lunes, 23 de enero de 2017

El bueno, el feo y el malo de Pasarón


El bueno
Otro debutante que se estrena con gol en el Racing 2017 y todavía queda uno en la recámara… Abdón Prats. Sería un curioso hat-trick de fichajes con gol. El asturiano Carlos Álvarez ha caído de pie. Llegó en coche desde Fuenlabrada con su perro de copiloto, entrenó un día, viajó a Pontevedra y marcó el gol de la victoria sin tiempo para deshacer la maleta. A otros se les tuerce todo, como a Caye Quintana. Una diferencia significativa, más allá de que son dos tipos muy diferentes de delantero, es que el asturiano tiene 30 años y el onubense 23. Carlos Álvarez va a encajar mucho mejor en este equipo y aportará ese plus de veteranía y oficio en los malos momentos. Veremos a ver en qué puzle pueden encajar a Caye Quintana y dónde. Aquí no ha soportado la presión y la exigencia del Racing.



El feo
¿Qué le pasa a Samuel Llorca? Nuestro jefe de la policía defensiva racinguista se ha pasado al lado de los ladrones. Nos roba el corazón con esos despejes fallidos y esas pérdidas de balón absurdas. Vaga penando por el verde con una bola metálica de diez toneladas atada con una cadena a su tobillo. El alicantino no levanta cabeza… Y hace mucha falta que vuelve a ser el defensa sólido que es. En esta categoría está llamado a ser un futbolista determinante, pero en los últimos partidos da grima su bajo rendimiento.


El malo
Estuvo Luisito en el área técnica inquieto y gesticulante. Protestón. Intenso. Recordaba al delantero tocapelotas de sus buenos tiempos, cuando vestía de corto y desesperaba a los centrales rivales. “Estoy muy jodido, no merecimos perder”, aseguró en la rueda de prensa posterior al 0-1. “A mis jugadores no les puedo recriminar nada”, justificaba el técnico gallego. No quiso culpar al árbitro de la derrota: “No lo voy a hacer, pero para mí fue penalti”. También insinuó que Mateu debió tirarse en el minuto 90 cuando sintió el empujón de Mikel Santamaría en el añadido. La acción es dudosa, pero no parece pena máxima. Luisito llora y llora. El Atlántico en lágrimas. Le ha tocado caminar por el lado oscuro del fútbol… En aquel Ourense fallecido en el que algunos de sus jugadores no tenían dinero ni para comer después de medio año sin cobrar. Ante el Racing le faltaba Mario Barco, su mejor futbolista. “Ya sé que me vas a llamar llorón, pero pregúntale a Viadero qué pasa si le quitas a Dani Aquino o a Menéndez si no puede contar con Borja Iglesias”, refunfuñaba. Quizá los aficionados de sus adversarios no entiendan el discurso de Luisito. Su labor con el Pontevedra tiene un mérito tremendo, pero en la previa del partido se equivocó tratando de ensalzar la diferencia de potencial económico entre el cuadro granate y el santanderino. Al entrenador de Teo no se le ocurrió decir otra cosa que al club cántabro le ayuda el Gobierno de Cantabria y que por eso fichan a Beobide o Carlos Álvarez… Metió la pata, sobre todo porque el Pontevedra recibe seguramente más ayudas públicas que el Racing, al menos durante el año pasado. En el fútbol europeo, hasta en Alemania, es imposible disociar la economía de los clubes de fútbol del dinero o las ayudas públicas que llegan por diferentes vías. El potencial de un equipo y otro viene marcado por muchos factores, pero no es un tema que se pueda simplificar de esa manera.


Fran Díez

No hay comentarios:

Publicar un comentario