lunes, 16 de enero de 2017

El Sardinero no es un fortín




Con casi toda la segunda vuelta del campeonato por delante la escuadra que entrena Ángel Viadero ha dejado escapar ya demasiados puntos de los Campos de Sport. Nada menos que 10, con dos derrotas y dos empates. El técnico santanderino siempre habló de lo vital que era hacer de El Sardinero un fortín... Calificaba de "templo" a los Campos de Sport, un templo que parece demasiado abierto a todos, acoge varios cultos y religiones. Un templo profanado para espanto de sus fieles.

Este Racing empató a uno contra la Cultural Leonesa realizando un buen partido, incluso mereció ganar, pero se fueron dos puntos clave ante un rival directo. Nada que objetar a un derrota sufrida ante un Celta B muy superior. Si han sido más graves la derrota infringida por el Coroxo (0-1) y el empate sin goles ante la Arandina. Dos rivales menores. Además, varios partidos se han ganado sobre la bocina y casi siempre de manera agónica. Un factor campo y afición que debería ser decisivo parece que no está pesando tanto como se suponía de inicio.




La temporada pasada, con Pedro Munitis en el banquillo, se perdieron dos partidos en casa en toda la fase regular. Ante el Pontevedra (1-2) y Logroñés (0-1). Además de cosecharse tres empates: Tudelano (0-0), Arandina (0-0) y Burgos (1-1). En todo el año se escaparon 12 puntos del feudo santanderino por los 10 que lleva ya el conjunto de Ángel Viadero.

En la temporada 2013/2014 con el Racing dirigido por Paco Fernández no se perdió ni un solo partido en El Sardinero, aunque es cierto que no se ganaron 14 puntos en casa con siete empates. Ese dato debe ser matizado ya que al menos tres de las tablas llegaron ya en la recta final de la fase regular con el primer puesto asegurado. Un factor determinante que permitía cierta relajación para prepararse de cara a la fase de ascenso. El equipo fue muy fuerte jugando como local. Se empató ante el Avilés (1-1), Logroñés (1-1), Sporting B (1-1), Marino de Luanco (1-1), Compostela (1-1), Tropezón (0-0) y Ourense (1-1). Ante el equipo de Tanos se habló del curioso pacto de la segadora, lo cierto es que ya había poco o nada en juego para los santanderinos.

El Racing de Ángel Viadero no se puede permitir más tropiezos en casa. No debería perder más encuentros como local, casi ni empatar, aunque es algo que parece poco probable. Cada quince días se comprueba cómo se atasca el conjunto santanderino y las dificultades que tiene para llevar el peso de los partidos y hacer gol. En esta segunda vuelta quedan de pasar todavía por El Sardinero los siguiente rivales: Racing de Ferrol, Lealtad, Osasuna B, Ponferradina. Somozas, Boiro, Caudal y Mutilvera. De la zona alta de la clasificación solamente resta de visitar Cantabria el conjunto de Pedro Munitis, aunque el Coruxo ya demostró que el equipo montañés es muy vulnerable en su terreno de juego... Un terreno que siempre está en perfectas condiciones y con buenas dimensiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario