando el club no marcha. Don Fernando Trío Zabala fue repetidamente acusado, entre otras cosas, de dar muchas oportunidades a los canteranos. Nando entrenaba a los juveniles del Racing que deslumbraban en la Liga Nacional y era también segundo entrenador del Racing de Primera, con José María Maguregui a su lado.

La Quinta de Yosu estaba capitaneada por Quique Setién y la integraban, entre otros, Marcos Alonso, Juan Carlos García o Agapito Moncaleán. Siempre dio la sensación de que el entrenador acusado (y a veces acosado) de debilidad hacia los canteranos aceptaba de muy buen grado ese inevitable pliego de cargos. Los resultados eran la mejor defensa del ex delantero: su mayor descargo.

A nadie extrañó que en 1979 Nando Yosu se convirtiese en el primer entrenador de su Primera favorito: el Racing de Santander. Y logró (¡cómo no!) la permanencia en la División de Honor. España conocía entonces sus primeras elecciones democráticas y Yosu conocía en el club de sus amores su primer desamor: no pudo acabar su segunda temporada por una enfermedad.

Comenzó entonces a labrarse la carrera de un auténtico geo-entrenador que hubiera tenido tiempo de  escribir todo un manual de geografía futbolística de banquillo en banquillo. Apuntado o elogiado, según soplase el viento de los resultados. Era su sino: seguía asumiendo cargos y cargas.

Oviedo, Linares, Granada, Alavés, Orense, Alzira, Orihuela, Ponferradina...De norte a sur, de levante a poniente, del mar a la meseta, del páramo al vergel. Así hasta regresar al puerto de eterno abrigo de ETERNO NANDO: de nuevo Santander. Corría 1994, llegaba junto a la mejor compañía: su amigo Vicente Miera. Y ya no se alejaría jamás del Racing de sus amores.

Dirigió la orquesta racinguista (con sus desafinos y sus sinfonías memorables) durante 129 partidos, el segundo de la historia detrás del mago Maguregui, de quien heredó el cargo. En un fútbol entregado a la geometría, la aritmética (jugó 147 partidos como verdiblanco) y la matemática, Nando destiló el factor humano de los elegidos.


En mayo de 2007, todavía risueño y pleno, Nando recibió la insignia de oro y brillantes del Racing y la Medalla de Oro al Mérito Deportivo del Gobierno de Cantabria. El historiador Raúl Gómez Samperio entrenó muy bien su “Laudatio” y se convirtió aquella tarde en un contable literario, una suerte de brillante relator de los incontables éxitos del gran entrenador.

Samperio, autor de referencia del racinguismo mano a mano con José Manuel Holgado, explicó con precisión de relojero el tránsito que conduce a los mortales hasta la relevante condición de héroes. Yosu escuchó emocionado la lectura de tan interminable acta de méritos. Y todos se convencieron de que el sabio de Munguía inició ese día su coqueteo con la inmortalidad.

En 2007 no reinaban todavía los “hashtag” de Twitter y don Fernando Trío Zabala ni se imaginaba que acabaría alojado cómodamente en el actual “Eterno Nando”. Esta tarde de otoño no es azul, sino verdiblanca,  y Nando  el único al que echamos en falta. Pero nos acompañan su viuda Hortensia, sus hijos Gorka, Nando, Sandra y Ainhoa, su hermano Javier y sus cuatro nietos.

La familia racinguista homenajea hoy también a la otra familia de su héroe: la biológica. Sin la comprensión de su esposa y la complicidad de sus cuatro hijos con aquel Nando casi eternamente ausente, el éxito hubiese sido imposible. Sin el sacrificio diario de esa otra familia numerosa, Fernando Trío Zabala no le hubiese rendido al Racing y al racinguismo el servicio admirable que le rindió. Este es el día, la hora y el momento, querida familia, de agradecéroslo.

Los demás somos apenas los huérfanos de su sabiduría futbolística, deudos de sus proezas como entrenador y notarios solemnes de la Medalla de Plata de una ciudad que siempre le consideró su entrenador de oro.

Hace poco más de tres años que la ciudad colgó honrada su Medalla de Oro en la camiseta del Real Racing Club de Santander, sentimiento y presentimiento cosido a la figura irrepetible de Nando Yosu. Aquel 12 de junio de 2013 ya no pudo asistir, pero créanme que fue el ausente más presente en este Paraninfo abarrotado (como hoy) de racinguistas... de santanderinas y santanderinos pacientes y ejercientes.

Munguiense de nacimiento, santanderino de adopción y devoción, el pasado 8 de julio ha cumplido (pretérito perfecto) 77 años. Todos sabemos que los héroes, por ser inmortales, permanecen al margen de celebraciones mundanas como los cumpleaños. Otra permanencia, la sexta, que unir a las cinco inolvidables que regaló al Racing y a Santander.


Si el Racing es ETERNO SANTANDER y Nando Yosu es el Eterno Racing, esta  Medalla de Plata es la emocionada recompensa de los santanderinos a quien hizo (recordad su frase de cabecera...) del Racing su vida. El Club de sus amores es, por derecho propio, el Club que le ha conducido a esa eternidad.

Y estamos convencidos de que no será una eternidad pasajera porque en ella viaja ya para siempre un pasajero de excepción: Fernando Trío Zabala, Nando Yosu, aquí presente.

Leo 'la Catapulta' Bontempo


Llegó a España sin apodo, lo cual es bastante extraño para un futbolista argentino. Leo Bontempo debutó en el Racing el 2 de octubre ante el Valladolid B y poco a poco ha ido cogiendo el tono físico. Desde mayo no había jugado un partido de competición oficial por lo que está a punto de terminar ya su particular pretemporada. Cada vez está mejor y se nota sobre el césped. Ahora el lateral zurdo ya tiene sobrenombre futbolístico: Leo la Catapulta Bontempo.

Su particular forma de sacar de banda, de una manera poco ortodoxa pero muy efectiva, le permite poner el balón casi donde quiere y avanzar muchos más metros de lo habitual. El argentino se retuerce y el balón sale disparado a gran velocidad… Como una catapulta. Ángel Viadero, consciente de esa virtud del italo-argentino, tiene varias jugadas de estrategia ensayadas para aprovechar ese saque en largo de banda. El apodo le ha gustado a Leonel. “¿Ya está nombrado así? Ojalá que pronto convirtamos de esa manera un gol. Vamos a practicarlo cada vez más para que esa catapulta genere ocasiones de gol”, comenta el defensa.

Ya sea para su poderoso saque de banda o como sobrenombre en la grada y en los medios de comunicación para él mismo, la Catapulta de Bontempo es un arma de destrucción masiva… Más todavía en campos estrechos como el del Somozas o el del Boiro, justo las dos próximas salidas. Dani Aquino, uno de los líderes del vestuario, ha dado su aprobación al apodo: “Está bien, nosotros le llamamos de mil formas, le decimos papi, josito…. Muy como habla él. Dentro del vestuario nos encantan los motes y los terminamos utilizando mucho. Ojalá que la Catapulta nos dé algún gol, vamos a tener muchos partidos en campos pequeños y él llega muy lejos sacando. Seguro que nos da puntos”. Cata Bontempo ya está muy adaptado a la ciudad, al club, a sus compañeros y a una categoría como la Segunda División B.

Sin César Díaz y sin Samu Llorca


La Noche de Difuntos se ha puesto siniestra con el racinguismo. Ángel Viadero pierde a dos hombres vitales en su esquema: el central Samuel Llorca y el polivalente delantero César Díaz. El manchego tuvo que salir del equipo titular y de la convocatoria justo antes de empezar el partido ante la Cultural Leonesa. El atacante padece un edema muscular compatible con lesión de Grado I en el semimembranoso de la pierna derecha. No volverá al equipo en un plazo de dos a tres semanas.

Mismo periodo de baja le espera al alicantino Samuel Llorca, el jefe de la defensa. Ya había llegado al encuentro del sábado algo tocado del tobillo, pero ahora le duele la rodilla. El zaguero sufre una condropatía con hematoma en la rodilla derecha. El canterano Miguel Gándara y el onubense Caye Quintana se perfilan como los sustitutos de ambos.

Además, Mohamed Coulibaly es duda para el duelo ante el Somozas de este miércoles a causa de la contusión en el tobillo izquierdo que le impidió entrar en la última convocatoria. El africano lleva arrastrando muchos problemas en esa zona desde la pretemporada.

Estas dos o tres bajas se suman a las dos ausencias de larga duración por haber sido intervenidos quirúrgicamente, uno de la rodilla y otro del hombro: Borja Granero y Julen Castañeda. El lateral vasco está cada vez mejor y esta mañana estaba realizando series de sprint. Parece que está afinando su puesta a punto.

Samuel Lloca, Borja Granero y Julen Castañeda habían jugado todos los minutos desde que estuvieron a disposición del entrenador y hasta su lesión.


Estas cinco bajas son de futbolistas titulares o habituales, en el caso de Coulibaly, en una plantilla corta de efectivos. El Racing tendrá que demostrar que también con este lastre es capaz de sacar adelante partidos ante rivales de la zona media-baja. Ahora tiene por delante un trío de rivales gallegos, Somozas, Coruxo y Boiro, con la Arandina en El Sardinero. Para entonces Ángel Viadero ya habrá recuperado a alguno de sus hombres importantes. Lo único positivo desde la enfermería ha sido que el hombro de Óscar Fernández no se llegó a salir del todo, subluxación, y ha podido entrenar sin problemas.

Propuestas terroríficas para un Halloween racinguista


Nuestra primera propuesta no es apta para racinguistas con problemas cardíacos: practicar espeleología en la cueva del hater, una de las más espectaculares cavidades de nuestra Comunidad Autónoma. Es una sima profunda famosa por su particular fauna con especies únicas en el mundo, algunas muy peligrosas para la inteligencia humana.


Visitar el cementerio de los fichajes olvidados con las tumbas de jugadores como Zé Antonio, Argel Fucks, Morris, Ísmodes o los hermanos Dalmat y los panteones de otros ilustres fiascos en su paso por el club santanderino: Rushfeldt, Bachar o Hugo Porfirio. Un paseo por la necrópolis del fracaso verdiblanco.

Un regreso triunfal al club de Francisco Pernía ayudado por Dimitri Piterman y Ali Syed podría ser el auténtico desfile mexicano del Día de Muertos. La Santísima Trinidad del Mal.

Que la Comisión Deportiva vuelva a reunirse para fichar tres mediapuntas sin gol en el próximo mercado de invierno… ¿Acojona? Y si no volvemos a traer a Hameur Bouazza y sus tres encapuchados.

Un once zombi que deambule por el césped entre la niebla sin alma ni orden, con jugadores que no piensen en el gol solo en devorar cerebros... Película de serie B. El otro día hicieron un pequeño ensayo durante unos segundos.


Otro de los temores más arraigados en el racinguismo es morir a la salida del estadio aplastado por un cascote de hormigón después de que el equipo santanderino haya ganado un partido. El Ayuntamiento de Santander está arreglando ya la fachada para evitar el pánico. Cualquier día el alcalde no reforma el campo entero y nos da un susto de muerte.

Contraer corcolismo incurable y amar al lateral derecho alicantino por encima de todas las cosas puede llegar a dar vértigo. Criticar a David Córcoles en la grada y que te pille también da bastante miedo. El defensa nos dio el primer susto el sábado por la noche gritando desde la portada de la revista del partido ante la Cultural.


Ir al baño de un bar con muchas ganas de miccionar, que esté dentro Harry y te diga: “Un momento, que ahora salgo”. Y después que te pregunte con sus ojitos vidriosos: “¿Truco o trato?”. Y por detrás un señor de bigote diciéndole: “Di que hemos venido a traer, no a llevar”.

Que el Grupo PITMA salga rana. “En realidad era una broma, no tenemos ni un clavel”, aseguró uno de los socios. El otro confirmó: "Somos muy de la Gimnástica y nos hacía todo mucha gracia. Vamos a cambiar el nombre del club a Real Pozona Club. Era un vacile a Revilla y a Higuera, pero fue demasiado lejos". Modo pánico on. Se trata sólo de una pesadilla.

domingo, 30 de octubre de 2016

Disfraces racinguistas para Halloween


Herman Fabri
Creado con retales de otros técnicos y algunos tornillos sueltos podrás sembrar el pánico en el Casino de Santander. El disfraz incluye una pizarra táctica.


Smart Conde
Un vampiro smart que extraerá la sangre del club no con sus afilados colmillos sino con sus puntiagudos convenios.


Empeador Pernitine
El rollito Star Wars siempre triunfa. El emperador Pernitine amenaza con volver al club con su Recurso de la Muerte… A más de uno le da el infarto.


Quasiharry
En la joroba puedes meter todo tipo de material para la noche de Halloween a modo de mochila. El fiel esbirro es un disfraz perfecto para grupos y bandas.


Arbi, el payaso diabólico
Silbato no incluido. Podrás expulsar al entrenador y mostrar cartulinas rojas a doquier. Es el disfraz de moda en Segunda B.


The GodTebas
No es que sea un disfraz muy de Halloween, pero la mezcla de El Padrino y Javier Tebas siempre acojona un poco en la grada.


Comunicador Malvado
Por un módico precio podrás vestiste de Comunicador Malvado e informar y opinar de la actualidad de tu equipo.


Entrenador rival
Incluye zapatos blancos y pantalón ajustable. El miedo a perder siempre es uno de los temores más poderosos... El equipo contrario puede llegar a atemorizar con su técnico vestido para una boda gitana.


Defensa leñero
Cortar piernas cobra un sentido diferente en Halloween. No apto para delanteros con problemas cardíacos.

Partidos en la niebla


No hubo peligro de que se suspendiera el partido a causa de la niebla, pero muchos aficionados del Racing acudían al estadio con ese temor. Era un día muy de Halloween, pero esta niebla no ocultaba monstruos como la de Stephen King sino un partidazo de fúbol. Al conjunto santanderino le interesaba jugar y la densa niebla se fue disipando a medida que transcurrían los minutos. No era suficiente para aplazar el duelo. A las nueve, ya con las torretas de luz encendidas, se veía perfectamente en el césped. Siempre es peor para las televisiones desde lo alto de la grada, pero también se solventó la retransmisión sin problemas.

No hubiese sido la primera vez que se aplaza un encuentro del Racing debido a este motivo meteorológico. Era todavía más frecuente en los viejos Campos de Sport, ubicados más cerca del mar y con una iluminación artificial más deficiente.

El más famoso de los partidos suspendidos por niebla en Santander fue el de 1978 ante el Atlético de Madrid. Se jugó dos días después con cierta polémica porque ninguno de los dos clubes se ponía de acuerdo con la fecha y el horario. Santander fue el Londres victoriano. Finalmente se jugó el martes y racinguistas y colchoneros empataron a uno. En 2006, en los nuevos Campos, el Racing de Zigic y Munitis derrotó al Valencia 1-0. En algunas fases del choque apenas se veía nada debido a la niebla, pero el árbitro, Rubinos Pérez, entendió que se podía jugar. En un principio dio la sensación de que la niebla levantaba, pero ocurrió todo lo contrario y en la recta final del choque apenas se percibía el balón.

El bueno, feo y malo del Racing-Cultural


El bueno
David Córcoles hizo más daño a la Cultural Leonesa que Gabriel Rufián al PSOE en el Congreso. El alicantino fue un coloso recorriendo la banda derecha como si fuera un Luke Cage blanco. Estuvo bien el Racing, pero quizá aseverar que fue el mejor partido del año es exagerado. No se puede decir eso de un encuentro que no ganas, ante un rival cansado, en el que has fallado tantas ocasiones y cometido tantos errores garrafales en defensa. Otra cosa es que se puedan extraer conclusiones muy positivas de la actuación racinguista. Empezando por el final, tres jóvenes valores (Javi Cobo, Pablo Goñi y Laro Setién) aportaron desde el banquillo como si fueran veteranos de nivel, Óscar Fernández volvió a ser ese futbolista desequilibrante en la banda, Álvaro Peña tomó el mando en el centro del campo, Caye Quintana marcó otra vez como quien no quiere la cosa… La afición racinguista se fue creyendo a ciegas en su equipo y teniendo fe en que el liderato se recuperará y se tendrá al final de la fase regular sin duda.

El feo
La visita del Real Madrid al Reino de León en Copa mereció que el entrenador coruñés Rubén  de la Barrera sacara de su armario las mejores galas, un traje de brillo de corte slim fit. El técnico de la Cultural optó por algo más sport para El Sardinero, aunque igual de cool. Eso sí, con zapatos blancos que se veían perfectamente a pesar de la niebla igual que los chalecos reflectantes rosas que vistieron sus futbolistas. El del traje sport y el del chándal se fueron expulsados por igual. La Justicia es ciega a la moda. Lo de no renunciar nunca a su estilo futbolístico debe ser una forma de hablar o quizá solamente se limita a su vestimenta. Más allá del cansancio originado por la Copa el equipo de Rubén de la Barrera careció de cualquier cosa que se asemejase al tiquitaca, la posesión del esférico o elaborar fútbol desde atrás. La Cultural defiende las acciones a balón parado de manera deficiente y en la línea defensiva son una auténtica verbena. El holandés errante Gianni Zuiverloon tiene más pasado que futuro. No era niebla era humo. Visto así el líder asusta bastante menos de lo esperado.

El malo
¿En qué estarían pensando unos padres gallegos en 1993 para bautizar a su hijo como Alain Kevin? El colegiado compostelano García Martín arbitraba su cuarto partido en la categoría y no estuvo nada acertado. No cometió ningún error grave y eso que trataron de engañarle reclamando algún penalti. Fue más una cuestión del criterio para no señalar algunas infracciones, casi siempre a favor de los locales. No terminó de tenerlo claro como si una neblina en sus ojos le impidiese ver las faltas que cometían los futbolistas de la Cultural o tuviese miedo a meter la pata. Se le fue el control del partido nada más arrancar… Tanto que terminó expulsando a los dos entrenadores, que seguramente trataron de trolearle conociendo su inexperiencia. No es algo habitual. Resulta curioso el juicio que tiene el Comité Técnico de árbitros para enviar a El Sardinero a un chaval de 23 años que ha pitado tres partidos en Segunda B y otro de Copa (Caudal-Burgos). Parece que la Federación persigue a los árbitros mayores de 30 años en la categoría de bronce del fútbol español, que son ya una rara avis, y eso al final se nota en un descenso del nivel arbitral a niveles abisales. Confunden tener una buena cantera arbitral con la juventud, lo único que les importa. La Segunda B solamente les interesa para chupar euros porque sufre menosprecios constantes. García Martín no tiene apellidos de árbitro, pero lo mismo sale bueno… Tiene mucho tiempo por delante.

Fran Díez

sábado, 29 de octubre de 2016

Palos en la niebla


La Cultural Leonesa se escapó de El Sardinero viva y con el liderato en el maletero de su autobús. Exhausta, pero satisfecha de haber sumado un punto en casa de su rival más directo. No mereció tanto premio. El Racing fue superior, pero el balón no entró. El conjunto que entrena Ángel Viadero se topó con los palos y no vio puerta entre una espesa niebla. Hasta en tres ocasiones el esférico golpeó la madera. El 1-1 supo a muy poco y el buen encuentro realizado dejó ese regusto agridulce de no haber podido derrotar a una Cultural que terminó perdiendo tiempo y pidiendo la hora.

Nada más comenzar, transcurría el minuto tres, Córcoles metió un pase al hueco espléndido a Dani Aquino y el gol cantando lo salvó bajo palos el holandés errante, Gianni Zuiverloon. Alguno presumió ya un paseo de los cántabros, pero ocurrió justo todo lo contrario. Despiste de libro de la zaga cántabra y gol a la contra. En una jugada de estrategia ofensiva no te pueden terminar marcando un gol nunca. Es el abecé defensivo. Fue un contragolpe de tiralíneas. Un relámpago. En dos pases Ángel se plantó solo delante de la portería racinguista y estampó el balón en el larguero. En el rechace, la defensa cántabra estaba todavía dormida, y Julen Colinas, solito y de media chilena marcó el  primer gol del choque. La zaga de un conjunto que juega a campeón no puede verse así desarborlada y cometer esos errores garrafales de posicionamiento. Acciones así son de una banda, no de un equipo.

El Racing empezó a picar en la mina leonesa. A los ocho minutos un centro de Óscar lo remató de cabeza Aquino muy bien. Guillermo evitó el gol. El Racing se hizo con la posesión del balón y la Cultural renunció a sus “principios irrenunciables”. Incluso trataban de parar el ritmo de juego con algunas argucias. Era un guión poco esperado. Óscar surtía de balones a la cabeza de Aquino, pero no había forma de meter alguno dentro de la red.


Pareció que Viadero quiso darle un giro al choque y resultó expulsado. Había que prender El Sardinero. El público comenzaba a calentarse con un árbitro que no señalaba algunas faltas evidentes.
El gol del empate llegó en el minuto 25 y tuvo que ser en una acción de estrategia. La Cultural Leonesa defiende muy mal este tipo de acciones. Tuvo auténticos problemas en cada saque de esquina o falta lateral. Se botó la infracción desde la izquierda y Llorca solo en el segundo palo se adelantó a una defensa estática para tocar la pelota al otro lado. Allí estaba Caye Quintana con la caña preparada. 1-1 y se abría un mundo.

El Racing dominaba el duelo con solvencia. Álvaro Peña probó fortuna con un disparo lejano a la media hora. La Cultural esperaba atrás otro contragolpe eficaz. Benja tuvo una buena ocasión con un centro de Julen Colina. Y Gallar también probó fortuna con un disparo al borde del área después de un gran eslalon en velocidad. Falló en lo último y en lo más fundamental, justo igual que ante el Real Madrid. Al catalán se le notó especialmente cansado, aunque en general a todos sus compañeros les pasó factura la goleada madridista.

Nada más iniciarse la segunda mitad Aquino disfrutó de otra gran ocasión. Héber inició la jugada y dentro del área Caye se la dejó al delantero murciano para que golpeara el balón. Aquino se encontró con la cruceta. El Racing olía la sangre de una víctima sin fuerzas. Álvaro Peña probó fortuna de falta y Guillermo despejó a saque de esquina. En el balón parado los leoneses lo pasaban muy mal. El partido se abrió y entró en una fase de locura. Aquino, una vez más, no pudo marcar en el minuto 12. Se trastabilló y no alcanzó a rematar correctamente un balón servido por Óscar, que había entrado con mucha habilidad por su banda. El esférico tocó el palo. Los locales metían mucha presión ante una Cultural agotada y sin ideas. Su entrenador quiso hacer lo mismo que Viadero y también se fue expulsado al vestuario.


Dominaba el partido totalmente el Racing, aunque también se llevó algún susto. Mikel Santamaría rebañó un balón en una contra que de no haber tocado dejaba al atacante leonés solo ante Crespo. Aquino se hinchaba a rematar balones sin éxito. Parecía una cuestión de tiempo que el Racing ganase a una Cultural sin gasolina y completamente partida en dos. No fue ni de lejos el equipo temible esperado.

Los visitantes pusieron una línea de cinco defensas atrás y se tranquilizó un partido espídico entre faltas y más y más pérdidas de tiempo. Así se enfrió el sábado noche. Héber intentó el piscinazo sin éxito, pero la mejor ocasión estaba por llegar. En el minuto 87 un centro lateral de Aquino lo remató de cabeza Laro Setién, que apenas llevaba unos segundos en el terreno de juego. El esférico se estrelló en el larguero. Era la tercera vez que los palos impedían el gol del Racing. Todavía Héber tuvo una buena acción y su disparo terminó en córner. Los jugadores de la Cultu tenían ya menos movilidad que los zombis. Hubo también un último despiste con una contra leonesa tras un balón que perdió Llorca con el equipo volcado en ataque… El Racing había merecido ganar de calle, no lo consiguió, pero al menos se va con esa buena sensación de haber sido superior.

Fran Díez


Racing, 1: Iván Crespo, Córcoles, Bontempo, Samuel, Mikel Santamaría, Sergio Ruiz (Javi Cobo, min. 52), Óscar Fernández (Laro, m. 86), Álvaro Peña, Caye Quintana (Goñi, min. 74), Héber y Dani Aquino.

Cultural Leonesa, 1: Guillermo, Ángel, Forniés, Gianni, Iván González, Yeray González, Julen Colinas (Víctor, min. 71), Mario Ortiz, Benja (Moreno, min. 80), Toni (Jorge Ortí, min. 46) y Gallar.

Goles: 1-0, min. 4: Julen Colinas. 1-1, min. 26: Caye Quintana.

Árbitro: Kevin García Martín (Colegio gallego). No cometió errores graves, pero tuvo un criterio con las faltas erróneo y por ahí se le escapó el control del partido. Expulsó a los dos entrenadores y amonestó al local Caye Quintana y a los visitantes Gianni, Ángel, Forniés y Guillermo.

Incidencias: La niebla fue protagonista en los prolegómenos del partido, pero levantó bastante cuando comenzó el partido. 9.552 espectadores.

Las notas del Racing - Cultural Leonesa


Iván Crespo   5/10
Apenas una intervención reseñable en la segunda parte. Se le durmió la zaga en el único gol rival.

David Córcoles   8/10
Le puso mucha garra y también calidad desde la banda derecha. Fue un martillo pilón con sus centros al área o al hueco. Un coloso.

Samuel Llorca   4/10
No fue el día del centro de la defensa racinguista. Tuvo varios errores graves sacando el balón que pudieron costar caro. Le sobra personalidad y experiencia para hacerlo mucho mejor.

Mikel Santamaría   5/10
Mejoró en la segunda parte, pero el navarro tampoco estuvo fino. Los dos centrales estuvieron espesos y fallones.

Leo Bontempo   5/10
Se incorporó menos al ataque y estuvo algo desdibujado. Uno de sus encuentros más discretos desde que llegó.

Sergio Ruiz   5/10
Partido bastante gris del mediocentro de El Astillero. Fue el primer cambio.

Álvaro Peña   7/10
Volvió a ser el centrocampista con llegada de otras ocasiones. Se fajó en defensa y aportó mucho en aspectos ofensivos.

Óscar Fernández   6/10
Ocupó a última hora su puesto en el once porque César Díaz se resintió de su lesión en el calentamiento. El de Renedo estuvo muy activo y generó mucho peligro por su banda con centros e internadas.

Héber Pena   5/10
Algún chispazo de calidad, aunque en este encuentro se jugó más por la derecha. En la segunda parte intentó más cosas, pero no le salieron o le frenaron con faltas.

Daniel Aquino   6/10
Terminó fundido. Le faltó el gol. No estuvo acertado rematando, aunque su compromiso es encomiable.

Caye Quintana   7/10
Marcó otro gol de delantero, de estar en el sitio adecuado. En una estrategia, Lloca tocó en el segundo palo solo para dejar el esférico al onubense. Fue más error de la zaga visitante. Se movió bien en la zona de arriba, aunque a ratos parece que ni está.

Javi Cobo   7/10
Jugó como un veterano. Supo leer bien el encuentro en el centro del campo. Parece incompresible que hubiera desaparecido de las convocatorias. Estuvo a un gran nivel.

Pablo Goñi   5/10
Todavía está en edad juvenil, pero no se achanta. Muy dinámico y eléctrico en la zona de arriba. Los tres cambios le dieron chispa al ataque cántabro.

Laro Setién   6/10
Tuvo muy pocos minutos, pero dos o tres acciones de mérito. Estrelló el balón en el larguero con un gran remate de cabeza y fue derribado en falta tras un bonito eslalon. Estuvo bien.

viernes, 28 de octubre de 2016

Dos estilos diferentes para alcanzar el mismo objetivo


Son dos estilos de juego muy diferentes. Dos conceptos de fútbol igual de válidos. Dos caminos para llegar a la victoria, al objetivo del ascenso. El Racing es el orden y la verticalidad; la Cultural Leonesa es juego de toque y combinativo. Uno controla la posesión al máximo y el otro deja hacer al rival para fulminarle. Los dos defienden bien y atacan mejor. Tienen calidad y son los gallitos del Grupo I. Sus números son espectaculares.


También los dos entrenadores son muy diferentes. Ángel Viadero le saca a 16 años a Rubén de la Barrera, que tiene solamente 31. El cántabro se siente más cómodo con el chándal y el coruñés es capaz de enfundarse un ajustado traje con brillo para recibir al Real Madrid. Los dos técnicos son fieles a su libreto e imponen un estilo muy marcado para sus escuadras. Al santanderino no le sacas del 4-4-2 y el gallego apuesta por un 4-2-3-1. Uno no utiliza mediapuntas, aunque en realidad Dani Aquino ejerza de ello, y otro adora el mediapuntismo.


“Nos enfrentamos dos equipos con diferentes estilos. Ellos están siendo muy eficaces y hacen muchos goles mientras que nosotros controlamos los partidos de forma distinta. En el fondo se trata de ser competitivos y los dos, cada uno a su manera, estamos lográndolo”, asegura Ángel Viadero. El técnico racinguista reveló que “siempre hay aspectos tácticos del rival que contemplamos pero queremos mantener nuestra identidad, que pasa por ser dinámicos y verticales en ataque. Ellos elaboran mucho el juego desde atrás y, tal como demuestran los resultados, su entrenador está desarrollando muy buen trabajo”. Ninguno renuncia a sus señas de identidad.


Rubén de la Barrera también ha elogiado la labor de Ángel Viadero, que ya es un clásico de la categoría: “Es un entrenador que logra todos los años equipos competitivos, cuesta hacerles gol, se desordenan entre cero y nada y atacan de forma veloz con pocos jugadores. Estamos obligados a defender bien, porque allí para ganar tienes que hacer un partido completísimo”. El míster racinguista resuelve la ecuación entre estas dos filosofías del balón: “Al final, lo importante es ser competitivo y ganar. No hay estilos mejores o peores. Hay que ser respetuoso con todos los gustos. Los estilos están muy bien, pero lo que importa es ganar y ser un equipo fiable. Cada uno busca el camino que quiere".

El técnico gallego no tuvo suerte en el filial del Valladolid, pero al Guijuelo le hizo jugar muy bien en esta categoría con la misma filosofía de juego de posesión, tal vez arriesgada para la Segunda B… Ahora se han encontrado una plantilla que tiene calidad suficiente para desarrollar ese estilo de toque y hasta la fecha ha logrado una superioridad brutal sobre todos los rivales. Excepto ante el Real Madrid, claro.


Sus equipos juegan en corto, elaboran mucho el fútbol desde atrás y eso choca con el estilo del Racing, mucho más vertical. Ese tiquitaca, muy del Barcelona de Pep Guardiola que poco a poco se ha ido pasando de moda. Es un sistema no apto para todos y menos en categorías menores. Una buena presión adelantada suele fundir los plomos de estos equipos en una categoría donde abunda más el patadón que la delicatesen balompédica. El Racing ha ensayado esta semana una presión algo más adelantada de lo habitual, aunque no es algo que resulte sencillo de ejecutar. "Tenemos que tratar de minimizar a un gran equipo como es la Cultural y dañar, con nuestras armas, su sistema defensivo", señaló Viadero. El entrenador coruñés espera en El Sardinero “una Cultural dominante, atacando con inteligencia, generándoles problemas y, evidentemente, reduciendo sus posibilidades de contraataque porque ellos sobre todo contraataque y situaciones de balón parado es lo que se van a basar y agarrar”.

El duelo entre Racing y Cultural Leonesa será muy interesante por ese choque de diferentes concepciones del mismo juego. Un duelo de planteamientos tácticos con jugadores de mucha calidad para la categoría.

Duelo en la cumbre


El sábado noche siempre da pie al ambiente festivo y más con un choque de trenes de Segunda B. Fútbol intenso y nada menos que el liderato del Grupo I en juego. Es uno de los partidos más atractivos de la categoría de bronce… y casi también de la plata. Ángel Viadero ha recalcado este mediodía que no considera el duelo como una final, pero sí un partidazo. Una manera de quitar presión al enfrentamiento de mañana a las nueve menos cuarto en los Campos de Sport de El Sardinero. "Es más un partidazo que una final. Catalogarlo como final en la jornada once es demasiado. Esto es muy largo. Eso sí con los números tan buenos que llevamos ambos equipos es un partido muy atractivos, pero si mantuviéramos este ritmo nos iríamos a más de cien puntos. Lo que es seguro es que será un choque duro, difícil y atractivo. Muy bonito de ver", indicó el entrenador santanderino.

Es un partido en la cumbre. Dos estilos y dos propuestas de juego. Segundo contra primero, el equipo menos goleado contra el más goleador. La Cultural Leonesa ha marcado 27 goles en diez jornadas. Tiene un tremendo potencial ofensivo con jugadores como Benja o Gallar. Al Racing solamente le sirve la victoria para recuperar el primer puesto. Una derrota convertiría la fiesta racinguista de sábado noche en una de Halloween con sustos y caras de pánico. Viadero tampoco considera que una derrota pueda afectar a la moral de sus tropas o a la inversa. Quizá a los jugadores no les afecte tanto, aunque sí a la afición, que se quedaría de piedra después de dos derrotas ante rivales directos. "La moral va a seguir intacta pase lo que pase, aunque sí es cierto que es una buena forma de avanzar y crecer. Todos los problemas que nos va a poner la Cultural es bueno que los aprendamos lo antes posible", argumentó el técnico.

En cuanto a las bajas, había preocupación con el central Samuel Llorca y César Díaz, los dos están bien. El delantero manchego no ha entrenado hoy apenas, pero por precaución. Los dos llegan en perfecto estado de revista, no así Coulibaly, que es baja segura. Al africano le tocaron en Ponferrada el tobillo que tiene dañado desde la pretemporada. No habrá sorpresas en el once. El único cambio previsto es la vuelta a la titularidad de Óscar Fernández a la banda derecha en lugar de Laro. Caye Quintana también tendría opciones de entrar de inicio. Lo habitual.


La Cultural Leonesa llega eufórica a Santander pese a la derrota 1-7 ante el Real Madrid. La afición está feliz, se han hecho cientos de abonos más, una caja espectacular, los dueños árabes están satisfechos, el equipo es líder… Se calcula que vengan al choque unos 200 seguidores leoneses. Es cierto que futbolistas de la Cultural se vaciaron en el encuentro y que han tenido poco tiempo de recuperación, pero Rubén de la Barrera rota bastante a sus futbolistas y no será tanto problema, aunque seguro que algo sí que les pasará factura en las piernas y en la mente. La única baja que tienen es la del capitán Antonio Martínez que se lesionó precisamente ante los blancos. El entrenador del Racing no considera que la Cultural llegue muy perjudicada de su resaca copera y de la goleada sufrida: "No les afectará nada. Es un resultado muy abultado, pero enfrente había uno de los mejores equipos del mundo. No creo que se hayan resentido anímicamente. Hicieron un partido en su línea de juego y no es nada descabellado caer contra el Madrid". Ante los cántabros todo estará mucho más igualado.

Rubén de la Barrera cree que el partido de la Copa del Rey les ha dejado más cosas buenas que malas: “Cada vez que vemos el partido observamos más cosas buenas que hemos hecho, sabiendo que lo que ha ocurrido lo provoca el Real Madrid. Durante el encuentro se ha generado desgaste, pero cuando la cabeza quiere el músculo quiere. Mañana tenemos que hacer el mejor partido posible para olvidarnos de que tenemos que disputar dos tan próximos, además en un escenario como El Sardinero y con el primer puesto en juego”.

El árbitro de este Racing-Cultural es el gallego Alain Kevin García Martín, un chaval de 23 años que debuta en la categoría. Este es su tercer choque y será en los Campos de Sport de El Sardinero con casi 10.000 espectadores y con los dos primeros clasificados del Grupo I.

jueves, 27 de octubre de 2016

Solución urgente a los campos de La Albericia


Fin por la vía rápida a la polémica con los dos campos de hierba artificial de las instalaciones Nando Yosu de La Albericia, el tres y el cuatro. El Ayuntamiento de Santander aprobará en la Junta de Gobierno Local del próximo lunes el convenio por el que se ampliará por diez años más la cesión al Real Racing Club de todo el recinto, hasta 2028.

El concejal de Deportes del Ayuntamiento de Santander, Juan Domínguez, ha señalado que el equipo de gobierno comunicó ayer miércoles al presidente del club, Manuel Higuera, que la tramitación del convenio estaba en la recta final, a falta sólo del informe de la Intervención, y se comprometió a tratar de agilizar este último trámite para poder elevar el acuerdo a la próxima Junta de Gobierno. La presión mediática ha resultado también definitiva porque dos niños se han lesionado de gravedad. Roturas de tibia y tibia y peroné a causa del mal estado de los terrenos de juego por los que pasan más de 600 chavales todas las semanas. Son dos terrenos de juego que tienen más de 15 años cuando su vida media es de 10 y que pagó el club de fútbol. Las obras ni siquiera costaban dinero al Consistorio ya que las abonará la Federación, pero todo se había quedado estancando en trámites burocráticos municipales. Hoy todos los medios de comunicación recogían este asunto que pone en riesgo la salud de miles de niños para escarnio de la deficiente gestión del equipo de gobierno que dirige Íñigo de la Serna.

Domínguez ha confirmado que el convenio se va a trasladar ya a la Junta del lunes y ha destacado además que el Ayuntamiento se compromete a firmarlo el mismo día de su aprobación, para que las obras de mejora de las instalaciones puedan comenzar cuanto antes. Asimismo, ha subrayado la voluntad de agilizar también los permisos necesarios, una vez aprobado el convenio, para el inicio efectivo de los trabajos de mejora. Las obras las pagará la Federación Cántabra de Fútbol a cambio de su uso para algunas actividades.

El concejal de Deportes ha resaltado que el equipo de gobierno municipal comparte la preocupación por la situación de las instalaciones de La Albericia y ha tratado de acelerar al máximo la tramitación del convenio. En este sentido, ha precisado que ha sido un procedimiento de mayor complejidad que la tramitación de un nuevo convenio, al tratarse de una ampliación con carácter extraordinario, cuando aún existe un convenio vigente hasta finales de 2018, lo que ha exigido ampliar informes de los servicios técnicos municipales para fundamentar dicho acuerdo.

Algo más que tres puntos


Una victoria puede devolver al Racing a lo más alto de la clasificación. Lo que está en juego el sábado a las 20:45 en El Sardinero ante la Cultural Leonesa es mucho más importante que un liderato momentáneo o tres puntos. Está en juego la moral, el orgullo, el demostrar a tu rival más directo que eres más fuerte. Es una guerra y la victoria es también psicológica.

Un solo punto separa a la Cultural Leonesa del Racing. Los leoneses son el equipo más goleador del Grupo I (27 tantos en 10 partidos) y los cántabros los menos goleados, han encajado solamente cuatro. El arranque del campeonato de ambas escuadras ha sido espléndido, pero llegarán con algunas taras a su enfrenamiento en la cumbre.

El Racing llega al choque tocado. Escoció la primera derrota ante la Deportiva Ponferradina de Munitis y sobre todo, el conjunto santanderino se ha visto afectado por las lesiones producidas esta semana. De todas ellas la única baja que parece segura es la de Coulibaly, que lleva mucho tiempo con problemas en uno de sus tobillos. Otros tres futbolistas llegarán mermados o muy justos al duelo con los leones, pero estarán disponobles: Samuel Llorca, con un esguince, Camus con gastroenteritis y César Díaz con una sobrecarga. Pese a todo, el equipo de Viadero tiene argumentos suficientes para derrotar a su adversario.


La Cultural Leonesa tampoco estará al 100%. Sus números son de récord, pero el partido de Copa del Rey del miércoles pesará en las piernas y mente de sus futbolistas. Pocas conclusiones se pueden sacar de un encuentro así. El Real Madrid vapuleó 1-7 a la Cultural Leonesa, que vende el duelo como un éxito. Zidane destacó el buen hacer de los locales, aunque después de hacerles un siete: “La Cultural tiene calidad y juega bien”. Rubén de la Barrera pierde para el choque en Santander al capitán Antonio Martínez, que se lesionó a las primeras de cambio. El conjunto leonés se vació en el campo y ante el Racing no tendrá enfrente un rival imposible. La contienda estará mucho más igualada y la Cultural exhibirá esa apuesta por el fútbol de toque con el cántabro Mario Ortiz como constructor de juego. El nivel exhibido por Álex Gallar impresionó en ataque… Es un futbolista desequilibrante en Segunda B, igual que otros. También lo es Dani Aquino.

El Grupo PITMA da un paso al frente


Lo había adelantado el martes Fran Díez en Onda Deportiva Cantabria, las empresas de Alfedro Pérez y Pedro Ortiz desembarcaban en el Racing esta semana de manera oficial. Dentro del Grupo PITMA se encuadra la empresa Aldro Energía, patrocinador del club, o Alpe Creativa, que ya estaba realizando labores de marketing en el club. También ITM, quizá la más conocida de este conglomerado de empresas precisamente por haberse vinculado al club de fútbol. El Grupo PITMA adelanta 1,2 millones de euros que iba a invertir en una ampliación de capital para adquirir el 30% del accionariado del Racing. Además pagará 850.000 euros durante diez años por la gestión de los soportes publicitarios, un dinero que servirá para levantar el embargo con la Agencia Tributaria.

El presidente del Racing, Manolo Higuera, dejó claro desde el inicio que “era un gran día” para el club y que la llegada de este potente grupo empresarial “garantizar la viabilidad” del Racing. El Grupo PITMA tendrá tres consejeros que llegarán al club el martes 8 de noviembre. Los dos dueños de la empresa y su abogado, Cristóbal Palacio. Tendrán que salir tres consejeros actuales ya que se trata de una sustitución con cooptación. En ese consejo de administración se pondrá fecha la Junta General de Accionistas de diciembre y a la ampliación de capital. El club busca otras empresas de Cantabria que se sumen al proyecto y que entren al Consejo de administración, que se ampliará a 12 miembros.

La llegada de aire fresco queda todavía condicionada a un último trámite, que el Parlamento regional apruebe en sus Presupuestos Generales las adjudicaciones publicitarias en los soportes del club de fútbol: un máximo de cuatro millones de euros desde 2017 a 2020. El Grupo PITMA sí pone ahora 1,2 millones de euros y entra en el Consejo del Racing, pero el crédito de 8,5 y la gestión conjunta de los soportes publicitarios queda a expensas de que se cumpla ese último paso. No será sencillo ya que el Ejecutivo, PRC-PSOE; necesita el apoyo o la abstención de otra fuerza política. Aunque la tramitación de los Presupuestos Generales de Cantabria lleva retraso, hoy mismo el consejero de Economía y Hacienda, Juan José Sota, ha asegurado que se aprobarán a final de año. El Gobierno de Cantabria obtendría 4,5 millones de euros antes de abonar el primero a cambio de publicidad. Uno de los aspectos que más resaltan desde el Ejecutivo.

El Grupo PITMA pasará a profesionalizar la gestión económica del club y todo lo relacionado con el marketing gracias a la llegada de la empresa Alpe Creativa, que también pertenece a su conglomerado de compañías. El director general de Alpe, Fernando Tuero, se fotografió con algunos de los miembros del Consejo del Racing antes de la rueda de prensa y también estuvieron en la sala los trabajadores de esta firma. Ya venían trabajando desde hace tiempo en el club, pero ahora ya lo harán de manera oficial y más directa. Esta empresa es la que está cerca de adjudicarse el concurso de la gestión y captación publicitaria del próximo Año Jubilar Lebaniego en una UTE con otra empresa gallega, Aquo, que tiene experiencia en este tipo de cuestiones ya que realizó labores similares en el Xacobeo.